Cheslor Cuthbert no fue reclamado por ninguno de los 29 equipos de las Grandes Ligas: ¿Y ahora qué?

0

la prensa

En el fondo la noticia no es trágica para el costeño Cheslor Cuthbert. Sigue aferrándose a una brecha. Si bien es cierto que los 29 equipos de la MLB que tenían la opción de adquirir sus servicios, al haber sido colocado en asignación por los Medias Blancas de Chicago, lo rechazaron, siempre existe esa luz al final del túnel, la cual brinda esperanza. De acuerdo a Daryl Van Schouwen, periodista del periódico Chicago Sun Times, ninguna otra organización de la Gran Carpa mostró interés, sin embargo Chicago le extendió la mano colocándolo en el róster de 60 jugadores y movido al campo de entrenamiento alternativo del conjunto.

Te puede interesar: ¡Inesperado adiós! ¿Quién era Aarón Guillén, el árbitro de beisbol nicaragüense mejor calificado?

Ahora Cuthbert si retorna al róster de 30 más adelante sería como un jugador de Ligas Menores. El nicaragüense había estado cinco años en Grandes Ligas con los Reales de Kansas City, pero le faltó consistencia en sus números. Nunca hizo erupción. Además de la acumulación de lesiones que terminaron por hundirlo cuando su camino se veía oscuro. Debutó en 2015 y solamente bateó .217 con un jonrón en 46 turnos. En 2016 recibió la bendición del mánager y fue titular, jugando 128 juegos. Ese fue su año soñado con .278 de promedio, 12 jonrones y 46 empujadas, ligando 130 imparables. Todos estaban en pie y apostando que de ahí en adelante su carrera se elevaría al cielo como lo habían pronosticado los scouts cuando lo firmaron por más de un millón de dólares. El siguiente año cayó a .231 con dos jonrones y 18 empujadas. Y en 2018 cuando parecía que no podía estar peor  bateó .194  en 30 juegos, tres jonrones y siete empujadas. Y en el año del hartazgo de Kansas (2019) finalizó con .246, nueve jonrones y 40 empujadas en 87 desafíos.

Cuthbert con 27 años ha ralentizado su proceso de erupción  en Las Mayores. Tuvo un gran Spring Training con Chicago, pero compite entre fieras. En Chicago alcanzó sorpresivamente en el roster inicial, tomó un turno al bate, falló y un día después ya lo habían apartado. No obstante, en una temporada de 60 juegos y con riesgos de Covid-19 en cualquier esquina, el costeño no se rinde ni pierde la sonrisa, aunque esté en medio de sus tribulaciones.

Fuente : la prensa

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Aceptar Lee mas