Conozca los tipos de alopecia

0

Existen diversos tipos de alopecia, que es la pérdida anormal del cabello. Según estudios científicos, esta patología se divide en clases según su velocidad de presentación, antecedentes, enfermedades acompañantes y criterios clínicos, tales como la extensión, las características de los cabellos y el nivel de afectación de la piel subyacente.

En artículos de revisión bibliográfica se estipula que la alopecia androgenética (variante más común) afecta del 6 al 12 % de las mujeres de entre 20 y 30 años y al 55 % de los hombres de más de 70 años. Debido a su alta prevalencia, el valor estético que muchos le atribuyen y la posible manifestación de otras enfermedades subyacentes, es necesario conocer sus tipos para saber interpretarla.

Tipos de alopecia

Es tanta la variedad de los tipos de alopecia, que resulta imposible hablar de patrones y síntomas generales. Su extensión es mundial, con particularidades raciales y de distribución geográfica.

La alopecia se define como la pérdida de pelo de cualquier tipo y en cualquier lugar de la superficie cutánea. Para facilitar su algoritmo diagnóstico, los hospitales clínicos dividen esta patología en dos grandes grupos, que son los siguientes:

Las que cursan con cuero cabelludo normal o sano (no cicatriciales).

Las que cursan con cuero cabelludo de naturaleza patológica (cicatriciales).

Alopecia androgenética

Alopecias no cicatriciales

La característica en común de todas las variantes que te mostramos a continuación es que en ellas la caída del pelo no es provocada por la aparición de tejido fibroso que anula el folículo. En estos casos, el folículo piloso no se destruye, pero sí presenta diversos cambios.

Alopecia androgenética

La alopecia androgenética es la variante de calvicie más común, pues diversos estudios reportan que es la responsable de esta patología en un 95 % de los casos. Como hemos dicho con anterioridad, hasta un 55 % de los hombres llegan a sufrirla, mientras que el porcentaje en mujeres ronda el 10 %.

Revistas dermatológicas reportan que hay dos causas principales de esta enfermedad:

*Andrógenos y piel: el aumento de la acción de las hormonas masculinas (testosterona) sobre ciertas áreas del cuero cabelludo promueven una disminución de actividad del folículo piloso hasta que este se atrofia.

*Mecanismo celular: responde al componente hereditario de cada persona. La actividad de la ARN polimerasa, enzima esencial para la síntesis de proteínas, se ve condicionada por ciertos factores genéticos. Esto puede modificar los patrones de crecimiento del pelo.

Hay múltiples tratamientos para paliar la alopecia androgenética, tales como la utilización de minoxidil, melatonina, finasterida o terapia láser. Algunos de estos fármacos presentan una eficacia hasta del 90 %, pues el pelo cesa de caer. El recrecimiento del folículo piloso, por el contrario, es una tarea más complicada.

Alopecia areata

Investigaciones muestran que este tipo de calvicie, caracterizada por la aparición de parches redondos en zonas focalizadas, es una patología muy poco conocida. Se cree que condicionan su aparición diversos factores:

Genéticos: la presencia de alopecia areata en el historial familiar promueve la aparición de la misma en la descendencia hasta en un 40 % de los casos.

Inmunológicos: se ha reportado que existe una relación entre esta patología y desórdenes inmunes, tales como las enfermedades tiroideas o el vitiligo (destrucción de los melanocitos de la piel). También se ha relacionado con enfermedades como la anemia, la diabetes o la artritis reumatoide.

Esta enfermedad también parece guardar relación con factores emocionales como el estrés, los agentes infecciosos y las variaciones neurológicas.

Tipos de alopecia

Otros tipos de alopecia no cicatricial

Hemos descrito los dos tipos de alopecia no cicatricial más importantes. Hay muchos más, pero nos vamos a limitar a comentarlos de forma somera. Aquí van algunos ejemplos:

Alopecia traumática: se produce al realizar daños continuados sobre el cuero cabelludo, basados en esfuerzos de tracción y presión, tales como la realización de trenzados o moños.

Difusa: es la pérdida de cabello reversible generalizada. Puede presentarse de forma aguda o crónica.

Por falta o exceso de vitaminas, drogas o fármacos: estudios muestran que la deficiencia de vitamina D o el exceso de vitamina A pueden provocar caída del pelo.

Alopecias cicatriciales

Según artículos científicos, las alopecias cicatriciales se caracterizan por una caída de cabello permanente, el cual es sustituido por fibrosis o colágeno hialinizado. Este tipo de patologías suponen el 3 % de las alopecias observadas en centros dermatológicos, por lo que su importancia clínica es relativamente baja.

A continuación te mostramos algunos de los factores que pueden promover este tipo de calvicie:

Causas físicas: quemaduras, congelaciones y traumatismos, entre otras. Cuando el folículo piloso queda destruido, este se sustituye por tejido cicatricial, evitando que el vello vuelva a proliferar.

Tumores: cualquier tumor que afecte a la piel, tanto benigno como maligno, puede presentar como efecto secundario la aparición de esta patología.

Infecciones: la lepra o la tuberculosis cutánea, enfermedades que dañan de forma permanente la piel, también la pueden provocar.

Procesos inflamatorios crónicos: por ejemplo, el lupus eritematoso y otras enfermedades no infecciosas que generan lesiones cutáneas pueden dañar el folículo piloso.

Alopecia areata en hombre

¿Qué recordar sobre los tipos de alopecia?

Las alopecias pueden dividirse en no cicatriciales y cicatriciales. Las primeras presentan diversos tipos, según el foco de caída del pelo y los motivos subyacentes, pero suelen estar condicionadas por factores genéticos y hormonales. Las cicatriciales son completamente diferentes, pues de forma usual se deben a traumatismos y heridas que generan una cicatrización en el lugar del folículo piloso.

Si una idea ha de quedar clara, es que la calvicie androgenética es la variante más común de esta enfermedad, la cual afecta sobre todo a hombres de mediana edad. Por fortuna, cada vez existen más tratamientos para paliarla y frenar la caída del cuero cabelludo.

Agencias

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas