Cómo mantener tus ollas brillantes como el primer día

Fuente: Flota

  • Cuando las almacenes, apila las ollas y sartenes antiadherentes unas sobre las otras. Mucho mejor si colocas una hoja de papel de cocina entre ellas para evitar el roce.
  • Después de fregarlas con tu lavavajillas, seca toda la superficie interior con papel absorbente.
  • Evita los utensilios metálicos para trabajar sobre ellas, así evitarás los daños en la superficie estropeando la parte antiadherente. Te recomendamos que los uses de madera o algún material sintético como la silicona.
  • No utilices estropajos muy duros, ya que acabarán por levantar la capa protectora de teflón o cerámica. Siempre es mejor utilizar una esponja suave que no arañe para retirar los restos de comida.
  • Para eliminar la suciedad más difícil puedes usar las pastillas para el lavavajillas.
  • Si se ha formado una capa dura de alimentos, no apliques más fuerza para limpiar. Simplemente llena la olla con agua caliente y una pizca de sal. Déjalo actuar y, al cabo de unos minutos, los restos se desprenderán fácilmente.  Después termina de limpiarla con agua y jabón.
  • No metas tus ollas bajo el chorro de agua fría directamente después de cocinar, cuando aún están calientes. El contraste de temperaturas puede llegar a deformarlas.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.