Alimentos que te ayudan a reducir el riesgo de sufrir cáncer de próstata

Fuente: El Confidencial

Es el segundo tumor más común entre los hombres de todo el mundo y afecta sobre todo a varones de edad avanzada.

Hablamos de cáncer de próstata. Según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), en nuestro país se producen 1.276.106 casos nuevos cada año. No existe una estrategia confirmada que ayude a su prevención, pero sí se sabe que la dieta puede jugar un papel importante a la hora de ponerle freno. Y en este sentido se acaba de publicar un nuevo estudio que confirma cómo debe ser la alimentación diaria para reducir el riesgo de padecer la enfermedad.

El doctor Ignacio Romero Cagigal, jefe de sección del Servicio de Urología del Hospital de Getafe de Madrid, publicaba ya en Actas Urológicas Españolas una comunicación especial en la que se señalaba: “Existen importantes diferencias geográficas en la incidencia de cáncer de próstata a lo largo del mundo. Estas diferencias sugieren que algunos factores dietéticos pueden influir en su desarrollo, bien jugando un papel activador o bien como inhibidor de la carcinogénesis”.

Por países

La incidencia del cáncer de próstata en la población de raza negra de EEUU “es 30 veces superior a la que se da en Osaka (Japón) y 120 veces superior a la de Shanghái (China). Un interesante estudio observó un aumento entre 3 y 7 veces en la incidencia de este cáncer en la primera generación de chinos y japoneses nacidos en EEUU. Dentro del país se ha visto una relación directa entre la ingesta de grasa por persona y la mortalidad por cáncer de próstata, siendo la mortalidad por la enfermedad más alta en los estados donde se da el mayor consumo de la misma. La incidencia de cáncer de próstata aumenta en áreas urbanas de Japón donde prevalece la dieta occidental.

De hecho, como aclara a Alimente el doctor Romero, «no se sabe el efecto directo de las grasas sobre el cáncer de próstata, ahora bien parece que la comida rápida a base de hamburguesas y grasas animales influiría en el desarrollo de dicho cáncer».

Distintos grupos de científicos han estudiado el papel que pueden ejercer ciertas sustancias tanto como protectoras como inductoras de la patología.

En el nuevo trabajo, liderado por John Sin, de la Clínica Mayo de EEUU, y publicado en el ‘Journal of The American Osteopatic Association’, se llevó a cabo una revisión de 47 estudios con más de un millón de participantes desde 2016. Los autores destacan que el consumo de alimentos a base de plantas está asociado a un menor riesgo de cáncer de próstata.

Los científicos analizaron además los trabajos que detallan subconjuntos de alimentos como frutas, verduras, nueces, legumbres, granos enteros, carnes rojas, carnes procesadas, carnes blancas, leche, queso, mantequilla/crema, yogur y huevos. Los datos demuestran que al contrario que los alimentos vegetales, las carnes rojas y los productos lácteos sí elevaban el riesgo de desarrollar la enfermedad. Por el contrario, no se encontró una relación clara con otros productos como los huevos o el pescado.

En declaraciones a Alimente, el doctor Romero defiende: «Parece una revisión bastante exhaustiva sobre 47 artículos que estudian la relación entre dieta y cáncer de próstata. Dos de ellos se realizan sobre más de 100.000 personas».

Sí, en cambio, la literatura científica ha descrito como protectores de la enfermedad:

  • Licopeno: un estudio de revisión, publicado en ‘Medicine’, con 563.299 participantes ha constatado que niveles elevados de licopeno circulante reducen significativamente el riesgo de sufrir la enfermedad. Esta sustancia química que existe de forma natural en frutas y verduras y les otorga a estas el color rojo ha sido descrita en más de una ocasión por sus innumerables beneficios. Así un estudio publicado en ‘Nutrición Hospitalaria’ constata que «la ingesta de licopeno puede considerarse como una medida preventiva y terapéutica no farmacológica para diferentes tipos de enfermedades, pero se requiere el trabajo de los profesionales de la nutrición y la salud para incrementar su consumo a través de la educación alimentaria y proponer a partir de los resultados de investigaciones científicas sus niveles de ingesta diaria». De hecho, como aclara el doctor Romero, «varios estudios publicados hace años hacen referencia a los licopenos del tomate como agente protector, igual que los polifenoles del vino, en especial la dieta mediterránea».
  • Luteína: un tipo de vitamina llamado carotenoide. Está relacionada con el betacaroteno y la vitamina A. Los alimentos ricos en luteína incluyen el brócoli, la espinaca, el pimiento anaranjado, el kiwi, las uvas, el zumo de naranja o las calabazas. Los estudios también han demostrado que contribuye a reducir el cáncer de próstata, pero también el de mama, cuello de útero, colorrectal, esófago o pulmón, según la Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU.
  • Selenio. Como aclara el equipo del Hospital de Getafe en su artículo, «el selenio a diferentes dosis tiene diferentes actividades anticarcinogénicas incluyendo protección antioxidante, freno del metabolismo carcinogénico, estimulación inmunitaria y apoptosis. En los pacientes que tomaron selenio, se objetivó una reducción en la tasa de cáncer de próstata del 66% en comparación con los del grupo placebo».
  • Vitamina E. «El estudio más convincente sobre el papel protector de la vitamina E contra el cáncer de próstata fue el ‘Estudio de prevención de cáncer por alfa-tocoferol y beta-caroteno (ATBC)’. En él, fumadores finlandeses recibieron 50 mg de vitamina E y presentaron una reducción del 33% en incidencia de cáncer de próstata y una reducción del 41% en la mortalidad por dicha enfermedad», insisten.
  • Vitamina D. «Existen estudios que indican que la forma activa de la vitamina D, la 1,25 dihidroxicolecalciferol o calcitrol, a dosis bajas estimula el crecimiento de células LNCaP, mientras que a dosis más altas (>10-9 mol/L) inhibe la carcinogénesis prostática», recuerdan en su estudio.
Suscribir vía Telegram
Loading...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas