La frontera con Colombia, una región golpeada por decenas de males

Fuente: Versión Final

«En mi maleta llevo toda mi vida«, resopla Norbert, mientras señala su equipaje y las lágrimas le resbalan por las mejillas. En apenas 100 metros, abandonará su país y alcanzará su tierra prometida, Colombia.

Norbert se irrita cuando se le pregunta por qué deja todo atrás, justo antes de cruzar el puente sobre el río Táchira, que marca la frontera entre Venezuela y Colombia, cerrada desde hace tres meses.

«¿Pero no ves lo que está pasando aquí, chamo?», pregunta. «Lo que gana usted aquí no alcanza para nada. Gano 65.000 bolívares y un cartón de huevos vale 30.000 bolívares y un kilo de carne 20.000«, dice.

Todos los días, decenas de venezolanos emprenden el mismo camino sin retorno a la vista, atravesando el límite de San Antonio del Táchira, un pueblo venezolano cuyo encanto principal es ser vecino a Colombia, reseñó AFP.

En San Antonio y a lo largo de la frontera con Colombia la hemorragia migratoria es solo una parte de la difícil cotidianidad.

El fronterizo estado de Táchira concentra casi todos los males: negocios no del todo legales, corrupción, miseria y violencia. Sus habitantes, como la oposición venezolana y el gobierno colombiano, afirman que en esta región se refugian miembros de la guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Tránsito asegurado

«Es muy sencillo«, dice Mariela, habitante de San Antonio. La Guardia Nacional deja «pasar a los ancianos que van a curarse allá en Colombia y a los estudiantes también«.

«Si le das 2.000 pesos (unos 60 céntimos de dólar) al guardia te deja pasar. O puedes ir por la trocha«, explica.

Un poco más allá, María arrastra una bolsa de basura como equipaje. Viene desde la capital venezolana, a 12 horas en autobús de San Antonio. «Cada 15 días vengo de Caracas para comprar pañales, porque no se encuentran«, cuenta.

Desde comienzos de año, los cortes de luz se multiplicaron en el país, cuyos hospitales carecen de muchas medicinas. Caracas, hasta entonces privilegiada, se quedó a oscuras durante varios días en marzo y volvió a tener interrupciones en el suministro más tarde.

Táchira y el vecino estado de Zulia, también fronterizo con Colombia, sufren escasez de combustibles desde hace una semana.

Calles vacías

Si San Antonio del Táchira bulle de gente, el panorama es otro en Ureña, 13 km al norte y también conectada por un puente con una ciudad colombiana, Cúcuta.

Allí, la crisis se ha ensañado con comercios y restaurantes. Calles enteras se ven vacías sin los comerciantes ni los habitantes que hace unos años les daban vida.

En Ureña, el único movimiento está alrededor del puente fronterizo, donde pequeños grupos de personas van y vienen entre los dos países. Una de ellas asegura que también allí dar 2.000 pesos colombianos a un guardia venezolano sirven de salvoconducto para pasar «sin problema».

Lisa llega cargada de leche desde el lado colombiano, con su hija de tres años y medio.

«Me da miedo darle leche venezolana a la chama», cuenta. «No hay luz y no hay refrigeración, la leche se pone mala, pero te la venden igual«, lamenta.

Suscribir vía Telegram
Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas