Entró al Libro Guinness como la mujer más veloz del planeta, pero murió al intentarlo

0

La estadounidense fue la primera mujer en más de 40 años en romper una marca que parecía inalcanzable.

Lo que Combs buscaba aquella tarde fatídica era nada menos que convertirse en la mujer más rápida del planeta, y para ello debía romper el registro que poseía Kitty O’Neil desde 1976, cuando alcanzó los 821,908 km/h en la misma zona del desierto de Alvord, en Oregon. La popular estadounidense ya había llegado a los 777 km/h años antes, pero aspiraba a ser la primera mujer en más de 40 años en romper aquella marca que parecía inalcanzable.

Luego del reconocimiento póstumo para Combs por parte del Libro Guinness, su pareja aprovechó para desmentir que el accidente hubiera sido por un fallo humano. “No había nada que ella pudiera hacer e hizo todo perfecto. Yo estaba en el coche de seguridad al lado, y ya estaba disminuyendo la velocidad cuando ocurrió el accidente. Lo vi en directo, así como las imágenes a bordo que se recuperaron. Puedo decir al 100% sin ninguna duda que ella hizo todo exactamente como se suponía que debía hacerlo”, defendió.

Momentos previos a la fatídica prueba. El cohete de Combs alcanzaba los 52.000 caballos de fuerza.
Momentos previos a la fatídica prueba. El cohete de Combs alcanzaba los 52.000 caballos de fuerza.

Combs era una hábil constructora y fabricante, de hecho había diseñado el vehículo a reacción con 52.000 caballos de fuerza con el que intentaba lograr el récord; pero también se había transformado en una celebridad habitué de algunos programas de televisión populares en Estados Unidos, como Overhaulin y All Girls Garage, e incluso a veces oficiaba de presentadora en otros. Desde ahora será recordada, finalmente, como lo que siempre quiso: “la mujer más veloz del planeta”.

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas