Cómo afecta el calor a los medicamentos

Fuente: Mejor con salud

0

En alguna ocasión habrás podido ver cómo afecta el calor a los medicamentos. Las altas temperaturas del verano son un factor a tener en cuenta por su posible influencia en los tratamientos, así como en la conservación de los fármos.

La Agencia Española de Medicamentos (AEMPS) publica cada año un documento sobre seguridad en caso de ola de calor. En concreto, consta de información sobre el buen uso de los medicamentos y la adecuada conservación de los mismos. Además, contiene recomendaciones específicas para pacientes con situaciones clínicas especiales en caso de ola de calor.

¿Cómo conservar los medicamentos cuando hace calor?

En caso de temperaturas externas elevadas, los medicamentos que deben conservarse entre 2 y 8ºC deben utilizarse tan pronto como se hayan sacado del frigorífico. Por otro lado, los medicamentos que se deben conservar a una temperatura inferior a 25 ó 30ºC suelen presentar un límite superior de tolerancia.

Cuando transportes tus medicamentos, debes tener las precauciones de conservación, utilizando una nevera portátil en el caso de que sea necesarioEn cualquier caso, los fármacos en general no deben estar expuestos mucho tiempo a temperaturas elevadas como las que frecuentemente se alcanzan en los maleteros o el interior de los coches expuestos a pleno sol.

Cuando tengas que tomar algún medicamento, es aconsejable que leas con detenimiento el prospecto y consultes a tu farmacéutico si tienen alguna duda o ves advertencias que no entiendas o te preocupe. Puesto que algunos fármacos deben mantenerse en el frigorífico y, en la mayoría, se aconseja que no estén en ambiente que superen los 25 ó 30 grados centígrados.

Como afecta el calor a los medicamentos
Debes leer el prospecto de los medicamentos para saber cuál es su temperatura ideal de conservación.

Formas en las que afecta el calor a los medicamentos

Algunas formas farmacéuticas -como los supositorios, óvulos o cremas- son bastante sensibles a altas temperaturas. En este caso, no es el principio activo el que es sensible al calor, sino por la propia forma farmacéutica. Por tanto, hay que valorar distintos aspectos para ver como afecta el calor a los medicamentos. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Forma farmacéutica: formas farmacéuticas específicas, como supositorios, óvulos o cremas, son bastante sensibles a elevaciones de temperatura. En este caso, es relativamente fácil observar si están en buen estado para su uso después de la exposición al calor.
  • Aspecto: el aspecto de la caja, de la presentación y del medicamento en sí dependen en gran medida del control del usuario o paciente. Hay que revisar correctamente que las condiciones del envoltorio y del producto sean las adecuadas. Será el consumidor quien determine la estabilidad a través del análisis de la apariencia externa. Ante la duda, es preferible no consumir.

Medicamentos termolábiles

La conservación de los medicamentos termolábiles, en especial los que hemos de almacenar entre la temperatura de 2º y 8ºC es importante durante un viaje. Para estos fármacos se hace imprescindible la utilización de un embalaje isotérmico refrigerado.

El calor puede afectar al medicamento, especialmente si este se encuentra expuesto a altas temperaturas por largo tiempo. Puede haber pérdida del efecto y aparición de efectos adversos. En caso de temperaturas externas elevadas, está recomendado utilizarlos tan pronto como se hayan sacado del frigorífico.

conservar medicamentos en la heladera
Hay fármacos que sólo se pueden conservar en heladeras para mantener su integridad

Algunas recomendaciones de la AEMPS

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios hace algunas recomendaciones para el buen uso de los medicamentos cuando las temperaturas son elevadas. Entre ella se encuentran las siguientes:

  • No reduzcas ni interrumpas los tratamientos sin consultar con tu médico.
  • Evita tomar antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) en la medida de lo posible, especialmente los nefrotóxicos, cuando haya riesgo de deshidratación.
  • No tomes paracetamol en caso de insolación, ya que su ineficacia para tratarla está demostrada.
  • Si te han recetado algún fármaco diurético, ten en cuenta que tu médico tendrá que reajustar la ingesta de líquidos y de sodio.
  • No tomes ningún medicamento sin consejo médico, ya que pueden interactuar con otro tratamiento o causar efectos indeseados.

Conclusión

Durante todo el año, y muy especialmente en momentos en los que las temperaturas sean muy elevadas, debes conservar los medicamentos en lugares frescos y secos, no expuestos directamente a la luz solar. Si tienes dudas, es fundamental que leas el prospecto de los fármacos que adquieras. Allí está la información pertinente y relevante para su guardado.

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas