La Columna de Alfredo Millán #22J

0

La Columna de Alfredo Millán.

Desde hace aproximadamente Veinticinco años he venido escribiendo para Rotativos Margariteños, La Hora, El Caribazo, Reporte Confidencial y algunas revistas que así me lo han solicitado, llevando siempre opiniones de cosas o sucesos a todos los niveles del acontecer Regional, Nacional e Internacional, resaltando en gran parte los acontecimientos de La isla y algunos de sus personajes, igualmente recordándolos como un signo de que siguen vivos después de haber dado tanto por Margarita, evitando con ello el que sean olvidados, por eso muchas veces la lista se me hace larga y cuando dejo de nombrar a alguno de los que ocupó algún espacio en el acontecer de esta maravillosa Isla me llaman y me reclaman, además de ello, la columna ha servido para que aquellos que están lejos de este terruño, se acuerden de ella y créanme, que muchos de los que están fuera me lo dicen, que soy el único contacto que les queda con sus costumbres, la charla en el patio de la casa, la jugadita de dominó, o de truco, la toma del cafecito en las panaderías, aunque casi casi se ha perdido por lo de la pandemia, que ahora no se permiten los grupos alrededor de la mesa, y la verdad es que da tristeza ver nuestras calles un Viernes o Sábado, desalojadas y sin pasajeros, ya ni siquiera coincidimos en el Abasto o Supermercado, que por cierto hablando de eso, es lo que más abunda en Margarita, la mayoría de los locales se han convertido en pequeños Bodegones con expendios de comida, pero en Dólares, ¡que lástima!, Cómo vino esa moneda a desplazar al poderoso Bolívar, porque si mal no recuerdo fue una de las monedas más fuertes en cuanto a valor adquisitivo en toda Latinoamérica, de ello tengo gratos recuerdos cuando hice Post Grado en España, con un Dólar a 4.30 Bolívares, que un Bolívar equivalía a 17 Pesetas Españolas y 18 pesos Colombianos ¡que maravilla!, así recorrí a toda Europa, ahora ¿Cómo se puede hacer?, éramos uno de los Países más ricos del Continente Americano, poseíamos Oro, Petróleo, Diamantes, Hierro, las mayores fuentes de agua y no es que se hayan ido, sino que no la han sabido manejar y menos orientar hacia un mejor desarrollo; pero sigamos con lo de nuestras gentes, muchos han pasado al anonimato y no se sabe si aun siguen vivos, por eso los renombro, Jesús Noriega Ordaz, brillante Diputado en la época Copeyana, Carlos Henríquez en estos días lo conseguí en una cola para surtir su vehículo de gasolina, aun activo y con muchas ganas de vivir, me dijo con ese abrazo de Covid 19…Alfredo, mi hermano ¡como andas!; los viejos compañeros de fórmula Universitaria Diomedes Potentini, Modesto Gómez, Rafael Ángel Velásquez, Pedro Arévalo Semprum, ahora desconocido por colegas a quienes les sirvió bastante, pero así es la vida, Pascual Hernández, aun ejerciendo como mi persona, nos desfallecemos en brindar nuestros servicios, y sobretodo comentando las cosas mal hechos de Jueces y Fiscales que aquí Laboran, profesionales de la talla de Braulio Jattar, quien ya lleva escrito cuatro monumentales obras, amigos como Julio Cordero ex dirigente copeyano, sigue vivo y con fuerzas, Fisco Jiménez, médico también ex copeyano, por cierto que en la época Copeyana yo fui Concejal Suplente por el Distrito Mariño ejerciendo ese cargo; los buenos amigos Rubén Darío Mata, vivito y escribiendo desde su Paraguachi y su sempiterno o programa de Radio, el no menos amigo Oscar David Hernández, ahora se le fue de las manos a Alfredito Díaz y cayó en las de Bernabé Gutiérrez, se dejó de ser segundo para pasar a encabezar lista, quizá lo logre, bastante ha batallado, el viejo amigo y primo hermano Checame Millán, a quien lo están bañando como próximo Diputado a la Asamblea Nacional, que seguro estoy sale, la ventaja que lleva es que es amigo y no ve detalles para ayudarte; y así seguiré nombrando no sin antes recordar a un viejo amigo y asiduo lector de mis columnas, hoy en Miami viviendo un exilio más fundado por un juicio malicioso y vengativo, , ni político y menos delictual, algo inventado pero que no quiso enfrentar a la justicia por temor a que la pecadora Fiscal General de la República Luisa Ortega lo dejara en prisión por no concurrir con cierto pago, sino es así pregúntenle cuando venga, porque habrá de, venir. Seguiremos en otra oportunidad.

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas