Vacuna experimental estadounidense contra la COVID-19 logró producir anticuerpos en ratones y cobayas

0

La compañía de inmunoterapia estadounidense Inovio confirmó este miércoles que su vacuna contra la COVID-19 está dando buenos resultados en su fase de experimentación.

“Detectamos respuestas de anticuerpos que hacen muchas de las cosas que querríamos ver en una vacuna”, indicó el doctor David Weiner, director del centro de vacunas e inmunoterapia del Wistar Institute, que ha estado colaborando con Inovio Pharmaceuticals Inc.

Inovio, que comenzó los ensayos en humanos de su vacuna en abril, afirmó que los resultados preliminares de esas pruebas clínicas se conocerán en junio, reseñó Reuters.

Los 40 participantes sanos de la fase 1 del ensayo clínico recibieron dos dosis de la vacuna llamada INO-4800, con cuatro semanas de diferencia, y las dos semanas siguientes quedaron bajo observación.

“Ya estamos revisando los datos sobre la seguridad sanitaria y han sido benignos”, dijo a Reuters la doctora Katherine Broderick, jefa de investigación y desarrollo de Inovio. “Algunas personas presentaron un ligero enrojecimiento en el brazo”.

Broderick señaló que cuando los datos preliminares sean examinados, Inovio espera contactar a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para pedirle autorización para pasar a la segunda y tercera fase de ensayos clínicos, lo que podría ocurrir en julio o agosto.

Inovio dijo que un reciente estudio sobre animales, publicado en la revista Nature Communications, valida su plataforma de fármacos basados en ADN y refuerza datos de ensayos clínicos positivos anteriores de su vacuna experimental para un coronavirus diferente -no el COVID-19- que provoca el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio.

Esa vacuna y la fórmula INO-4800 se desarrollan empleando una tecnología nueva que utiliza genes específicos ubicados en la porción externa “más alta del virus».

Inovio planea ahora probar su vacuna en animales más grandes como conejos y monos, y someterla a estudios “desafiantes” en ratones, hurones y monos, declaró Broderick, lo cual implica darle intencionalmente el virus al animal vacunado y luego ver si la vacuna impide la infección.

Con información de Reuters

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas