¿En qué consiste la somnolencia o fatiga diurna?

0

El raro trastorno de la somnolencia genera un peligro para la salud de los pacientes que lo padecen. Pueden quedarse dormidos realizando actividades que los llevarían a la muerte, como la conducción de un vehículo.

El trastorno conocido como somnolencia o fatiga diurna, también recibe el nombre de «excesiva somnolencia diurna o ESD». Consiste en la incapacidad para sostener la vigilia con un deseo irrefrenable de dormir, aun con la consciencia de que eso sería riesgoso o no recomendable.

Los síntomas afectan toda la vida cotidiana de estas personas; no pueden conducir, si tampoco mantenerse despiertos en reuniones laborales. Incluso, les cuesta sostener conversaciones con cercanos o desconocidos.

¿Qué es la somnolencia o fatiga diurna?

El trastorno de somnolencia o fatiga diurna es una alteración del ritmo circadiano, es decir, los periodos internos y externos del cuerpo cuya función es regular los momentos de una jornada, un mes, un año y hasta una vida. El ciclo alterado aquí es el de sueño-vigilia.

Los pacientes con somnolencia diurna se quedan dormidos en cualquier lugar, sin importar el tipo de actividad que estén realizando. No importa tampoco el horario, aunque se hayan despertado de toda la noche durmiendo hace menos de una hora.

Este deseo, que es fisiológico y natural para descansar los tejidos y equilibrar el medio interno, sucede de manera imprevista e involuntaria. Se trata del exceso de una necesidad básica.

El estudio de la medicina del sueño ha separado la somnolencia en dos variantes: subjetiva y objetiva. En base a ellas, se establece que el deseo de dormir, normal o patológico, responde a cambios celulares medibles y a una configuración de la personalidad que es muy particular.

Somnolencia subjetiva

En la somnolencia subjetiva prima la necesidad que percibe la persona. A veces, un solo bostezo es suficiente para ingresar a ese estado de cansancio que no parece resolverse de otra manera que no sea durmiendo.

También la pérdida de concentración, la caída de los párpados por debajo de su nivel y la incapacidad de resolver tareas habituales son indicativos.

Somnolencia objetiva

La somnolencia objetiva es la propensión a dormirse como tal, y puede medirse a través de instrumentos destinados para eso. Un electroencefalograma lo puede detectar, así como un oculograma. Son mediciones de la actividad eléctrica de los tejidos que revelan cuándo el cuerpo solicita descanso.

¿Qué es la somnolencia o fatiga diurna?

Causas del trastorno

Los orígenes de la somnolencia o fatiga diurna son variados. En líneas generales, podemos distinguir dos grupos causales: las primarias y las secundarias.

Primarias

Entre las causas primarias tenemos las siguientes:

  • Narcolepsia: es un estado de somnolencia excesiva que aparece como ataques agudos de sopor.
  • Hipersomnia idiopática: se denomina así a la aparición de la enfermedad sin encontrar otra forma de catalogarla. No se conocen sus mecanismos íntimos y tiene, como signo característico, la dificultad excesiva para despertar a la persona una vez que se durmió.

Secundarias

Las causas secundarias de somnolencia o fatiga diurna son patologías que cuentan, entre sus síntomas, el sueño excesivo, ya sea por un desbalance hormonal, un cambio en la oxigenación o un desequilibrio en los ritmos circadianos. Algunas son las siguientes:

  • Apnea obstructiva del sueño: estos pacientes duermen mal durante la noche porque no ingresa en ellos el oxígeno suficiente. En razón de ello, durante el día se sienten cansados.
  • Jet lag: este famoso cambio de horario por un vuelo que atraviesa varios países está dentro de las alteraciones del ritmo circadiano. Es pasajero, ya que a los pocos días o incluso horas, se recupera el dormir habitual.
  • Síndrome del trabajador nocturno: las labores que implican desempeñarse durante la noche afectan el normal funcionamiento del cuerpo durante el día. Los serenos, por ejemplo, o los enfermeros con turnos rotativos, pueden experimentar somnolencia en alguna de sus jornadas.
  • Accidentes cerebrovasculares: tras un derrame cerebral, las personas pueden quedar con secuelas neurológicas, entre ellas la fatiga excesiva.
  • Meningitis y encefalitis: la inflamación del tejido cerebral o su compresión podría alterar el funcionamiento del reloj biológico que se comanda desde la región conocida como «tálamo»
  • Enfermedades psiquiátricas: la depresión y la ansiedad, como grandes representantes de este grupo, cursan con alteraciones del sueño que incluyen el insomnio. Estos pacientes pueden pasar noches enteras sin dormir, lo que a corto plazo acarrea sueño durante el día, en las labores cotidianas.
Apnea del sueño

¿Cómo se diagnostica la somnolencia o fatiga diurna?

El diagnóstico del trastorno no siempre es fácil. A veces, cuando los síntomas son claros, no hay mucha duda que pueda tener el profesional. Sin embargo, la dificultad estriba en encontrar la causa última de la somnolencia excesiva, porque no es lo mismo una depresión que una narcolepsia.

Mejor con salud

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas