Estas son cinco razones para comer cebollas

0

Aunque todos los vegetales son importantes para la salud, ciertos tipos ofrecen beneficios únicos. Las cebollas son miembros del género Allium de plantas con flores que también incluye ajo, chalotes, puerros y cebolletas.

Estas verduras contienen varias vitaminas, minerales y compuestos vegetales potentes que han demostrado promover la salud de muchas maneras.

De hecho, las propiedades medicinales de las cebollas se han reconocido desde la antigüedad, cuando se usaban para tratar dolencias como dolores de cabeza, enfermedades cardíacas y llagas en la boca.

Aquí te presentamos cinco razones para comer cebollas según Healthline:

Beneficia la salud del corazón

Las cebollas contienen antioxidantes y compuestos que combaten la inflamación, disminuyen los triglicéridos y reducen los niveles de colesterol, todo lo cual puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas.

Sus potentes propiedades antiinflamatorias también pueden ayudar a reducir la presión arterial alta y proteger contra los coágulos sanguíneos.

La quercetina es un antioxidante flavonoide altamente concentrado en las cebollas. Dado que es un potente antiinflamatorio, puede ayudar a disminuir los factores de riesgo de enfermedades cardíacas, como la  tensión arterial alta.

También se ha demostrado que las cebollas disminuyen los niveles de colesterol.

Repletas de nutrientes

Las cebollas son ricas en nutrientes, lo que significa que son bajas en calorías pero altas en vitaminas y minerales. Una cebolla mediana tiene solo 44 calorías, pero ofrece una dosis considerable de vitaminas, minerales y fibra.

Este vegetal es particularmente rico en vitamina C, un nutriente involucrado en la regulación de la salud inmunológica, la producción de colágeno, la reparación de tejidos y la absorción de hierro.

La vitamina C también actúa como un poderoso antioxidante en su cuerpo, protegiendo sus células contra el daño causado por moléculas inestables llamadas radicales libres.

Las cebollas también son ricas en vitaminas del complejo B, como el folato (B9) y la piridoxina (B6), que desempeñan funciones clave en el metabolismo, la producción de glóbulos rojos y la función nerviosa.

Por último, son una buena fuente de potasio, un mineral del que carecen muchas personas.

Ayuda a controlar el azúcar en la sangre

Comer cebollas puede ayudar a controlar el azúcar en la sangre, lo que es especialmente significativo para las personas con diabetes o prediabetes.

Un estudio en 42 personas con diabetes tipo 2 demostró que comer 3.5 onzas (100 gramos) de cebolla roja fresca redujo los niveles de azúcar en la sangre en ayunas en aproximadamente 40 mg / dl después de cuatro horas.

Además, múltiples estudios en animales han demostrado que el consumo de cebolla puede beneficiar el control del azúcar en la sangre.

Un estudio mostró que las ratas diabéticas alimentadas con alimentos que contenían un 5% de extracto de cebolla durante 28 días experimentaron una disminución del azúcar en sangre en ayunas y una grasa corporal sustancialmente más baja que el grupo de control.

Los compuestos específicos que se encuentran en las cebollas, como la quercetina y los compuestos de azufre, poseen efectos antidiabéticos.

Por ejemplo, se ha demostrado que la quercetina interactúa con las células del intestino delgado, el páncreas, el músculo esquelético, el tejido adiposo y el hígado para controlar la regulación del azúcar en la sangre de todo el cuerpo.

Cargado con antioxidantes

Los antioxidantes son compuestos que inhiben la oxidación, un proceso que conduce al daño celular y contribuye a enfermedades como el cáncer, la diabetes y las enfermedades del corazón.

Las cebollas son una excelente fuente de antioxidantes. De hecho, contienen más de 25 variedades diferentes de antioxidantes flavonoides. Las cebollas rojas, en particular, contienen antocianinas, pigmentos vegetales especiales de la familia de los flavonoides que le dan a las cebollas rojas su color profundo.

Múltiples estudios de población han encontrado que las personas que consumen más alimentos ricos en antocianinas tienen un riesgo reducido de enfermedad cardíaca.

De manera similar, un estudio en 93,600 mujeres observó que aquellas con la mayor ingesta de alimentos ricos en antocianinas tenían un 32% menos de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco que las mujeres con la menor ingesta.

Además, se ha descubierto que las antocianinas protegen contra ciertos tipos de cáncer y diabetes.

Contiene compuestos para combatir el cáncer

El consumo de verduras del género Allium como el ajo y la cebolla se ha relacionado con un menor riesgo de ciertos tipos de cáncer, como el estómago y el colorrectal.

Una revisión de 26 estudios mostró que las personas que consumieron la mayor cantidad de vegetales allium tenían un 22% menos de probabilidades de ser diagnosticadas con cáncer de estómago que aquellas que consumieron la menor cantidad.

Asimismo, una revisión de 16 estudios en 13,333 personas demostró que los participantes con la ingesta de cebolla más alta tenían un riesgo 15% menor de cáncer colorrectal en comparación con aquellos con la ingesta más baja.

Estas propiedades para combatir el cáncer se han relacionado con los compuestos de azufre y los antioxidantes flavonoides que se encuentran en las verduras allium.

Por ejemplo, las cebollas proporcionan la onionina A, un compuesto que contiene azufre que se ha demostrado que disminuye el desarrollo de tumores y retarda la propagación del cáncer de ovario y pulmón en estudios de probeta.

Las cebollas también contienen fisetina y quercetina, antioxidantes flavonoides que pueden inhibir el crecimiento tumoral.

Agencias

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas