Cómo mantener la motivación en un ambiente de trabajo tóxico

Fuente: ABC

Un rendimiento más bajo, sentirse alienado y notar pesadez de cuerpo y apatía cada mañana antes de trabajar son señales que indican que nos encontramos en un lugar en el que en realidad nos sentimos obligados a estar y donde no tenemos la capacidad de elegir cómo hacer nuestro trabajo, según explica José Miguel Sánchez, psicólogo, coach de directivos, speaker motivacional y autor de «La experiencia de resetearse» o «Poderoso como un niño». Cuando nos sintamos así habrá llegado el momento, según aconseja, de tomar decisiones, pues mantenerse en un entorno tóxico o nocivo como ese sin hacer nada para cambiarlo acabará perjudicando nuestra salud, tanto física como psicológica.

A veces cuesta identificar el foco del conflicto o lo que nos hace sentirnos mal, pero otras veces es posible centrarlo claramente en un tercero, o bien un jefe o un compañero (o incluso un subordinado) que complica a diario nuestro trabajo. «Para identificarlos debemos ser conscientes de las emociones que nos provoca cuando trabajamos con ellos. Así, deberíamos mantener una distancia prudencial (o incluso alejarnos) de alguien que nos genera tristeza, rabia, enfado, ira, desasosiego, apatía o angustia cuando estamos a su lado», plantea.

Dos perfiles tóxicos

Pero, ¿existen realmente los «compañeros tóxicos»? El experto identifica una nota en común en las personas que podrían recibir ese calificativo: se muestran como víctimas ante nosotros. «Estas personas echan la culpa de todo lo que les pasa a los demás. Nunca son los responsables de lo que sale mal y aseguran que son siempre otros los que les llevan a hacer cosas de una manera que no es adecuada», explica el autor de «La experiencia de resetearse», que asegura que estas personas que viven en una queja continua logran volver «tóxico» un entorno y estar a su lado acaba convirtiéndose en una especie de «cadena perpetua».

Una vez identificados ambos perfiles (victimistas y psicópatas organizacionales), ¿cómo deberíamos actuar con ellos? El experto asegura que con los victimistas lo que mejor funciona es no reforzar sus quejas, ni mantenerlas en el tiempo y, por supuesto, no alimentarlas. «Lo mejor es ignorar a esas personas», propone.

En cuanto a los psicópatas organizacionales lo ideal sería pasar el menor tiempo posible con ellos. Si eso no es posible y dejar la empresa no es una opción, suele funcionar, según recomienda el coach, alimentar su ego y no confrontarlo. «Aún así debemos ser conscientes de que convivir con una persona como la que describo en el entorno laboral tiene un coste elevado y que, en algún momento, debemos evaluar si merece la pena pagarlo», argumenta.

¿Qué hago si me boicotean en una reunión?

  • No te tomes el boicot como algo personal.
  • Distingue entre lo que es trabajo y lo eres tú, pues es probable que el boicot esté dirigido a la responsabilidad que ostentas y no hacia tu persona
  • Sé asertivo. Di a la otra persona lo que piensas de la situación describiendo los hechos, sin entrar en conflicto.
  • Si lo anterior no funciona, expresa tu sentimiento sobre cómo te está afectando la situación que se está creando y cómo está alejada del tema de la reunión.
  • Si debes entrar en conflicto directo, construye, no destruyas. Busca alcanzar una solución satisfactoria para ambas partes.
  • Si todo lo anterior no funciona, debes decidir si tienes la obligación de seguir en esa situación laboral.

Ideas para mantenerse motivado

Uno de los consejos del experto es aceptar que ese puesto tiene una serie de condicionantes que si pudieras cambiarías, pero que como no es posible, no te queda otra que primar lo positivo que tenga. «Debemos poner el foco en lo que sí te gusta del trbaajo que llevas a cabo, desde la relación con tus compañeros o con clientes o con usuarios, hasta lo que estés aprendiendo sobre ti o sobre la tarea que desempeñes… », precisa.

Loading...

Además, es importante tener vías de escape que te permitan desconectar después de la jornada laboral. «Hacer deporte, compartir momentos con la familia o amigos o tener un hobby son actividades que ayudan a vivir desde un lado más positivo un ambiente de trabajo que puede ser asfixiante«, revela el autor de «Poderoso como un niño».

Confiar en el efecto «espejo» puede ser un recurso útil. Tal como explica el experto cuando generamos y conectamos con emociones positivas los demás las detectan y se sienten atraídos con ellas e incluso pueden llegar a intentar imitarlas. Por tanto, si intentamos trabajar desde emociones positivas que nos hacen bien, el rendimiento aumentará porque estaremos dando lo mejor de nosotros mismos y será más fácil para los demás que decidan, de manera consciente o inconsciente, imitar nuestra conducta.

Por último, recomienda mantener la seguridad y la confianza en uno mismo, independientemente del entorno en el que se esté. «Cree en ti. La motivación nace de dentro y debemos manejarnos desde nuestro ‘locus de control interno’ para enfocarnos en nosotros y aislarnos mejor del entorno», aclara.

Suscribir vía Telegram

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas