The New York Times: Maduro reprime a su ejército para mantenerse en el poder

Fuente: The New York Times

Una semana después de que el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional lo detuviera, el capitán retirado de la Armada apareció destrozado ante un tribunal militar. Estaba en una silla de ruedas y mostraba signos de tortura.

“Auxilio”, le dijo a su abogado.

El capitán, Rafael Acosta, murió ese día. Fue enterrado el 10 de julio, tres semanas después, en contra de los deseos de su esposa y rodeado de guardias de seguridad en una operación controlada por el régimen . Los cinco familiares a los que se les permitió asistir no pudieron verlo: el cuerpo estaba envuelto en un plástico marrón.

Según algunas secciones del informe de su autopsia, que fueron filtradas, Acosta sufrió un traumatismo por fuerza contundente y electrocución, y las autoridades han admitido el uso de fuerza excesiva en su caso. Su muerte evidencia que el régimen de Nicolás Maduro ha usado un brutal aparato de represión contra sus propios militares, en un esfuerzo por mantener el control de las fuerzas armadas y, a través de ellas, del Estado.

En reiteradas ocasiones, los principales líderes militares han declarado su lealtad al chavismo. Pero en los últimos dos años, a medida que la economía petrolera se derrumbaba y la mayoría de los venezolanos empezaron a sufrir de una severa escasez de alimentos y medicinas, las facciones dentro de las fuerzas de seguridad han ejecutado al menos cinco operaciones para derrocar o asesinar al mandatario.

Los abogados de derechos humanos dicen que cada vez es más difícil documentar y denunciar casos de tortura en Venezuela. La campaña de miedo del gobierno se extiende mucho más allá de los oficiales acusados, aterrorizando a sus familiares, representantes legales, asociados y comunidades enteras.

Carmen Acosta dijo que decidió hablar con la prensa después de varias semanas de angustia.

“Si nos quedamos callados, ellos ganan”, dijo, conteniendo las lágrimas. “Eso es lo que quieren: hacer que todos vivamos con miedo”.

Con información de The New York Times

Suscribir vía Telegram
Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas