Pompeo en la OEA sobre Venezuela : «Luego se quejan, si una potencia como EEUU actúa unilateralmente»

Apela a la conciencia de esos países (ppalmente Europa y El Caribe) sobre la gravedad de la situación en Vzla. Los convoca sobre una base de acción mulrilateral.

0

REPORTE CONFIDENCIAL.- «Los elementos de sonambulismo del orden internacional deben despertarse. Las ilusiones no restringirán a los autoritarios en Caracas, Beijing o Teherán. Nuestros ciudadanos confían en nosotros para defenderlos y defender sus libertades. Se merecen el multilateralismo que funciona».

Luego se quejan, si una potencia como EEUU actúa unilateralmente | DMB

Acá la transcripción del discurso de Pompeo en traducción de google translate | original en inglés en https://www.state.gov/the-oas-revival/

SECRETARIO POMPEO:   Gracias. Buenos días a todos. Quiero agradecer al Presidente del Consejo Permanente de Guyana por honrar la solicitud de los Estados Unidos de hablar hoy. Y también me gustaría reconocer al excelente Secretario General de la OEA, Luis Almagro, por su excelente liderazgo en apoyo de los valores democráticos. También quiero extender mis saludos al Secretario General Adjunto Néstor Méndez. Es bueno verte esta mañana. Además, quiero agradecer a nuestro embajador, Carlos Trujillo, por todo el buen trabajo que han hecho aquí liderando la misión estadounidense en la OEA con gran visión y con gran energía y vigor. Gracias por eso.

Me recuerda cuando me paro frente a esta hermosa variedad de personas y en este hermoso lugar. Me recuerda que fue un secretario de Estado estadounidense, un hombre llamado James Blaine, quien abogó por una unión más estrecha de los estadounidenses. Estados a finales del siglo XIX. Fue su visión la que se convertiría en esta institución, la OEA, en 1948.

Ha sido un privilegio increíble como el 70º Secretario de Estado de Estados Unidos continuar con el legado de mi predecesor. Hace casi exactamente un año, hablé dentro de este mismo magnífico edificio. Era un día triste y lluvioso. Pero este lugar se encuentra a la vista de algunos de los mayores monumentos de la libertad de Estados Unidos. Todos brillaban con el resplandor de la libertad, incluso en el día sombrío a su alrededor.

Estados Unidos había reconocido el día anterior a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Otras trece naciones de la OEA habían hecho lo mismo. Me enorgulleció instar a cada uno de sus países a unirse a nosotros en eso.

Durante el año pasado, la OEA ha sido una vanguardia para ayudar al pueblo venezolano, que está tan oprimido y hambriento debido a la crueldad de Maduro.

En solo tres meses, muy rápido para los estándares diplomáticos, sentamos a un nuevo representante de Venezuela ante la OEA, el Embajador Tarre.

Hemos ayudado a reforzar la legitimidad de Juan Guaido en la comunidad internacional, a pesar de los mejores esfuerzos de Maduro para socavarlo.

Revivimos el Tratado de Río, lo que condujo a una mayor restricción de viajes a Maduro y a docenas de otros funcionarios. Y todos deben saber que vendrán más acciones.

Maduro ciertamente sabe que queremos decir negocios. Es por eso que trató de retirar a Venezuela de esta institución, la OEA. Dimos la bienvenida al nuevo representante de Venezuela antes de que tuviera la oportunidad de hacerlo.

Nos referimos a lo que decimos en esa carta a la que se refieren mis oradores anteriores. La Carta de la OEA dice lo siguiente, cita: «La democracia representativa es una condición indispensable para la estabilidad, la paz y el desarrollo de la región». Fin de la cita.

Esto es multilateralismo, naciones que se unen de una manera que realmente funciona.

Estas han sido acciones históricas, y al tomar estas acciones volvemos al espíritu que mostró la OEA en las décadas de 1950 y 1960. Enviamos monitores electorales a Costa Rica en 1962. Dos años después, impusimos sanciones a Cuba por intentar derrocar por la fuerza al Gobierno democráticamente elegido de Venezuela.

Pero lamentablemente, la OEA se desvió en los años setenta y ochenta. Las dictaduras militares en nuestro hemisferio se unieron para evitar acciones concertadas para apoyar la libertad. Algunos países latinoamericanos todavía estaban esclavizados por las ideas izquierdistas que producían represión por su propia clase en casa y estancamiento en este edificio. E incluso en la primera parte de este siglo, con la OEA, muchas naciones estaban más preocupadas por llegar a un consenso con los autoritarios que por resolver los problemas.

Pero la buena noticia es, y estoy muy orgulloso de lo que todos ustedes han logrado, todo eso ha cambiado. Sí, disfrutamos de un resurgimiento de los valores democráticos en los años 90. Pero en estos días, más que nunca, nuestros valores impulsan acciones que apoyan un hemisferio de libertad.

Como dije en Santiago el año pasado, en 2019, las personas de las Américas han traído una nueva ola de libertad y gobiernos con mentalidad de libertad en todo nuestro hemisferio. Solo, solo en Cuba, Nicaragua y Venezuela enfrentamos manchas de tiranía en un gran lienzo de libertad en nuestro hemisferio.

Mira el trabajo que todos hemos hecho juntos. Hemos rechazado el despotismo este año, además de lo que hemos hecho en Venezuela.

En Nicaragua, el Consejo Permanente nombró una Comisión de Estados Miembros que investigó el asesinato de cientos de personas por el régimen de Ortega y formuló recomendaciones claras para el futuro de ese país.

Más recientemente, la OEA cumplió con la solicitud del ex gobierno boliviano de realizar una auditoría de los resultados electorales en disputa. La investigación condujo pruebas descubiertas de fraude masivo y sistémico. Ayudó a poner fin a la violencia que había estallado en la disputa electoral. Ayudó al Congreso boliviano a establecer por unanimidad una fecha y condiciones para una nueva elección. Y honró, lo que es más importante, honró la valiente demanda del pueblo boliviano de elecciones libres y justas, y de democracia.

Estas acciones no ocurrieron dentro de la OEA por accidente. Tomó mucho trabajo. Sucedieron porque los Estados miembros, todos ustedes, decidieron usar la organización para obtener resultados. Todos nosotros, juntos.

Sucedieron porque también tenemos un líder para nuestro tiempo. El secretario Almagro no tiene miedo de protegerse contra los regímenes autoritarios. Él cree en el multilateralismo que responsabiliza a las personas, que pone nuevas ideas sobre la mesa y obliga a los países a tomar una posición.

También restauró la salud financiera de la OEA: construyó el fondo de reserva y fortaleció los controles financieros internos. Esto es crucial para que la OEA sea efectiva en la promoción de la prosperidad en toda la región.

Hace solo un puñado de años, el Congreso de los EE. UU., No muy lejos de donde estamos ahora, el Congreso de los EE. UU. Entretuvo abiertamente la reducción de fondos para la OEA. Ahora el Congreso, el Congreso de Estados Unidos, está más ansioso que nunca por apoyar lo que estamos haciendo juntos, porque sus valores de liderazgo capturan los valores bipartidistas de la libertad y la democracia. Y la buena gestión financiera aquí también confía en que el progreso de la OEA será efectivo, rentable y transparente.

El secretario Almagro es digno de nuestro respeto y admiración. Los héroes del Salón de las Américas estarían orgullosos de lo que ha hecho. Es un verdadero defensor de la libertad en todo nuestro hemisferio.

Y su ejemplo no es solo para aquellos de nosotros en la sala. Creo que otros líderes y otras organizaciones, desde la ONU, la ASEAN y la OTAN, deberían tomar nota de cómo esta institución ha sido dirigida por el Secretario General, y este organismo ha sido creado, cómo el multilateralismo que funciona ha impregnado lo que todos hacemos juntos.

Es enérgico, es efectivo, dice: dice que el trabajo empresarial debe lograr resultados reales, no solo procesos; resoluciones cuyas palabras no valen caprichos, pero son realmente una base para la acción conjunta y colectiva; e instituciones que toman votos que responden a los asuntos más importantes, no ejercicios para encontrar el mínimo común denominador entre nosotros.

Ahora, sé, Secretario General, que tiene siete hijos, por lo que ha tenido mucha práctica construyendo el caos, construyendo a partir del caos y trayendo el orden. Pero aparte de todos los chistes, esto es lo que debería ser el multilateralismo. Esto es lo que sucede cuando se hace bien. Hablé de esto hace 13 meses en Bruselas. Critiqué algunas organizaciones multilaterales:

Los elementos de sonambulismo del orden internacional deben despertarse. Las ilusiones no restringirán a los autoritarios en Caracas, Beijing o Teherán.

Las salas de reuniones de Washington y Bruselas son una línea de frente, una línea de frente propia. Nuestros ciudadanos confían en nosotros para defenderlos y defender sus libertades. Se merecen el multilateralismo que funciona.

Algunas buenas noticias, algunas buenas noticias aquí desde nuestro propio hemisferio: ya estamos sosteniendo la antorcha.

El domingo me iré de viaje a la región. Es lógico que mi primera parada sea en Bogotá, la ciudad donde se falsificó la carta de la OEA. Nuestro buen amigo, nuestro aliado Colombia, junto con Brasil, ha sido un líder en este foro en responsabilizar al antiguo régimen de Maduro. Esta semana, Colombia se basará en el buen trabajo que hicimos en Buenos Aires el verano pasado y en otro ministerio ministerial contra el terrorismo. Más de 20 naciones han dicho: «Enfrentemos a los malos».

Luego me dirigiré a Costa Rica, un gran amigo cuyo compromiso con la democracia ha sido claro durante muchas décadas, y discutiremos la crisis del autoritarismo en su propia frontera con Nicaragua.

Luego viajaré a Jamaica, un buen amigo de América. Mi equipo me dijo que sería un deber realmente difícil. Me reuniré en una reunión importante con muchos líderes del Caribe para discutir cómo podemos trabajar todos juntos para promover nuestros valores democráticos comunes y la prosperidad de toda nuestra gente.

Espero con ansias un fantástico conjunto de reuniones.

Quiero terminar aquí con un pensamiento, un pensamiento que recuerda las raíces del gran trabajo de este cuerpo a lo largo del tiempo.

En 1948, la OEA adoptó la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, la primera declaración internacional de derechos humanos del mundo. Fue una gran influencia en la Declaración Universal de Derechos Humanos que la siguió. El documento de la OEA dice lo siguiente. Dice:

«Todos los hombres nacen libres e iguales, en dignidad y en derechos, y, dotados por la naturaleza de razón y conciencia, deben comportarse como hermanos unos de otros».

Depende de cada uno de ustedes, depende de cada uno de nosotros proteger la dignidad y los derechos. Depende de nosotros llevar a cabo la diplomacia como hermanos y hermanas de los ciudadanos que representamos. Depende de nosotros, depende de nosotros sostener un multilateralismo que realmente funcione.

Que dios los bendiga a todos. Que Dios bendiga el trabajo que se hace aquí en este magnífico lugar. Y que Dios bendiga a todas las Américas.

Gracias por estar conmigo esta mañana.

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas