Cómo fortalecer las defensas con cuatro antibióticos de origen natural

0

Brindarle al organismo nutrientes que le permitan mantener sus mecanismos de defensa activos puede evitar el desarrollo continuo de infecciones respiratorias y otra amplia variedad de enfermedades comunes.

Nuestro sistema inmunitario depende de muchos de nuestros alimentos para mantenerse fuerte y preparado contra los agentes infecciosos que nos atacan.

Para ello podemos contar con los antibióticos que desde siempre nos ha brindado la naturaleza y que afortunadamente aún los tenemos a la mano, de acuerdo al portal web mejor con salud, podemos tomarlos como complementos para ayudar a fortalecer las defensas antes de sufrir enfermedades.

1. Ajo

El ajo contiene compuestos sulfurosos que le confieren propiedades antibióticas, antibacterianas y antiinflamatorias.

Es uno de los alimentos que nos ayudan a mantener el sistema inmunitario fuerte, en especial en casos de infecciones virales y bacterianas.

Ingredientes

1 diente de ajo

1 cucharada de aceite de oliva (16 g)

Preparación

Tritura un diente de ajo crudo y mézclalo con una cucharada de aceite de oliva virgen extra.

Modo de consumo

Ingiere el preparado de ajo en ayunas, todos los días.

2. Orégano

El orégano cuenta con aceites esenciales y compuestos antioxidantes que ayudan a combatir y eliminar varios tipos de virus, bacterias y hongos.

Suele emplearse para el tratamiento de las enfermedades respiratorias, aunque también es útil contra las infecciones intestinales y urinarias, ayudando a fortalecer las defensas.

Ingredientes

1 cucharadita de orégano (5 g)

1 taza de agua (250 ml)

Preparación

Pon a hervir una taza de agua y, cuando alcance su punto de ebullición, retírala del fuego y agrégale una cucharadita de orégano.

Tapa la bebida, deja que repose 10 minutos y cuélala.

Modo de consumo

Ingiere de 2 a 3 tazas de infusión de orégano al día.

3. Jengibre

El jengibre es uno de los antibióticos naturales que más se emplean en el tratamiento de las infecciones intestinales, respiratorias y orales.

Su principal activo, el gingerol, ayuda a combatir de manera eficaz una amplia variedad de virus y bacterias patógenas.

Ingredientes

1 cucharadita de jengibre rallado (5 g)

1 taza de agua (250 ml)

Preparación

Agrega una cucharadita de jengibre rallado en una taza de agua hirviendo y tapa la bebida.

Espera que repose 10 minutos, cuélala e ingiérela.

Modo de consumo

Consume una taza de infusión en ayunas y repite su ingesta a media tarde.

4. Cúrcuma

La cúrcuma tiene propiedades antibióticas y antiinflamatorias que se han aprovechado como parte del tratamiento de las infecciones gastrointestinales.

Su ingesta regular ayuda a fortalecer las defensas y mejora la respuesta ante el ataque de microorganismos patógenos.

Ingredientes

1 taza de agua (250 ml)

½ cucharada de cúrcuma (5 g)

1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

Calienta una taza de agua y agrégale la cúrcuma y la miel.

Modo de consumo

Ingiere una taza de infusión de cúrcuma a media mañana.

Si gustas, repite su ingesta 2 veces al día.

Tómala todos los días cuando sientas que tus defensas están bajas.

Agencias

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas