Huevo: el ingrediente perfecto para una piel bonita

0

Quien diría que durante esta cuarentena, nuestros mejores aliados de belleza serían los ingredientes naturales para hacer mascarillas caseras. A pesar de los grandes beneficios que tienen los productos y cosméticos que utilizamos en nuestra rutina para cuidar nuestra piel, lo natural, siempre es mejor.

Los remedios caseros son nuestra mejor opción ante las limitadas o nulas posibilidades al no poder ir a un spa o hacernos un tratamiento facial con los expertos. Los cuidados de la piel y la belleza son aspectos que no debemos de descuidar en nuestros días en casa y para eso no se necesita de gastar de nuestro bolsillo.

Como bien sabemos, el huevo es una fuente de proteína y grasa natural que ayuda a mantener nuestro cuerpo con los nutrientes que necesitamos por la mañana. Sin embargo, el huevo también posee propiedades benéficas para nuestra piel que hará que tengas una piel más lista y tersa.

MASCARILLA DE HUEVO PARA LA PIEL

El huevo es un ingrediente que tenemos en nuestra cocina y junto con otros elementos naturales podemos darle varias utilidades para que nuestra piel tenga elasticidad, reducir los poros abiertos y tener nuestra piel con los nutrientes naturales del huevo.

INGREDIENTES

  • 1 huevo
  • 1 cucharada de miel
  • 1 limón
  • 1 cucharada de avena (opcional)

MODO DE PREPARACIÓN

Para preparar una mascarilla de huevo para el rostro es necesario separar la yema de la clara. Al tener la clara en un recipiente se le agrega una cucharada de miel, limón a su consideración para eliminar el sebo del huevo, y una cucharada de avena (opcional) si quieres hacer una exfoliación natural, mezclarlo todo y listo, ya lo puedes aplicar a tu cara recién lavada.

MODO DE USO

Esta mascarilla la puedes utilizar de dos a tres veces por semana. Sin embargo es importante resaltar que el huevo ni ninguno de los ingredientes anteriores se puede aplicar en el rostro si se tiene una reacción alérgica o irritación en la piel. Además de tomar las precauciones de no aplicar el huevo si se tienen heridas abiertas o cicatrizando cómo granos porque se pueden infectar con el huevo.

Además de evitar el contacto del huevo con los ojos y boca debido a que el huevo puede traer consigo una bacteria conocida como salmonella que provoca una intoxicación en el organismo con síntomas de vómito, diarrea y dolor de abdomen.

Soy Carmín

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas