Gobierno irlandés cree estar en «buen camino» para frenar la epidemia

Fuente: EFE

0

El Gobierno irlandés cree que está en el «buen camino» para frenar el avance del coronavirus, tras constatar que el número de infectados es menor que el previsto.

Las autoridades sanitarias confirmaron este jueves que, a fecha del 1 de abril, se diagnosticaron 212 nuevos casos de COVID-19, hasta sumar un total de 3.447 positivos y 85 muertos.

El jefe médico adjunto del Ministerio de Sanidad, Ronan Glynn, reconoció que aún es pronto para extraer conclusiones a partir de esas cifras, pero confió en que el endurecimiento de la medidas de confinamiento de la población anunciadas el pasado viernes darán resultados.

«Aunque haya doscientos o trescientos casos o más, somos conscientes de que cada caso es una persona, pero 212 son menos de lo que habíamos previsto», expuso el experto.

Insistió en que la «batalla» contra el coronavirus solo «se ganará» cuando «reduzcamos drásticamente las cifras», lo que pasa por evitar que «cada individuo infectado» se lo «transmita a otra persona».

«Hay una serie de indicadores positivos, como el número total de casos detectados ahora y el pronosticado hace unas pocas semanas, y sobre lo que sabemos respecto a las encuestas de población, su adhesión a las nuevas medidas y el grado de cumplimiento. Creemos que estamos en el buen camino» afirmó Glynn.

Destacó que el «número de casos diarios» ha «caído significativamente en términos porcentuales» respecto a hace dos semanas, si bien reconoció que «aún es demasiado pronto» para «extraer conclusiones definitivas» y «para bajar la guardia».

«Creo -advirtió- que nada ha cambiado la magnitud de todo esto o la necesidad de que todos nos lo tomemos con la mayor seriedad».

En este sentido, el experto lamentó que las autoridades no están efectuado «tantos test de COVID-19 como habíamos previsto».

«A medida que aumentemos la realización de pruebas en un periodo muy corto, por ejemplo durante los próximos diez días o dos semanas, obtendremos una imagen del impacto que tiene esta enfermedad sobre la población en su conjunto», agregó Glynn.

El primer ministro irlandés en funciones, el democristiano Leo Varadkar, ya ordenó el pasado 15 de marzo el cierre de bares y pubs, pocos días después del de escuelas y universidades, al tiempo que recomendó el trabajo en casa y el distanciamiento social.

Varadkar extendió esas limitaciones una semana después a «los servicios no esenciales», aunque todavía se resistió a decretar una confinamiento más estricto y se mantuvo la actividad, por ejemplo, en el sector de la construcción.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas