Según estudio este es el daño que se le provoca a los niños cuando se les castiga con golpes

Fuente: Noticias al dia y a la hora

Utilizar golpes y palabras hirientes como método de control sobre los infantes puede provocarles severos daños físicos y cerebrales.

Sí, así como lo estás leyendo. El maltrato infantil ocasiona alteraciones a nivel cerebral y la ciencia lo ha comprobado.

El Instituto Nacional contra el Abuso de Drogas realizó un estudio para conocer la manera en que la violencia afecta al cerebro. También se investigó sobre la relación que existe entre el maltrato infantil y el riesgo de caer en el consumo de drogas o sufrir trastornos mentales.
El Dr. Martin Teicher y su grupo de investigadores realizaron resonancias magnéticas a 265 jóvenes, de entre 18 y 25 años. Todos ellos sufrieron algún tipo de violencia en la infancia o contaban con antecedentes traumáticos.
Del total de los participantes, 123 reconocieron haber sufrido algún tipo de violencia durante la niñez, tales como abuso físico, sexual y psicológico, que marcaron su infancia.
Al obtener las imágenes cerebrales de todos los jóvenes con vivencias de maltrato, éstas se compararon con imágenes de la estructura cerebral de jóvenes que no contaban con una niñez violentada.
Los resultados fueron impresionantes. El equipo pudo concluir que los participantes que habían sufrido violencia presentaron alteraciones específicamente en la red cortical del cerebro, es decir, en la estructura de las conexiones que tienen algunos nodos cerebrales con otros.

Regiones principalmente afectadas

Una de las principales zonas que registró alteraciones es la ínsula anterior derecha, la cual está relacionada con el sistema límbico y su función está relacionada con la percepción subjetiva, los anhelos, deseos e incluso los antojos.

Si esta región aumenta su centralidad, es decir, si genera más conexiones de las normales, puede producir grandes deseos de consumir sustancias tóxicas como drogas e incluso alcohol.

Asimismo, el cíngulo anterior izquierdo que regula las emociones e impulsos aparece con menores conexiones en comparación con los jóvenes que no fueron maltratados los cuales tienen mayor cantidad de conexiones.

En cambio, si esta zona registra una disminución de la centralidad, puede causar la reducción de la capacidad de controlar los impulsos o la toma de decisiones adecuadas, lo que a largo plazo lleva a estos jóvenes a involucrarse en graves problemas.

Es por estas fuertes alteraciones que los investigadores concluyeron que la violencia infantil es un factor excesivamente estresante para el desarrollo cerebral de los niños. Los infantes que sufren golpes y maltrato tienen mayor posibilidad de convertirse en adultos con problemas de adicción.

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar