TIROTEO ALEMANIA| El asesino de Hanau quería eliminar a los extranjeros de Alemania

Fuente: ABC España

0

El autor del tiroteo de Alemania tenía licencia de armas porque había pertenecido a un club de tiro y practicaba el deporte de la caza. Eso explica sin duda la precisión de sus disparos cuando anoche salió a la caza de extranjeros. Los buscó en su hábitat natural, dos bares en los que se fuma shisha y frecuentados por extranjeros, una categoría «a eliminar», según ha dejado Tobias R. escrito en un manifiesto de 27 páginas en el que justifica la exterminación de un buen número de etnias.

Formado como administrador de empresas y con experiencia laboral en el sector de la banca, el asesino de Hanau (Alemania) vivía con su madre de 72 años, a pesar de que había cumplido ya los 43. Pasaba muchas horas al día en Internet, donde alimentaba sus opiniones radicales y paranoicas de carácter xenófobo. En su opinión, no es suficiente identificar o separar del resto a ciertos grupos étnicos, ya que su existencia es «en sí misma un error fundamental». Varios pueblos deben ser «completamente destruidos», en referencia a nacionalidades de Asia, grupos étnicos del norte de África e Israel. Especialmente agresivo se mostraba con los habitantes de Turquía y países árabes, a los que no deseaba ver en Alemania. Estaba convencido de que era monitoreado por poderes opacos desde su nacimiento y en todas las fases posibles de su vida, por «una organización que opera sobre la base de un servicio secreto pero que no aparece oficialmente por su nombre».

Cuatro días antes de lanzarse al asesinato indiscriminado de extranjeros en la ciudad de Hanau, donde residía, publicó un vídeo en Internet en el que manifestaba su preocupación por determinadas teorías de conspiración. Dirigía un aviso en inglés, por ejemplo, a la población de Estados Unidos para advertir sobre la presencia en su territorio de supuestas bases militares subterráneas que consideraba una amenaza y en las que, denunciaba, «se maltrata y asesina a niños«. En estas bases, alertaba, «se da culto al diablo», por lo que llamaba a los estadounidenses a «despertar» y «luchar ahora«.

Peter R. Neumann, director del Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización en el King’s College de Londres, considera a la luz de estos documentos que «el autor era xenófobo y que sentía un odio violento hacia personas de diferente raza o procedencia«. Aunque el Islam no se menciona por su nombre como enemigo, la selección de países hostiles también apunta a la islamofobia. «Odia tanto a los extranjeros como a los alemanes no arios y se refiere explícitamente a la teoría de la raza nacionalsocialista, justificando su llamada al genocidio con el argumento según el cual la ciencia muestra que algunas razas son superiores»«. Como él mismo dejó escrito, pensaba que «no alcanzo a entender el motivo por el que tengo que encontrar extranjeros en las calles de mi propio país» y «si no podemos expulsarlos, tendremos que eliminarlos».

 

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas