Alfredo Romero consideró “inútil” visita de Bachelet a Venezuela si no se le permite contacto con víctimas

Fuente: Caraota Digital

El director del Foro Penal, Alfredo Romero, calificó este martes de inútil la visita de la alta comisionada de derechos humanos, Michelle Bachelet, si no se le permite el contacto directo con quienes son víctimas de tortura por parte de funcionarios del régimen de Maduro.

“El sol no se puede tapar con un dedo. Así maquillen hospitales y cárceles la comisión está clara que existe tortura en Venezuela”, apuntó.

Además, indicó que “a la comisión no se le permitió hablar con los presos políticos en las cárceles, eso implica que no existen garantías, en lo que respecta a ese punto, para que Michelle Bachelet venga”.

Sostuvo que en la cárcel Hombre Nuevo Libertador, ubicada en Carabobo, funcionarios del régimen ocultaron a los presos en otros recintos penitenciarios para que la misión técnica de la ONU no pudiera constatar el hacinamiento que allí ocurre.

“Una de las condiciones elementales es que la comisión pueda conversar directamente con las víctimas y eso no se ha cumplido hasta ahora”, agregó.

Hablan los familiares de las víctimas

Betzaida Natera de Martínez, madre del sargento de tercera sublevado en Cotiza, Giomer Martínez, detalló que si los uniformados no se entregaban los iban a “masacrar”.

“Estuvo en el Dgcim. Él, junto con sus otros compañeros, fueron sometidos a torturas, implementación de corrieinte, palazos y golpes por todos lados”, contó.

En ese sentido, pidió a la comisión de la ONU, recabar todos los testimonios de las víctimas. “El llamado a la comisión es que recojan todo el dolor que sentimos los familiares de los militares y los lleven a las Naciones Unidas”, dijo.

Por su parte, Sandra Hernández, esposa de Alexander Figueroa, sargento de tercera sublevado en Cotiza, contó que está recluido en Ramo Verde y que no tienen agua.

“Los baños están sucios, todo es insalubre, y el director se niega a que cisternas vayan a surtir el penal”, dijo.

Además, detalló que las requisas antes de entrar al recinto carcelario son humillantes. “En la revisión te sientes violada con ropa. Hay que desnudarse, quitarse todo. Es difícil, llegas a las 8 de la mañana, se hacen las 10 y sigues a la espera”.

Apóyanos Compartiendo :
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.