Mataron de varios a tiros a un hombre en un cementerio tachirense

Fuente: La Nación

0

Un hombre que acudió al cementerio Municipal de San Rafael de El Piñal, para visitar la tumba de su esposa, murió acribillado a tiros, al ser atacado por sujetos desconocidos, que sin motivo aparente le dispararon en varias oportunidades, en hecho ocurrido en horas de la tarde del pasado jueves, según lo manifestaron funcionarios policiales, que llegaron para conocer de los hechos.

La víctima fue identificada como Franklin Alexánder Ramírez Ortiz, venezolano de 42 años de edad, quien tenía residencia en el sector Teteo I, en Naranjales, municipio Monseñor Alejandro Fernández Feo, y dejó de existir en el mismo lugar de los hechos, a causa de heridas con arma de fuego.

Las puertas del cementerio de San Rafael de El Piñal fueron cerradas, mientras que los detectives contra homicidios del Cicpc procedían al levantamiento del cadáver (Foto: Raúl Márquez)
Voceros policiales manifestaron que el crimen ocurrió a eso de la una de la tarde, del jueves 31 de octubre, en momentos que Ramírez Ortiz se disponía a retirarse del camposanto, luego de visitar la rumba de su esposa. Fue atacado por desconocidos, que arribaron al lugar poco después que la víctima y escaparon del lugar inmediatamente después de comprobar que no tenía signos vitales.

Residentes de la zona notificaron a las autoridades de policía sobre detonaciones que se escuchaban en el interior del cementerio, donde supuestos sicarios estaban disparando contra un ciudadano. Comisiones de la Policía Estadal y de la Policía Nacional Bolivariana llegaron poco después y se encontraron con el cadáver de Ramírez Ortiz, en el piso.

De inmediato asumieron la custodia, para preservar posibles evidencias, y cerraron las puertas, impidiendo el ingreso de curiosos al escenario del crimen y así evitar la contaminación del mismo. Funcionarios de la División Contra Homicidios del Cicpc- Táchira acudieron para hacerse cargo del caso y tras proceder al levantamiento del cadáver, lo trasladaron a la morgue del Hospital Central para la respectiva autopsia. En el lugar donde ocurrió el tiroteo fueron colectados cuatro casquillos de bala, calibre 9 milímetros.

Se presume que Franklin Ramírez Ortiz fue víctima de una venganza o un posible ajuste de cuentas, y que fue seguido hasta el cementerio por los hombres que le quitaron la vida, por motivos que deberán ser aclarados en el transcurso de la investigación. Personas que conocían a la víctima manifestaron que laboraba como agricultor y era el sostén de varios niños, que quedaron bajo su cargo tras el fallecimiento de su pareja.

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas

Advertisements
Enable referrer and click cookie to search for pro webber