El regreso de la Vinotinto de las mallas a los Olímpicos y su significado

Fuente:

Histórica y angustiante, de esta forma se podría catalogar la clasificación del equipo masculino de voleibol venezolano a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Una combinación de resultados en la última jornada del Preolímpico Sudamericano, que se celebró en Santiago, Chile, le dio el título a la Vinotinto de las mallas, que, por segunda vez en su historia, estará en una cita olímpica.

Parecía una hazaña difícil de concretar para el conjunto venezolano, sobre todo por la cantidad de adversidades que se presentaron mucho antes del repechaje olímpico: falta de roce competitivo, deudas que amenazaban su continuidad en competiciones internacionales, cuerpo técnico incompleto, ausencia de material tecnológico, una convocatoria limitada de jugadores y el fantasma del forfeit al acecho.

Además, el grupo sufrió en noviembre de 2016 una pérdida irreparable y dolorosa, la del capitán Kervin Piñerúa, quien se desempeñaba en la posición de opuesto y hacía vida en Turquía con el Afyon Belediye Yüntaş.

Un paro cardiaco acabó con la vida del jugador de 25 años de edad.

Aun así, los dirigidos por Ronald Sarti terminaron consiguiendo el cupo al Preolímpico en septiembre de 2019 —tras llegar a semifinales del Campeonato Sudamericano que se disputó en Chile— y salieron campeones del mismo. Brasil y Argentina habían clasificado directamente a Tokio 2020.

Loading...
Nosotros pasamos por muchos obstáculos en lo deportivo y extradeportivo. Fueron situaciones que nos dieron mucha fuerza. La pérdida de nuestro compañero Kervin Piñerúa fue muy dura para nosotros, debido a que él anhelaba estar en estos Juegos. Esta clasificación se la dedicamos a él. Sé que desde el más allá nos está apoyando, se está riendo y está contento por todos estos logros”, declaró Héctor Mata, líbero del sexteto nacional, en exclusiva para El Diario.

El jugador relató que, en un principio, tanto él como sus compañeros no esperaban este logro, pero sabían que tenían una oportunidad “de oro” en vista de que Brasil y Argentina, los “grandes del voleibol suramericano”, ya estaban clasificados y ahora les tocaba enfrentar a “rivales un poco más accesibles”.

“Desde que nos enteramos que Brasil y Argentina no iban a estar en el repechaje, nos enfocamos en entrenar fuerte todos los días, en mentalizarnos que había muchas posibilidades de meternos en los Juegos Olímpicos. Concentrarnos en el mes de diciembre también fue parte fundamental de esa clasificación, puesto que veníamos compitiendo en nuestras ligas y tuvimos mucho más ritmo”, comentó el líbero.

Con el aval de la Confederación Suramericana de Voleibol (CSV), además de Venezuela, en el repechaje olímpico estuvieron Chile, Colombia y Perú en un grupo único, bajo un formato de todos contra todos. Al término de las tres jornadas en el Casino Gran Arena Monticello, ubicado al sur de Santiago, el combinado con mayor puntuación se quedaría con el boleto a los JJ OO.

Humberto Montes de Oca, asistente técnico de Sarti, comentó que una de las claves para obtener el boleto al magno evento, que se llevará a cabo del 24 de julio al 9 de agosto, fue tratar de mantener un colectivo cohesionado, en armonía, para generar los resultados deseados.

Al momento de arribar a Santiago, la delegación tuvo que esperar un par de horas en el aeropuerto para el traslado hacia el hotel de concentración. No obstante, venció 3 sets por 1 a los locales. En la segunda fecha, perdió ante Colombia en muerte súbita (cinco sets) y tenía la obligación de vencer a Perú y esperar que los chilenos derrotaran a los colombianos en la última jornada.

Pese a que las posibilidades eran complicadas, los criollos doblegaron a Perú en sets corridos (3-0). Al final, Chile se impuso 3-1 sobre Colombia y le otorgó la clasificación olímpica a Venezuela, que celebró de manera eufórica y emotiva en el Gran Arena Monticello.

“Contra Colombia perdimos porque cometimos muchos errores, y con todo y eso fuimos a cinco sets. Después de aquella derrota, subimos la autoestima, dijimos que esto no se había terminado y nos plantamos bien contra Perú. En ese momento estaba clasificado Colombia, pero Chile los venció y terminamos clasificando nosotros por esos cinco sets que disputamos frente a ellos”, agregó Montes de Oca.

Regreso a lo grande

Con el tricolor nacional en mano, el elenco nacional arribó el lunes 13 de enero al país, donde fue acogido por sus familiares, seres queridos y medios de comunicación en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, en Maiquetía.

Ángel Oramas, Leonard Colina, Fernando González, Jhonatan Quijada y Émerson Rodríguez fueron los únicos miembros del grupo que llegaron a Venezuela, puesto que el resto de los atletas se incorporó a sus respectivos clubes en el extranjero, incluyendo a Héctor Mata.

Durante el recibimiento, destacó la presencia de un juguete en forma de ovoide. Se trataba de un muñeco Daruma, que simboliza el resurgimiento y la búsqueda de una meta en de budismo Zen.

“No luce descabellado que la selección criolla del voleibol podría adoptar a Daruma como su amuleto de la suerte de cara a Tokio 2020.

Esta es la segunda vez que clasifica a los JJ OO, luego de su debut en Pekín 2008, por lo que una motivación y ayuda extra no caería nada mal en su plan de destacar en la competición que cierra el ciclo olímpico”, reseña el Comité Olímpico Venezolano (COV) en una nota de prensa.

Foto: Prensa COV

Falta de apoyo

El voleibol venezolano, tanto el masculino como el femenino, ha sido una de las víctimas más recurrentes de las desatenciones por parte de los entes que manejan el deporte en el país. “Es un tema bastante complicado. Desde los últimos años, nosotros no hemos tenido el apoyo como tal de las autoridades deportivas”, señaló Mata, quien hace vida en Rumania con el club Gloria Buzâu.

Debido a la falta de recursos y problemas con la emisión de boletos aéreos por parte del Ministerio para el Deporte y la Federación Venezolana de Voleibol (FVV), el sexteto masculino dio forfeit cuando iba a debutar en la Liga Mundial de 2017, celebrada en Frankfurt, Alemania. En ese mismo año, la selección femenina no pudo disputar la final del Grand Prix por la misma causa.

La historia similar se repitió con la dupla femenil de voleibol de playa, integrada por Gabriela Brito y Norisbeth Agudo, en la primera parada de 2019 de la CSV, disputada en San Francisco del Sur, Brasil; así como para la selección juvenil en el Sudamericano U-20 de 2018, organizado en Lima, Perú.

Foto: Cortesía

Mata, quien fue premiado como el mejor receptor y el mejor líbero del Preolímpico, contó que, cuando llegó el momento de disputar el torneo de Santiago, fue cuando recibieron el apoyo del Ministerio y la FVV.

“Pero no hay que ver atrás, ya logramos lo que queríamos. Ahora trataremos de dar el máximo. A los entes deportivos les pido que nos apoyen, que nos sigan, que nos escuchen; que traten de mejorar la situación del voleibol en Venezuela, el semillero, las categorías menores, juveniles y adultas, tanto en masculino como en femenino. Creo que ahora tendremos el apoyo total”, expresó el líbero.

Montes de Oca también considera que las selecciones juveniles necesitan mayor atención: “Hace falta apoyo a las selecciones menores, a la base, ahí radica el secreto del éxito; que esa pirámide se haga más amplia y así los logros se puedan obtener de manera más certera y segura. Es importante que las categorías menores asistan a sus competencias internacionales, pasando por los sudamericanos y los clasificatorios a los mundiales, tanto en femenino como en masculino”.

El entrenador afirmó que el Ministerio para el Deporte está comprometido con el cuerpo técnico para organizar la gira olímpica. “Tenemos que pensar que se logró la clasificación y contar con ese apoyo con miras a los Juegos Olímpicos de 2024 y 2028”, complementó.

Foto: Prensa COV

La respuesta del gobierno

Pedro Infante, ministro para la Juventud y Deportes, sostuvo el 15 de enero una reunión de trabajo con los jugadores y el cuerpo técnico masculino para definir los criterios de preparación que tendrán para la cita olímpica. Asimismo, prometió fortalecer la Liga Nacional de Voleibol y la infraestructura del Gimnasio Gastón Portillo, en Caracas, donde entrena la selección nacional.

“Vimos con ellos los temas fundamentales, la proyección de trabajo, más allá de Tokio 2020, lo que debe el ciclo 2024-2028, la importancia de las categorías menores, tanto en masculino como en femenino, para tratar de iniciar un ciclo 2020-2024 con mayor planificación”, indicó el ministro por medio del departamento de prensa del COV.

Posteriormente, los miembros de la selección fueron condecorados el 16 de enero con la Orden Francisco de Miranda en su tercera clase. Nicolás Maduro, jefe de Estado, los recibió en el Salón Ayacucho del Círculo Militar, en Caracas.

“Debemos motivarnos a partir de esta clasificación a darle un apoyo especial al deporte, como el voleibol, en los liceos, porque ahí es donde están sembrados los futuros medallistas de Venezuela”, manifestó Maduro, quien anunció la adjudicación de un vehículo para cada jugador.

Boleto en mano

La Vinotinto de las mallas, que tiene previsto realizar de 12 a 15 compromisos contra representaciones de otros países de cara a los JJ OO,  quedó alojada en el Grupo A, junto al anfitrión Japón, Polonia, Italia, Canadá e Irán.

“Veo un equipo muy enfocado y contento por estar en Tokio. Sabemos que veremos a rivales de altísimo nivel. Eso es lo que cualquier atleta quiere, ¿no?, enfrentarse a los mejores. La idea es divertirnos. Obviamente, se debe buscar resultados positivos para darle una alegría al país”, apuntó Mata.

Brasil (campeón defensor), Rusia (en duda por la sanción que impuso la  Agencia Mundial de Antidopaje a toda su delegación), Francia, Argentina, Estados Unidos y Túnez aparecen en el grupo B. Los primeros cuatro de cada grupo avanzarán a los cuartos de final.

Los partidos se llevarán a cabo en el Arena de Ariake.

“En Tokio 2020 estarán las 12 mejores selecciones del mundo. Evidentemente que las expectativas son las más grandes. La idea es tratar de ganar la mayor cantidad de partidos, y al que no se le pueda ganar se debe tomar eso experiencia”, aseveró Montes de Oca

Para la cita olímpica, el grupo que dirige Sarti estará conformado por 12 jugadores, en lugar de 14. De esta forma, Venezuela pasó de cinco a 17 atletas clasificados a Tokio 2020; entre ellos, se encuentran Yulimar Rojas, Robeylis Peinado y Daniel Dhers. Sin embargo, es una de las delegaciones con el porcentaje más bajo de clasificados respecto a Río 2016.

Los 14 “guerreros” que metieron al voleibol criollo en Tokio 2020

José “Chema” Carrasco
Héctor Mata
Luis Antonio Arias
Willner Rivas
Armando Velásquez
José Verdi
Edson Valencia
Ronald Fayola
Émerson Rodríguez
Leonard Colina
Fernando González
Jonathan Quijada
Robert Oramas
Eliécer Canelo

Suscribir vía Telegram

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas