Torturaron, quemaron y machetearon hasta la muerte a una embarazada y a sus cinco hijos en un rito exorcista

Fuente: Cactus24

Una mujer embarazada, cinco de sus hijos y una joven de 17 años fueron asesinados brutalmente en Panamá en una conjura de horror durante un rito exorcista. Los cuerpos de las víctimas fueron encontrados en una fosa común. La mujer embarazada tenía 32 años, mientras que los niños tenían entre uno y 11 años.

El pozo se descubrió después de que tres aldeanos del lugar de la matanza escaparon y heridos llegaron a un hospital. En ese momento, alertaron a las autoridades diciendo que varias familias estaban cautivas, en manos de una secta indígena.

Tras esa advertencia, actuó la policía y liberó a 14 personas que habían sido atadas y golpeadas con palos. Diez personas fueron arrestadas bajo sospecha de asesinato, reseña Infobae.

Tanto los sospechosos como las víctimas son parte de la comunidad indígena de Ngabe Buglé, ubicada a unos 250 kilómetros de la capital, Ciudad de Panamá. Según las autoridades, los diez predicadores arrestados torturaron, quemaron y machetearon a sus víctimas para que se arrepintieran de sus pecados. La secta, poco conocida, ha sido identificada como La Nueva Luz de Dios.

“Realizaron un ritual dentro de una iglesia improvisada”, explicó el fiscal local Rafael Baloyes. “Y durante el rito hubo personas detenidas contra su voluntad y maltratadas. Todos estos ritos tenían la intención de matar a aquellos que no se habían arrepentido de sus pecados”, acotó.

Uno de los sospechosos de la masacre de la familia es el abuelo de los pequeños. Según las primeras reconstrucciones, parece que la secta había estado operando en la comunidad durante unos tres meses, pero la situación empeoró la semana pasada cuando uno de los miembros dijo que “Dios le había enviado un mensaje”.

Loading...

Ngabe Buglé es el grupo indígena más grande de Panamá, pero se ve afectado por una alta tasa de pobreza y analfabetismo, por lo tanto, es terreno fértil para ciertos tipos de sectas. La comunidad también está ubicada en un área remota y fue necesario usar helicópteros para llegar a ella.

Según las autoridades, hay «poca rigurosidad a la hora de velar por la seguridad del pueblo cuando llegan todo tipo de grupos religiosos y ong».

A estas agrupaciones «nadie las investiga», y de su llegada o conformación no está al tanto «la autoridad competente, en este caso el corregidor, el cacique o el gobernador», entre otros.

De esta secta “nadie (de las autoridades regionales) sabía, y eso que tenían un tiempo” en el sitio, alrededor de tres meses.

Suscribir vía Telegram

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas