¿Qué pasa cuando la saliva es espesa?

Fuente: Mejor con Salud

La saliva es fundamental en la cavidad oral, ya que mantiene húmedos los tejidos y ayuda a la limpieza de la boca. Por eso, cuando disminuye o cambia de consistencia, haciéndose por ejemplo más espesa, produce variaciones en el balance bucal que, a su vez, generan un desequilibrio de la flora.

Las glándulas salivales son las encargadas de producir la saliva. Cuando estas glándulas se encuentran alteradas por diferentes razones, como puede ser la quimioterapia o la radiación, pueden originar distintos cambios morfológicos en la saliva.

El aumento de espesor de la saliva hace que esta sea más pegajosa y viscosa. Además, aparte de las molestias para el paciente, puede provocar problemas como dificultad para hablar, comer, tragar e, incluso, respirar correctamente. ¿Qué podemos hacer para tratar este problema?

Causas de la saliva espesa

La saliva espesa puede originarse debido a diferentes patologías, como por ejemplo:

  • Hipertensión arterial
  • Diabetes
  • Problemas renales
  • Cálculos u obstrucciones de los conductos salivales
  • Distintos tipos de cáncer
  • Parkinson
  • VIH
  • Infecciones en la boca
  • Accidentes cerebrovasculares

También puede ocurrir debido a irritaciones o sequedad bucal a causa de alteraciones hormonales, sobretodo en mujeres a partir de los 40 años. El envejecimiento también puede ser una causa.

Otra causa muy común son los efectos adversos de los medicamentos, como pueden ser los quimioterapicos, antihistamínicos, antidepresivos, diuréticos o analgésicos.

Loading...
Causas de la saliva espesa
La saliva espesa puede estar causada por distintas enfermedades. Además, también puede ocurrir por descontroles hormonales, medicamentos y envejecimiento.

¿Que problemas puede originar?

Si la saliva se espesa demasiado, la forma de tragar puede cambiar, pasando el paciente a aspirar en vez de tragar debido a la dificultad que se le opone. Esto, con el tiempo, puede resultar en una neumonía por aspiración.

Se produce una sensación de boca seca y viscosa que produce mal aliento, dificultad para tragar, masticar y hablar. Existe un aumento de caries y de enfermedad periodontal en las encías.

La lengua puede secarse, cambiando la sensación del gusto y originándose fisuras en ella. Las llagas en la boca y los labios agrietados también son muy comunes.

Diagnóstico

Existen pruebas para evaluar el flujo salival, denominado sialometría, la cual evalúa la cantidad de saliva. También pueden desarrollarse biopsias sobre las glándulas salivales para poder analizarlas y conocer sus problemas anatomo-patológicos.

¿Como podemos solucionarlo?

Si las glándulas salivales están dañadas, no existe tratamiento para ello. No obstante, podemos llevar a cabo diferentes consejos para intentar disminuir el espesor de la saliva:

  • Aumentar la cantidad de agua ingerida, para fluidificar la saliva.
  • Humedecer las comidas con salsas, caldos etc.
  • Emplear un humidificador de ambiente.
  • Dormir con la cabeza más elevada.
  • Hacer gárgaras.
  • Cepillarse los dientes con frecuencia.
  • Mascar chicles con frecuencia.
  • Limitar el consumo del alcohol y el tabaco.
  • Disminuir la ingesta de alimentos picantes.
  • Tratamiento dental contra la saliva espesa

Es fundamental considerar las patologías y los fármacos que los pacientes están tomando, así como los factores psicológicos. Se puede recomendar al paciente sustancias estimulantes de la producción salival o sustitutos salivales, como por ejemplo:

  • El xylitol
  • Aloe vera
  • Flúor, como parte fundamental de la higiene diaria.
Mujer cepillándose los dientes
Una adecuada higiene oral es determinante para mitigar los efectos de la saliva espesa. Así, reducimos en gran medida el mal aliento generado por este problema.

El xylitol posee efectos remineralizantes y anticaries, aunque también es humectante. El aloe vera es cicatrizante y previene las llagas y fisuras, tanto de la lengua como de los labios, mejorando así la sintomatología.

La higiene oral es fundamental, un buen cepillado con un cepillo de filamentos de dureza media, pastas y colutorios con flúor, y geles humectantes, son una muy buena ayuda para los pacientes con esta patología.

Suscribir vía Telegram

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas

script type="text/javascript"> var _gaq = _gaq || []; _gaq.push(['_setAccount', 'UA-7719106-13']); _gaq.push(['_trackPageview']); (function() { var ga = document.createElement('script'); ga.type = 'text/javascript'; ga.async = true; ga.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();