Neoespartanos aterrados por el alto costo de los medicamentos en las farmacias insulares

Fuente: El Sol de Margarita

0

El Sol de Margarita | El precio de los medicamentos se incrementa casi a diario, algo que tiene muy preocupados a los residentes de la región insular que dependen de un tratamiento médico para sobrellevar condiciones de salud como hipertensión, diabetes, asma o cualquier otra patología que requiera de una dosis diaria de pastillas o jarabes.

La gente está simplemente asombrada de ver como una caja de pastillas puede superar hasta más del 100% su valor cada mes y ante esta realidad no hay ente competente que tome el control de la situación.

Atrás quedaron los días cuando los expendios estaban vacíos y era notable la escasez de medicamentos, ahora están abarrotados de todo tipo de fármacos, que en algunos casos son mirados por los enfermos como tesoros casi inalcanzables por su alto costo.

Los neoespartanos aseguran que esta variedad de medicamentos se debe a la dolarización del mercado que ha logrado abastecer nuevamente a las farmacias, pero también ha hecho que el valor sea demasiado alto, sobre todo para aquellos que viven de un salario mínimo o de una pensión.

El encargado de la Farmacia Bulevard Guevara, Asmar Elneser, aseguró que el incremento en los precios de los medicamentos se debe a que vivimos una economía inflacionaria.

Explicó que cuando el medicamento tiene mucha demanda es cuando sube más de precio, lo que genera molestia en los clientes.
Según Elneser, las medicinas con más demanda -y por ende suben de precio constantemente- son el Atamel o la Enterogermina, antidiarreico, que es más escasa.
“El precio lo coloca el laboratorio y nosotros le sumamos un 30% de ganancia, que es lo que permite mantener operativa la farmacia”.

Añadió que en varias oportunidades ha tenido que hacer descuentos a medicamentos para ayudar a personas que no tienen el dinero suficiente para costear su tratamiento.
Geraldine González, quien se encuentra embarazada y es residente del municipio Díaz, indicó que ha visto un aumento importante en los antibióticos en los últimos meses.
Afirmó que su ingreso mensual no le permite comprar medicamentos a pesar de que se dedica a la repostería y su esposo también tiene trabajo.

“Cuando tengo necesidad de un medicamento siempre voy por varias farmacias buscando presupuesto y ver dónde la puedo conseguir más económica”.

PRINCIPIOS IMPORTADOS
Por su parte, Alexander Portillo, auxiliar de Farma AKL, añadió que el aumento constante de los fármacos tiene su explicación y se debe a que los principios activos de estos son importados, por lo que se rigen por la variación del dólar.

A su juicio, los medicamentos relacionados con la hipertensión, esquizofrenia, alzheimer y parkinson son los que más han subido de precio en los últimos días.
Portillo explicó que la gente está todo el tiempo comparando precios y terminan comprando donde se encuentre más barato.

“Tratamos de mantener los precios más económicos y la gente nos los dice. Nos ajustamos a un margen de ganancia de 30%, que es lo estipulado en la ley”.
Lidia Millán, habitante del municipio García, dice que el valor de los medicamentos es demasiado elevado, por lo que es imposible comprar los de su padre con la pensión.

“El medicamento Lasix me cuesta 220.000 bolívares y la pensión son 250.000 bolívares. Entre todos los hermanos reunimos para poder comprar sus medicinas”.
Alberto Suárez, auxiliar médico de la Farmacia Igualdad, dijo que la gente se queja de los precios porque son muy altos, pero ese es el precio que viene de los laboratorios más el margen de ganancia que está estipulado en la ley.

Añadió que los aerosoles para el asma y los antigripales son de los fármacos más costosos en los últimos días.
“Cada vez que llegan suben más de precio, creo que esto se debe a la demanda que tienen en el mercado en el caso de los antigripales. Supongo que en los antiasmáticos se debe a los compuestos que contienen”.

Suárez aseveró que los medicamentos están llegando con bastante frecuencia y son pocos los rubros que presentan escasez.
Flor Farías, vecina de Santa María en el municipio Tubores, indicó que toma medicamentos para la hipertensión y con lo que cobra mensualmente es difícil comprarlos.

“El losartán es demasiado caro y a veces ni los genéricos son accesibles. Estas pastillas están entre 130 000 y 150.000 bolívares, pero con los gastos de alimentación no me da la base”.
Los residentes de la región insular hicieron un llamado a las autoridades a tomar cartas en el asunto y controlar el valor de los medicamentos en la entidad.

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas