Cómo es un injerto capilar

0

Cómo es un injerto capilar – explicación sencilla

Un injerto capilar es un método quirúrgico, el cual se realiza en clínicas especializadas en trasplante capilar y tratamientos de medicina estética, cuya función principal es el trasplante de pelo. Su finalidad es extraer los folículos pilosos más resistentes de un área donde tenemos el pelo más fuerte para implantarlo en la zona donde se ha perdido cabello. Gracias a este tratamiento se consigue que el cabello implantado nazca, crezca de nuevo y esta vez lo haga con un comportamiento normal, propiciando que la persona que se ha realizado un injerto capilar recupere su imagen o la mejore gracias a poder tratar así problemas como la calvicie.

Este procedimiento consiste en extraer los folículos pilosos de zonas como la nunca, que es la más común, y trasplantarlos a las zonas de la cabeza que lo requieran. No obstante, si la alopecia que se sufre es más drástica y no hay ningún pelo en la cabeza, se valora la extracción de otras zonas con vello fuerte, como el pecho, la espalda o la zona púbica.

No obstante, cada caso requiere de una valoración médica y personal, dado que en algunos casos donde los problemas de calvicie son mayores, se requieren de un nuevo tratamiento una vez finalizado el implante. El objetivo de este segundo injerto es incrementar la densidad del cabello en la zona tratada. Cada paciente, además, podrá definir cuál es su objetivo sobre la cantidad de cabello que desea recuperar para mejorar su aspecto.

¿Después del injerto capilar puede caerse el pelo?

Se trata de la pregunta del millón, aquella que hacen todos aquellos que están planteándose recurrir al injerto capilar para reconducir su calvicie o incipiente alopecia. La respuesta es sencilla: el injerto capilar es un tratamiento definitivo, por lo que los folículos que se han implantado en la cabeza no van a caerse. Esto ocurre dado que las zonas de las cuales se han extraído los folículos son áreas más resistentes a la dihidrotestosterona, la hormona que propicia la pérdida de pelo. Por tanto, al ser folículos pilosos implantados en la cabeza, estos permanecerán, aunque se caerá el cabello al realizar su ciclo, y así de ellos nacerán y crecerán nuevos cabellos fuertes y sanos, tal y como es el proceso normal de crecimiento y caída del pelo.

Cómo se hace un injerto capilar

Ahora que sabes qué es un injerto capilar, es importante que sepas cómo se realiza dicho tratamiento. El primer paso antes de proceder a tal intervención siempre es acudir a un especialista en la materia que pueda realizar un diagnóstico para determinar cuál es la solución más pertinente para cada caso, una vez se ha conocido la causa de la pérdida del pelo a través de pruebas como la tricoscopia o análisis de imagen del cabello, el tricograma o un análisis de sangre, entre otras.

Una vez se ha decidido hacer un injerto capilar, debes saber que el método ha mejorado con los años y que, actualmente, se trata de una operación fácil y sencilla, realizada mediante anestesia local, como tantas otras intervenciones quirúrgicas, y con una duración de entre 5 y 8 horas, dependiendo de cada caso. El trasplante de pelo puede realizarse mediante dos técnicas básicas:

Técnica FUE

Se trata de la extracción de las unidades foliculares y es un método muy eficaz, puesto que consiste en introducir pequeños injertos en el cuero cabelludo de las zonas carentes de pelo. Para realizar este procedimiento es necesario reducir el cabello del paciente a los 3 mm de longitud, de modo que los folículos implantados se puedan adaptar fácilmente durante el implante.

Técnica DHI

Se trata de una implantación directa del cabello. Para aplicar esta técnica se necesita establecer un pelo más sano y fuerte, sin necesidad de tener que rapar al paciente para llevar a cabo el injerto, pero marcando con exactitud tanto el ángulo, la dirección y la profundidad del implante.

Una vez seleccionada la técnica con la que se practicará el implante, el médico dibujará la línea de cabello en la zona donde debe injertarse, llevará a cabo la extracción de los folículos de la zona donadora y realizará el injerto capilar con unas pinzas para microcirugía. Las horas posteriores a la intervención serán claves para comenzar a observar la evolución de la intervención. También se hará un seguimiento médico durante las semanas o meses siguientes para garantizar la recuperación y alcanzar el éxito del implante, siempre que se lleven a cabo los cuidados y consejos médicos, como el lavado de cabeza correcto o el cuidado con la cicatrización. Si sigues todos los consejos, tras 12 meses verás que tu cabello ha crecido un 90%.

Un Cómo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas