Falcón: Detenidos en retenes preventivos inician huelga de hambre

0

Los detenidos de los Centros de Detención Preventiva en el estado Falcón iniciaron una huelga de hambre este miércoles, 20 de mayo, para exigir que se aceleren los procesos y medidas sustitutivas de libertad para quienes ya han cumplido la mitad de sus condenas sin ser enviados a alguna cárcel del país.

Mediante los familiares, los detenidos hicieron llegar a El Pitazo un audio y fotos de la situación que atraviesan. Denunciaron hacinamiento, retraso en los procesos legales, falta de alimentación para muchos de ellos, maltratos físicos, además de psicológicos y verbales por parte de quienes custodian los centros de detención.

A la huelga de hambre se unieron los detenidos en la Policía de Carirubana y en las Salas de Detención Preventiva de la Policía de Falcón, ubicadas en Carirubana, Coro y Tucacas.

Un vocero de los reos, quien declaró estar recluido en la Policía de Carirubana, aunque prefirió reservar su identidad por temor a represalias, aseguró que en la sala hay 114 detenidos y varios de ellos son menores de edad.

De esa cifra, 80 ya están penados y el tiempo se les ha pasado en el lugar, lo que significa que no han podido cumplir la condena en alguna cárcel del país. «El 40% de los que ya tenemos una pena igual o menor a cinco años, ya hemos cumplido más de la mitad, por lo que merecemos una medida de libertad», afirmó la fuente.

El vocero extendió el llamado a un fiscal nacional o de derechos fundamentales para que se sume y trabajen sobre las necesidades de los privados de libertad. «No estamos pidiendo visitas, como quieren hacer saber los policías, pero sí queremos mejores condiciones y libertad para quienes ya la merezcan», alegó.

Denunció la misma persona que a muchos detenidos no les llevan comida porque no tienen familia en el estado o porque sus parientes viven muy lejos del centro preventivo. Con el inicio de la cuarentena y la restricción de horarios, a los familiares se les ha hecho aún más complicado poder prestar la ayuda.

Los detenidos tampoco han tenido acceso al agua potable todos los días para asearse, ni a ir a un hospital cuando tienen problemas de salud. «Siempre es un conflicto para pasar una pastilla o algún remedio, porque para eso hay que pagar. Igual que para salir a ver a los hijos y a la familia, hay que pagar en dólares», puntualizó.

El Pitazo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas