Cuatro niños murieron tras recibir vacunas en Cuba. Todas fueron fabricadas por la misma compañía en India

Fuente: ENH

El gobierno cubano confirmó el fin de semana que cinco niños sufrieron reacciones tras la administración de una vacuna y que una de ellos falleció. En el centro del escándalo se encuentra una compañía india que produjo esa vacuna y una similar relacionada con la muerte de otros tres niños en Cuba en el 2002.

Paloma Domínguez Caballero, de un año de edad, falleció el pasado miércoles tras recibir dos días antes una vacuna contra la papera, la rubéola y el sarampión conocida como PRS. Tras la denuncia de la madre en las redes sociales y a medios independientes, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) confirmó el sábado que cinco niños habían presentado síntomas adversos relacionados con la vacuna.

“Los restantes cuatro niños se mantienen ingresados: una con atención intensiva, la cual se encuentra estable y los otros evolucionan favorablemente”, señala el comunicado. Todos los niños fueron vacunados en un mismo policlínico en Alamar, al este de La Habana.

Yaíma Caballero, la madre de la fallecida, dijo a el Nuevo Herald que los médicos que la atendieron le dijeron que la niña había tenido una reacción “muy fuerte y agresiva” a la vacuna, sin entrar en más detalles.

Caballero dijo que aún no tiene en su poder el acta de defunción de la menor, que debe estar listo “el jueves o el viernes” de esta semana, según le dijeron funcionarios de salud pública.

Caballero publicó en Instagram el lunes que el director nacional del Programa Materno Infantil, el doctor Roberto Álvarez Fumero, la llamó para ofrecer sus condolencias y asegurarle que se estaban investigando las causas del fallecimiento de su hija. El funcionario le dijo que la causa no estaba relacionada con la vacuna “porque había sido utilizada en el resto del país sin incidentes”.

El Nuevo Herald se comunicó telefónicamente con Álvarez Fumero quien dijo que la muerte de la menor se encuentra bajo investigación y que no podía dar más detalles.

“La vacuna PRS se ha usado durante años en Cuba, se importa desde la India, está avalada por la Organización Mundial de la Salud y certificada por el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED)“, dijo el MINSAP en el comunicado.

Según un documento del CECMED la vacuna es producida por Serum Institute of India Ltd. [Instituto de Sueros de la India], la misma compañía que produjo una vacuna contra el sarampión que causó reacciones a 42 niños y la muerte a tres de ellos en mayo del 2002.

En esa ocasión, el MINSAP dijo que los niños murieron tras recibir inyecciones con bulbos “al parecer contaminados de la vacuna antisarampionosa, fabricada por el Instituto de Sueros de la India”.

El comunicado también mencionó que la vacuna estaba certificada por la OMS.

La OMS no respondió inmediatamente a una solicitud de comentario. Un empleado de Serum Institute of India que contestó el teléfono dijo que no había nadie disponible en ese horario para responder preguntas de la prensa.

Serum Institute of India produce 26 vacunas distribuidas en más de 80 países, la mayoría de medianos o bajos ingresos.

Los tres niños cubanos que murieron tras la administración de la vacuna contra el sarampión en el 2002, sufrieron un síndrome de shock tóxico, según indica un reporte posterior publicado por médicos y funcionarios del MINSAP. Otro estudio, también de médicos y funcionarios cubanos, reportó que las muertes fueron provocadas por el empleo de diluyentes no estériles.

Según el sitio en internet de la compañía india, sus vacunas son comercializadas con el diluyente.

La certificación que el CEDMEC hizo de la vacuna PRS producida por Serum Institute of India indica que “la vacuna debe ser reconstituida con el diluente específico suministrado por el fabricante”.

Según uno de los estudios de los funcionarios del MINSAP, entre 1999 y el 2008 se reportaron 13 eventos “raros” en niños menores de 16 años tras recibir vacunas, 10 muertes y 3 casos que dejaron secuelas graves. Pero una “comisión de expertos” determinó que solo 8 de los 13 casos estuvieron relacionados con la administración de las vacunas.

Las reacciones severas a las vacunas son raras, pero en ellas también pueden influir su manipulación. El CEDMEC indica que la vacuna PRS debe ser mantenida a una temperatura de entre dos a ocho grados Celsius.

Un médico cubano especialista en medicina primaria que pidió no ser identificado por miedo a represalias explicó vía telefónica a este diario que “el proceso que requieren las vacunas para mantener una temperatura adecuada” en Cuba no se da de manera “eficiente”.

“Este proceso siempre ha tenido problemas a nivel nacional. En la mayoría de los policlínicos no se cuenta con los equipos especializados para guardar las vacunas, así que se guardan en refrigeradores domésticos. Tampoco hay los termómetros especializados que van dentro de los equipos de refrigeración para las vacunas que permiten saber si la temperatura ha superado los 8 grados celsius. Así que mantener las vacunas en una temperatura óptima es una utopía”, agrega.

La situación se ha agravado porque Cuba sufre una crisis de combustible y muchos de los centros donde se administran las vacunas no tienen medios para generar electricidad, dijo el médico.

Cuba tiene uno de los programas de vacunas más amplio en la región y el gobierno ha reaccionado airado a las críticas sobre la muerte de la niña Paloma.

“Dolorosa pérdida de bebé Paloma. Condolencias a sus padres. MINSAP investiga y cuida celosamente a otros niños afectados”, escribió el gobernante Miguel Díaz-Canel en Twitter. “Ofende y lastima manipulación política de adversarios. Nada más importante que un niño para la Revolución Cubana”.

Caballero, la madre de la fallecida, contestó al gobernante vía Instagram.

“Es una pena que le importe más lo que digan los adversarios que lo que sientan los padres. Mi niña se llamaba Paloma Domínguez Caballero, y la pérdida fue triple, porque la mataron a ella y a sus padres”.

 

Suscribir vía Telegram
Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas