La dieta mediterránea mejora la memoria

0

Los alimentos que contiene la dieta mediterránea, como aquellos que aportan omega 3 y antioxidantes, tienen un efecto beneficioso sobre la salud cognitiva. Descubre qué dicen las investigaciones.

La dieta mediterránea ofrece importantes beneficios para la salud. Uno de ellos es su capacidad de mejorar la memoria. Este plan de alimentación, basado en el consumo de productos frescos, se caracteriza por contener nutrientes de alta calidad.

Además de categorizarse como cardioprotectora, la dieta mediterránea también es capaz de otorgar protección frente al deterioro cognitivo. De este modo, incrementar la ingesta de ciertos alimentos puede ayudar a garantizar la salud cerebral. ¿Qué dicen las evidencias?

Ácidos grasos para mejorar la memoria

Los alimentos que mejor le sientan al cerebro son los ácidos grasos,  sobre todo los de carácter insaturado. Por esta razón, se cree que la dieta mediterránea ayuda a mejorar la memoria. Estos nutrientes intervienen en la formación y desarrollo del cerebro. Además, estimulan su función y reducen la inflamación que puede producirse a nivel encefálico.

Es posible encontrarlos en alimentos como los siguientes:

  • Aceites vegetales, sobre todo de oliva extra virgen.
  • Pescado azul.
  • Mariscos.
  • Frutos secos y semillas.

Un estudio publicado en la revista Life Sciences sugiere que el consumo regular de ácidos grasos omega 3 contribuye a mejorar la memoria. Propone que estos nutrientes llevan a cabo una serie de funciones de carácter antioxidante y antiinflamatorio, que podrían evitar las alteraciones producidas a nivel del hipocampo.

Omega 3 y dieta mediterránea

Los antioxidantes de la dieta mediterránea contribuyen a la memoria

Otros de los nutrientes esenciales a la hora de preservar o mejorar la salud cognitiva son los antioxidantes. Estas sustancias se encuentran en altas cantidades dentro de la dieta mediterránea, sobre todo en los vegetales.

De este modo, y a partir de la ingesta de verduras de color rojo y de especias, podemos incluir en la dieta diaria flavonoides como las antocianinas o la curcumina.

El consumo regular de esta clase de nutrientes puede mejorar la memoria en individuos adultos, tal y como lo expone un artículo publicado en la revista Aging Clinical and Experimental Research.

La dieta mediterránea, al contener abundantes alimentos del reino vegetal, es una fuente de antioxidantes que contribuye a mejorar la memoria. Estos, una vez asimilados, mitigan los efectos negativos de los radicales libres, mejoran el desempeño cognitivo y reducen el riesgo de desarrollar otro tipo de enfermedades complejas.

Cuidado con el vino en la dieta mediterránea

A pesar de los múltiples beneficios que ofrece esta dieta, existe un componente de la misma con el que hay que tener especial cuidado. A pesar de que en épocas anteriores se defendió que consumir un vaso de vino al día mejora la salud cardiovascular, en la actualidad se ha desmentido este mito.

No se aconseja el consumo de alcohol en ninguna circunstancia, siempre y cuando estemos hablando en términos de salud. La ingesta de esta sustancia incide de manera negativa en el desempeño cognitivo, lo que reduce la memoria a corto y largo plazo.

Si bien algunos artículos científicos antiguos aseguran la presencia de antioxidantes en el vino, su contenido de taninos es significativamente inferior al contenido de estos en la uva. Además, el propio alcohol reduce la absorción de los mismos y genera problemas a nivel intestinal.

Cuidado con el vino en la dieta mediterránea

La dieta mediterránea puede mejorar la memoria

Una dieta variada, que priorice el consumo de alimentos frescos frente al de procesados, puede mejorar la memoria. La dieta mediterránea es abundante en vegetales y en grasas de alta calidad. Estos nutrientes tienen capacidad antioxidante y antiinflamatoria, lo cual repercute de forma positiva en el desempeño cognitivo.

Además, todas estas sustancias contribuyen a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades complejas a medio y largo plazo. Por este motivo, se recomienda ingerir de forma habitual productos procedentes del mundo vegetal, así como pescados y especias.

No obstante, dentro de la dieta mediterránea, es necesario tener especial cuidado con el alcohol. Este patrón alimenticio aconseja la inclusión de un vaso de vino al día para favorecer la salud cardiovascular.

Los últimos estudios aseguran que el consumo de esta bebida no tiene efectos protectores sobre el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas. Además, su ingesta habitual puede interferir en la función cognitiva y, de hecho, llega a empeorar o reducir la memoria.

En su lugar, es necesario potenciar el consumo de agua. Utilizar especias en el ámbito culinario también resulta importante a la hora de otorgarle un valor añadido a la dieta. La mayor parte de estos ingredientes cuentan con potencial antioxidante y antiinflamatorio, lo que puede ayudar a estimular la memoria.

800Noticias

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas