Los aeróbicos pueden ser beneficiosos para el cerebro a cualquier edad

0

Un estudio publicado en la edición en línea del 13 de mayo de 2020 de Neurology, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología, aseguró que nunca es demasiado tarde para atarse unas zapatillas y hacer ejercicio para la salud del cerebro, reseñó ScienceDaily.

La investigación sugiere que los adultos mayores, incluso los adictos a la televisión, pueden desempeñarse mejor en ciertas pruebas de pensamiento y memoria después de solo seis meses de ejercicio aeróbico.

«Como todos descubrimos eventualmente, perdemos un poco mental y físicamente a medida que envejecemos. Pero incluso si comienzas un programa de ejercicio más adelante en la vida, el beneficio para tu cerebro puede ser inmenso», dijo el autor del estudio Marc J. Poulin, de la Escuela de Medicina Cumming de la Universidad de Calgary en Alberta, Canadá.

«Claro, el ejercicio aeróbico hace que la sangre se mueva a través de su cuerpo. Como descubrió nuestro estudio, también puede hacer que la sangre se mueva a su cerebro, particularmente en áreas responsables de la fluidez verbal y las funciones ejecutivas. Nuestro hallazgo puede ser importante, especialmente para adultos mayores en riesgo para el Alzheimer y otras demencias y enfermedades cerebrales», explicó.

En el estudio participaron 206 adultos que antes de comenzar la intervención de ejercicio de seis meses ejercitaron no más de cuatro días a la semana a una intensidad moderada durante 30 minutos o menos, o no más de dos días a la semana, una intensidad alta durante 20 minutos o menos por día.

Tenían una edad promedio de 66 años y no tenían antecedentes de problemas cardíacos o de memoria. Los participantes recibieron pruebas de pensamiento y memoria al comienzo del estudio, así como un ultrasonido para medir el flujo sanguíneo en el cerebro. Las pruebas físicas se repitieron a los tres meses, y los tests físicos y de pensamiento se repitieron al final de los seis meses.

Los participantes se inscribieron en un programa de ejercicio aeróbico supervisado que se llevó a cabo tres días a la semana. A medida que avanzaban en el programa, aumentaron su entrenamiento de un promedio de 20 minutos al día a un promedio de al menos 40 minutos. Además, a las personas se les pidió que trabajaran por su cuenta una vez por semana.

Los investigadores encontraron que después de seis meses de ejercicio, los participantes mejoraron un 5,7% en las pruebas de función ejecutiva, que incluyen flexibilidad mental y autocorrección. La fluidez verbal, que prueba qué tan rápido puede recuperar información, aumentó en un 2.4%.

«Este cambio en la fluidez verbal es lo que esperarías ver en alguien cinco años más joven», señaló Poulin.

Antes y después de seis meses de actividad aeróbica, se midió el ultrasonido en el flujo sanguíneo máximo promedio de los participantes al cerebro. El flujo sanguíneo aumentó de un promedio de 51.3 centímetros por segundo (cm / seg) a un promedio de 52.7 cm / seg, un aumento del 2.8%. El incremento en el flujo sanguíneo con el ejercicio se asoció con una serie de mejoras modestas pero significativas en los aspectos del pensamiento que generalmente disminuyen a medida que envejecemos, dijo el líder de la investigación.

«Nuestro estudio demostró que seis meses de ejercicio vigoroso pueden bombear sangre a regiones del cerebro que mejoran específicamente sus habilidades verbales, así como la memoria y agudeza mental», exptesó.  «En un momento en que se espera que estos resultados disminuyan debido al envejecimiento normal, tener este tipo de aumentos es emocionante».

Una limitación del estudio fue que las personas que hicieron el ejercicio no se compararon con un grupo similar de personas que no se ejercitaban, por lo que los resultados pueden deberse a otros factores, aunque los investigadores trataron de controlar esto. Asimismo, algunos de los ejercicios no fueron supervisados, por lo que la cantidad informada puede no ser confiable.

El estudio fue apoyado por los Institutos Canadienses de Investigación en Salud, la Cátedra Brenda Strafford Foundation en Investigación de Alzheimer y el Programa de Investigación de la Sociedad de Alzheimer de Canadá.

Agencias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas