Policia de España detecta a miles de venezolanos conduciendo con licencias falsas

Fuente: El Confidencial

0

Los departamentos de policía científica y documentoscopia de las fuerzas de seguridad del Estado llevan años acumulando permisos de conducir falsos de ciudadanos venezolanos que detectan en controles rutinarios. Los especialistas de la Guardia Civil, de la Policía Nacional, de la Policía Municipal de Madrid y de los cuerpos autonómicos —que son todos los que cuentan con expertos en la materia— han detectado miles de carnés. El número total, según apuntan fuentes policiales, es muy difícil de cuantificar, dado que los diferentes departamentos de las distintas corporaciones no han puesto en común sus respectivos datos. Ni siquiera dentro de la Guardia Civil, por ejemplo, han contabilizado los documentos intervenidos por las diferentes comandancias.

Fuentes de este último instituto armado aseguran que en estos momentos disponen de 400 permisos que tienen que comprobar solo en Canarias, comunidad autónoma conocida como la Venezuela chica. Desde la Policía Municipal de Madrid, por su parte, aseguran que 20 de cada 100 carnés de ciudadanos venezolanos que intervienen son falsos. Esta última corporación detecta media docena de permisos fraudulentos cada semana desde hace cuatro años, explican fuentes de la institución. Los especialistas de los distintos cuerpos analizan pormenorizadamente las bandas magnéticas, los códigos de barras y todos los elementos que conforman un documento oficial de este tipo, que deben estar perfectamente ajustados a la normativa de autenticidad que establece la legislación del país que lo emite. En este caso, aseguran desde Policía Municipal de Madrid —único cuerpo local que tiene especialistas en documentoscopia—, la mayoría son falsificaciones muy burdas.

Todas ellas son previas al verano de 2017, cuando el Ministerio de Transportes bolivariano comenzó a enviar los carnés en PDF y con un código de barras a través de ‘e-mail’ para que los usuarios los imprimieran en sus propias casas. Los permisos emitidos desde ese momento no son validados por las diferentes jefaturas de tráfico de España, conforme estableció la Dirección General de Tráfico (DGT) hace seis meses. «Canje con Venezuela: a partir del 22 de julio de 2019, es posible de nuevo solicitar el canje de permisos de conducción entre Venezuela y España. Se consideran únicamente canjeables los permisos de conducción expedidos en origen en tarjeta de plástico. No será posible canjear los documentos en formato PDF por no cumplir la normativa europea de permisos de conducción», ordenó Tráfico.

No tiene sentido actualmente, por lo tanto, falsificar carnés con fecha posterior a ese verano de 2017, cuando comenzó el sistema vía correo electrónico. Los permisos detectados por las autoridades policiales españolas son, de hecho, previos a esa fecha, que son los que pueden ser canjeados por el Ministerio del Interior. Todos ellos están plastificados por el ministerio bolivariano. Según explican las fuentes policiales consultadas, los funcionarios de Tráfico se limitan a comprobar que el permiso aparece en el registro que el Gobierno de Venezuela cuelga en la web del mencionado Instituto Nacional de Transporte Terrestre (el equivalente al ministerio español). «No son especialistas en documentoscopia», argumentan estas fuentes.

Imagen de uno de los permisos de conducir. (EC)
Imagen de uno de los permisos de conducir. (EC)

«Lo que hacemos es pedir la documentación al ciudadano venezolano [el mencionado permiso] y que nos verifique con el organismo competente de su país», aseguran desde la Dirección General de Tráfico en referencia al registro del citado ministerio bolivariano. «Si te verifican, no tenemos por qué dudar», añaden las mismas fuentes, que admiten que en escasas ocasiones detectan algún caso. «En cuanto sospechamos, lo ponemos en conocimiento de la Guardia Civil«, añaden. «Cada país es soberano y, si tenemos un convenio bilateral con Venezuela, tenemos que fiarnos», justifican desde la DGT.

Este mismo contraste con la base de datos del Instituto Nacional de Transporte es el que realizan los jueces cuando las fuerzas de seguridad les presentan permisos de conducción fraudulentos. Los diferentes cuerpos policiales, por supuesto, siempre detectan estos carnés falsos antes de que los ciudadanos los canjeen en las jefaturas, ya que al hacerlo estos reciben una tarjeta homologada española que evidentemente es auténtica. «No creo que le pasen a la Policía todos los canjeados para que compruebe la veracidad del documento original; el resultado sería un escándalo nacional», advierte un funcionario que trabaja en uno de los departamentos de policía científica dedicados a analizar falsedades documentales.

Este mismo empleado público explica que en el Ministerio del Interior «todo el mundo» sabe que este problema es una realidad, pero los responsables «se ponen de perfil». «Hemos avisado al consulado y también pasa«, añade. Algunos departamentos policiales, explica, acumulan «sacos» de carnés falsos que han ido interviniendo estos últimos años. El Confidencial se ha puesto en contacto con el consulado de Venezuela en España pero no ha recibido respuesta.

España es uno de los principales destinos del éxodo de venezolanos. La población se ha triplicado desde 2016. En concreto, ha pasado de las 54.401 personas que había ese año a las 137.589 que recoge el último padrón continuo del Instituto Nacional de Estadística. En 2018, había un 43,9% más que en 2017, el mayor incremento registrado entre la población española ese año, que coincide con el más duro para la economía bolivariana, cuya inflación cayó casi un 14.000%.

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas