Un chocolate con queso de cabra madurado es la novedad en cacao venezolano

0

El cacao venezolano demuestra su finura siempre, hasta en armonías que otros orígenes no se atreverían a probar. La novedad en estos días es una tableta de chocolate venezolano al 63 % de pureza con queso de cabra madurado y, como complemento, trocitos de nueces.

Es un chocolate de autor. Lo creó el catador Gabriel Balbás y lo elaboró el maestro Giovanni Conversi, de la casa Mantuano Chocolates.

chocolate con queso de cabra madurado

«Giovanni y yo conversamos sobre la idea de crear mi chocolate en enero. Para mí estaba claro que quería que tuviera un tono caribeño. Y que su envoltorio tuviera relación con las medias de Araguato, que me identifican», cuenta Balbás.

Sur del Lago fue el chocolate seleccionado para conjugar estos sabores. Su dulzón natural lo hacía propicio para acompañar el salado del queso madurado. Las nueces aportan el crocante que rompe la textura uniforme del chocolate.

El resultado sorprende. El sabor fuerte del queso se siente pero sin ser agresivo. Se percibe de dos maneras: suavemente en el retrogusto de toda la tableta y más enfático al topar con un trocito de queso. Es amelcochado, con un leve punto salado que contrasta con el dulce untuoso.

Este chocolate, además, tiene un secreto. Si se guarda, el queso envejece más y arropa la tableta. Si se come por etapas, por ejemplo una parte hoy, y otra en dos semanas, se saborearán dos chocolates distintos.

Cortesía César De Jongh

La aventura del queso madurado

Un desafío y una aventura es la incorporación de un queso madurado en una tableta de chocolate artesanal. Gabriel Balbás pudo hacerlo porque, en su condición de catador de chocolates y de quesos entre otras cosas, ya había probado las armonías entre ambos.

«A mí me gusta mucho la combinación de manchego con chocolate oscuro. Como conozco bien los quesos de Chivata Caracas los escogí. Al igual que ocurre con el aceite de oliva, el chocolate crea una capa protectora en el queso, por lo que se va secando y afianzando sus sabores sin deteriorarse. Por eso, después de dos semanas, el chocolate sabe distinto», explica.

El resultado es un chocolate que evoluciona junto con el queso. Si se consume los primeros días, el paladar se encuentra con una dulce barra con tropezones salados. Al cabo de un par de semanas, e incluso de un mes, ya toda la barra está envuelta en el poder gustativo del queso. Huele distinto, sabe distinto.

Los aliados de Balbás en esta aventura gustativa fueron Chivata Caracas, que aportó el queso; Mantuano y Araguato, la marca de medias de diseño que siempre lo viste.

Para celebrar la alianza, Araguato diseñó un pack especial para los padres, que incluye cuatro pares de medias que escoge el comprador. Tienen varias colecciones, entre ellas los diablitos de Yare, que son los que refleja el envoltorio del chocolate de Balbás. En esa línea también está la esfera de soto, arepas y los bati-bati, entre otros.

chocolate con queso de cabra madurado

El chocolate con queso de cabra madurado es una aventura para paladares curiosos. Es una edición de solo 50 tabletas y se venden a través del mensaje directo de la cuenta de Instagram @gabrielbalbas, en Chivata Bistró en el centro comercial Santa Inés y en la tienda de Araguato en Paseo El Hatillo.

El Estímulo

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas