México rechaza ‘salida autoritaria’ a crisis de Venezuela

Fuente: ENH

El gobierno mexicano está en contra de cualquier salida autoritaria o intervención de organismos internacionales y de países para resolver la grave y prolongada crisis política y económica de Venezuela que ha obligado a 4.5 millones de venezolanos a huir de la escasez de alimentos, medicinas y servicios básicos.

El vocero de la Presidencia de México, Jesús Ramírez Cuevas, dijo a el Nuevo Herald que el gobierno del mandatario izquierdista Andrés Manuel López Obrador mantiene los principios de la política exterior de su país de la no intervención, el respeto a la soberanía de los pueblos y a una solución pacífica.

“Estamos en contra de toda intervención tanto de los organismos internacionales como de las naciones en la vida interna de los países porque eso ha generado políticas muy perversas e incluso a apuntalado gobiernos autoritarios”, precisó en una entrevista en el Palacio de Gobierno en el marco de una jornada binacional de periodistas EEUU-México en Ciudad de México.

Ramírez aseguró que frente a la crisis venezolana, “o la situación de Venezuela”, el gobierno mexicano se ha decantado por propiciar un diálogo democrático y abierto entre los diferentes sectores y promover soluciones pacíficas.

Recordó que junto a Uruguay se ha promovido una mesa de diálogo para lograr las condiciones necesarias que puedan propiciar el establecer puentes entre la oposición y el régimen de Nicolás Maduro.

Pero hasta el momento los diálogos, incluyendo los llevados a cabo en Noruega y Barbados, no han dado resultados.

Al ser preguntado qué otra opción pudiera sugerir el gobierno mexicano, el coordinador general de Comunicación Social de la Presidencia de México dijo “la que los venezolanos decidan y no estamos a favor de intervencionismo de ningún tipo”.

“Fortaleciendo las instituciones democráticas de Venezuela es como vamos a encontrar la salida, cualquier otro atajo o soluciones externas solo va a postergar la crisis”, consideró Ramírez Cuevas.

Desde que López Obrador asumió la presidencia el 1ro. de diciembre de 2018, su gobierno fue enfático al decir que no intervendría en los asuntos internos venezolanos. Tampoco reconoció al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, siendo uno de los pocos países de Latinoamérica en no hacerlo.

El país norteamericano, al igual que muchas naciones en Latinoamérica y el Caribe, sufre uno de los impactos severos de la crisis de Venezuela: la inmigración de los venezolanos considerada por Acnur como el “éxodo más grande en la historia reciente de la región”.

Los venezolanos ocuparon el segundo lugar en las peticiones de refugio con 6,326 personas en el 2018 superados por los hondureños con 13,674, y las solicitudes bajaron a la cuarta posición con 5,467 hasta septiembre de 2019, de acuerdo con cifras de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar).

En ese último periodo a 1,552 venezolanos se les aprobó la petición de refugiados.

También se observa un flujo significativo de venezolanos llegando a la frontera de México con Estados Unidos para tratar de cruzar a territorio estadounidense y solicitar asilo político.

 

 

Suscribir vía Telegram
Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas