El asesino de la prefectura de policía, en París, se había convertido al islam hace año y medio

Fuente: ABC España

A primera hora de la tarde, un individuo de unos 45 años, nacido en Fort-de-France, capital de la Martinica, en las Antillas francesas, que se había convertido al islam hace dieciocho meses, asesinó a navajazos a cuatro personas en la Prefectura de policía de París, en el corazón histórico de la capital, a doscientos metros de la catedral de Notre Dame.

El abatido, según revela la cadena BFM TV, llevaba veinte años trabajando en la prefectura, y su comportamiento era modélico, sin ninguna «dificultad», ha informado el ministro del Interior, Christophe Castaner.

La fiscalía del Estado inició a primera investigación por homicidio voluntario y homicidio cometido contra representantes de la autoridad pública. A última hora de la tarde se evaluaba la posibilidad de trasladar o no trasladar el caso a la fiscalía anti terrorista.

Según la cadena BFMTV (información permanente), el asesino se habría convertido al islam hace año y medio. Tras el registro de su domicilio, en Gonesse (26.000 habitantes), en la periferia este de París, la policía detuvo a su esposa, sospechosa en un grado que debiera confirmar la investigación.

La agresión se produjo en el interior del edificio de la Direction du renseignement de la préfecture de police (DR-PP), uno de los edificios más y mejor vigilados de Francia, en un perímetro policial sometido a medidas de vigilancia excepcional.

Según las primeras informaciones, el asesino y su esposa sufrían de una cierta sordera. Según varios testigos, el asesino «perdió el control de sí mismo, irrumpiendo a navajazos contra quienes se encontraban a su alrededor». Cuatro de las personas agredidas murieron inmediatamente.

El asesino fue abatido a tiros con gran rapidez, por un oficial de guardia, que usó su arma de reglamento, tras pedir sin éxito que el asesino tirarse el cuchillo con el que había cometido el crimen.

Las fuentes policiales comenzaron por subrayar sus «dudas» sobre el carácter potencialmente terrorista de la matanza, insistiendo en que «quizá pudiera tratarse de un ajuste de cuentas». Si se confirmase la conversión del asesino a la religión musulmana, el caso podría tomar otro rumbo, imprevisible.

Emmanuel Macron, presidente, Edouard Philippe, primer ministro, y Christophe Castaner, ministro del Interior, se presentaron con gran celeridad en la Prefectura, para seguir los primeros pasos de la investigación.

Todo el corazón geográfico e histórico de París quedó inmediatamente «cercado» por las fuerzas de seguridad del Estado, muy presentes, noche y día, en los alrededores de la catedral de Notre Dame.

Suscribir vía Telegram
Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas