Luis Castellón deslumbra y el Bóer pega primero en la Final

0

la prensa

 *Nota: Organizaciones médicas consideran que asistir a estadios aún cuando hay distancia social de al menos dos metros entre los asistentes representa un riesgo de contagio del Covid-19

Los juegos sin hit ni carrera son una novedad tan extraña y deslumbrante que permanecen para siempre en la memoria y Luis Castellón quería el suyo este martes. El zurdo jinotegano se proyectó con fuerza por encima de las expectativas más optimistas y durante 7.2 innings silenció a los Dantos, para derrotarlos 6-0 y dar al Bóer un primer triunfo en la Final del Pomares.

Fue hasta en la octava entrada, cuando ya tenía dos outs, que Castellón admitió un primer hit a los Dantos. Una curva, de esas que pasaron toda la noche esquivando al habitualmente furioso ataque del equipo militar, fue impactada por un swing descolgado del también jinotegano Juan Blandón y ahí se acabó el embrujo, pero quedó constancia del gran recital ofrecido por el zurdo.

Castellón fue el fundamento utilizado por los Indios para construir la victoria, que comenzó a ser edificada desde el primer inning, cuando tras dos outs, Edgard Montiel disparó doble ante Jorge Bucardo y Juan Carlos Urbina lo envió al home con un elevadito que se filtró entre el shortstop Benjamín Alegría y el jardinero central Luis Sequeira. Fue un problema de comunicación.

Y lo más curioso, es que ese parpadeo fue todo el aliento que Castellón necesitaba para comenzar a crecer y reponerse a un inicio confuso, en el cual dio dos bases por bolas, pero no cedió hits y tampoco carreras. Ahí se agudizó su instinto competitivo y su olfato le permitió apreciar la diferencia entre lo bueno y lo sublime, y entonces, retiró a 17 Dantos en línea, casi sin despeinarse.

El zurdo atacó a los bateadores con recta fuerte arriba, mezcló su desvaneciente cambio en el medio del conteo y luego cerró la puerta con su curva. Muchas veces invirtió el orden, pero los ingredientes fueron los mismos y los Dantos se vieron tan indefensos que se limitaron a admitir su impotencia en una noche concurrida en el Estadio Nacional Dennis Martínez.

Omar Mendoza se roba segunda al inicio del juego.
LA PRENSA/J FLORES

 

Mientras eso sucedía, Bucardo también mostraba su nivel. Reaccionó a la vacilación del primer episodio con cuatro ceros al hilo, pero en el sexto, dio base a Urbina y Javier Robles lo envió al home con doblete hacia el bosque izquierdo. El 2-0 significó la conclusión para el trabajo de Bucardo, sustituido por el relevista Junior Téllez a partir de la séptima entrada.

Castellón por su lado, llegó al octavo y los Dantos aún no pronunciaban palabra. Un momento de tensión se vivió cuando Álvaro Rubí no pudo retener un foul por tercera de Mike Loáisiga, quien siguió con vida, pero Castellón lo ponchó. Y luego le aplicó la misma dosis a Ronald Garth para situarse ahora a cuatro outs de la obra maestra en su llamativa carrera como lanzador.

Sin embargo, Blandón, quien lucía más próximo a un villano para los Dantos, pues luego de ser golpeado en el segundo inning, fue atrapado en viraje por Castellón, salvó el honor con un hit que burló el esfuerzo del torpedero indio Cristhian Moreno y se filtró al jardín izquierdo. Castellón fue retirado y Henry Burton disparó doble ante Braulio Silva para presionar a los Indios.

No obstante, Jimmi Bermúdez ponchó a Alegría y repelió la amenaza, mientras el Bóer disipaba cualquier drama para el cierre, al anotar cuatro carreras con cinco hits, entre ellos dobles de Wiston Dávila y Bismarck Rivera para un 6-0 que tuvo el peso de una lápida para los Dantos, cuyo bullpen fue expuesto. Bermúdez por su lado, resolvió el noveno sin sudarse y selló el triunfo.

En su recorrido de 7.2 entradas sin permitir hits, Castellón al final cedió el cañonazo de Blandón, no permitió carreras, regaló dos bases y propinó siete ponches. Se fue poniendo mejor a través del juego, al extremo que tres de sus últimos cinco outs, fueron por ponche. En total hizo 109 envíos y la jugada que nunca falta en los no hitters en construcción, la hizo Wuillians Vasquez.

Los hits de Blandón y Burton fueron los únicos de los Dantos, mientras que el Bóer acumuló 11, de los cuales dos fueron de Wuillians Vásquez y dos de Montiel. De este modo, los Indios pegan primero y el equipo que inicia ganando, se ha llevado el título en 29 de 54 finales.

 

 

Fuente : la prensa

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas