Cómo hacer cheesecake sin horno: 2 recetas fáciles y rápidas

0

El Español

Ingredientes para 12 personas:

  • 250 g de galletas molidas
  • 130 g de mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 envases de queso en crema a temperatura ambiente
  • 1 taza y 1/4 de leche condensada
  • 1/4 de taza de zumo de limón
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Elaboración:

  1. Empezamos nuestra receta cheesecake sin horno preparando la base. Para ello, tritura las galletas hasta convertirlas en polvo mientras derrites la mantequilla en un cazo a fuego lento.
  2. A continuación, añade a la mantequilla líquida las galletas trituradas y el azúcar. Remueve todo hasta conseguir una masa homogénea y extiéndela por el molde del pastel ejerciendo algo de fuerza para que la base quede sólida y compacta. Pon la base en el congelador 10 minutos y después déjalo en la nevera mientras preparas el relleno.
  3. Ahora es el turno de batir el queso crema con una batidora hasta conseguir una textura suave y cremosa. Cuando esté listo, añade la leche condensada, el jugo de limón y el extracto de vainilla. Vuelve a batir hasta que todo esté bien mezclado.
  4. Saca el molde del frigorífico y añade el relleno encima de la base. Alisa con la ayuda de una espátula e introduce la tarta en el congelador durante dos horas.
  5. Para concluir tu tarta cheesecake sin horno, sácala del congelador y, si quieres, decórala con frutos rojos, chocolate o mermelada de arándanos. Vuelve a dejar en el frigorífico media hora para que se enfríe y ya podéis disfrutar de ella.

Cómo hacer cheesecake de oreo

Te sorprenderá saber que existen más variedades de la receta cheesecake sin horno convencial, como la que te traemos a continuación: cheesecake de oreo. El resultado es una deliciosa tarta de textura suave y sabrosa que os encantará.

Ingredientes

Para la base:

  • 100 g de mantequilla
  • 1 paquete de galletas Oreo
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 taza de azúcar
  • 3 sobres de gelatina neutra
  • 1 taza de agua fría

Para el relleno:

  • 380 g de queso en crema
  • 2 tazas de azúcar
  • 1 y 1/4 de taza de leche
  • 1 y 1/4 de taza de nata en crema
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla

Toppings para decorar:

  • 6 0 7 galletas Oreo
  • Sirope de fresa o chocolate
  • Frutos rojos

Necesitarás:

  • Molde para tartas
  • Batidora
  • Bol
  • Frigorífico

Preparación:

  1. Esta cheesecake de oreo comienza como la anterior; triturando galletas, pero en este caso deben ser Oreo.
  2. A continuación, coloca la mantequilla en un cazo y derrítela a fuego lento sin que llegue a hervir.
  3. Una vez esté derretida, mézclala con el polvo de galletas Oreo para continuar con esta receta cheesecake sin horno. Añade también una pizca de sal y una cucharadita de esencia de vainilla.
  4. Cuando la mantequilla y la galleta estén bien mezcladas, distribuye la pasta sobre el molde como te indicamos en la receta anterior. Aplasta bien la masa contra la base hasta que quede compacta y, una vez que esté lista, coloca el molde en la nevera para que se enfríe durante 15 minutos y la base se endurezca.
  5. Mientras, comienza a preparar el relleno del cheesecake de oreo. Disuelve tres sobres de gelatina neutra en un vaso de agua fría y caliéntala en el microondas durante un minuto y medio. Reserva.
  6. A continuación, bate con la batidora el queso crema, la nata, la leche, el azúcar el extracto de vainilla, durante dos minutos, hasta que todo quede bien mezclado. Después, añade a la mezcla la gelatina que habías reservado y bate dos minutos más. Asegúrate de que la gelatina está un poco caliente todavía cuando la añadas al resto de los ingredientes. También puedes incluir 60 gramos de galletas Oreo molidas en el relleno para un resultado de diez.
  7. Retira el molde del frigorífico y vierte sobre la base la mezcla de queso que has preparado para el relleno. Ya falta muy poco para terminar tu cheesecake de Oreo.
  8. Cuando el relleno se haya solidificado un poco en el frigorífico, será el momento de decorar con algunas galletas Oreo en trozos o galletas mini Oreo. Incluso, si te gusta, también puedes decorar esta cheesecake sin horno con sirope de fresa o de chocolate, añadir frutos rojos o mermelada de arándanos. El contraste de sabores será delicioso y espectacular.
  9. Vuelve a poner la tarta en el frigorífico durante, como mínimo, cinco horas más para que termine de coger consistencia y la textura sea la deseada, de lo contrario podría derrumbarse al desmoldarla.
  10. Pasado este tiempo, ya podrás desmoldar la tarta y prepararte para dejar a todo el mundo sin palabras, porque no podrán dejar de comerla. ¿Cuál de estas recetas cheesecake sin horno te ha gustado más? ¡Pues prepárala y a disfrutar!

El Español

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas