Sector de autopartes sufrió más por la gasolina que por la cuarentena

0

 Los locales de repuestos automotores en el estado Nueva Esparta han vivido un momento crítico por la pandemia del COVID-19. Fueron muchos los que estuvieron cerrados y sin generar una venta durante los primeros cuatros meses de encierro, mientras que otros lograron vender algo a través de sus redes sociales. A pesar de los riesgos del virus, para ellos la verdadera limitación estos meses fue el racionamiento de combustible que paralizó todo.

Laura Torrealba, vendedora de frenos Norma, comentó que durante la cuarentena las ventajas bajaron un 70%, sobre todo por las limitaciones en el suministro de combustible que obligaron al parque automotor prácticamente a paralizarse

Reseñó que una vez se fue nivelando el surtido de gasolina, y con la aplicación de la flexibilización del 7×7 se van normalizando las ventas. En su negocio lo que más buscan son pastillas y liga de frenos, pero la gente se queja de los precios, a pesar de que se mantienen desde antes de la cuarentena. “La gente viene pregunta y compra donde sea más económico. Las ventas poco a poco van mejorando, pero hasta tuvimos que vender tortas para aguantar”.

Frenos Norma aún no repone mercancía, pero sus trabajadores han notado que los proveedores han mantenido sus precios y se han flexibilizado respecto a los créditos.

Por su parte, Jesús Celis, gerente de Turbo Hidroneumático, comparte la teoría de que las bajas ventas de repuestos durante la cuarentena no se deben tanto al virus, como a la carencia de combustible en la entidad.

A su juicio, cuando se normalizó el despacho de gasolina la comercialización comenzó a activarse, debido que había más carros en la calle, aunque durante marzo, abril y mayo logró vender en poca cantidad a través de sus redes sociales.

Entre los productos con más salida están los aceites, lubricantes y filtros. Algunos de los efectos de la cuarentena son que antes los distribuidores hacían varios fletes a la semana y ahora dos por mes, además mantuvieron sus precios pero flexibilizaron las formas de pago y hasta a los que no le compraba han llegado a ofrecer créditos.

El supervisor de Repuestos AJ, José Pereira indicó que cuando se flexibilizó la cuarentena y se aplicó el 7×7 comenzaron a trabajar, lo que no habían hecho desde marzo. A su juicio la venta ha estado bastante lenta y asume que se debe a que los insulares están afectados económicamente por la pandemia.

También coincide en que las limitaciones con la gasolina golpearon a los negocios de autopartes, mucho más de lo que pudo ser la cuarentena.

Aunque siguen trabajando con inventario viejo, comenta que los proveedores los han visitado y los precios han aumentado por el transporte.

La zona de Conejeros en Porlamar mostró movimiento de personas en busca de todo tipo de repuestos para sus vehículos.

El Sol de Margarita

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas