La torta fría con yogur y café que no necesita horno

0

Noticia sal Día y ala Hora

No dejes de preparar este postre exquisito, pero sencillo de preparar, sin dudas, se convertirá en tu alternativa ideal para degustar con tu familia.

En esta ocasión, te enseñaremos la combinación perfecta de yogur y café. Aquí lo único que requerimos es paciencia y tiempo para que se enfríe bien en la nevera, y así, tu familia y tú puedan agasajarse con esta opción tan exquisita.

Ingredientes:

125 ml de leche entera
10 sobaos
Para la capa de café: 150 g de chocolate negro para postres
80 ml de café
100 ml de nata líquida o crema de leche 35% M.G.
3 hojas de gelatina neutra

Para la capa de yogur:
2 yogures naturales azucarados
150 g de requesón o ricotta
40 ml de leche
3 láminas de gelatina neutra
50 g de azúcar

Para decorar:
cacao puro en polvo
chispas de chocolate

Preparación:
Cubrimos la base de un molde desmoldable de 20 cm de diámetro con los bizcochos, cortando los que sean necesarios para rellenar los huecos que quedan en los laterales.

Apretamos bien para compactar y cubrir bien la base. Por último pincelamos con la leche hasta empapar bien toda la superficie de la base.

Preparación de la capa de café

Preparamos la capa de café, que es la que va en la base, y comenzamos poniendo las láminas de gelatina a remojo en agua fría para que se hidraten. Con cinco minutos tendremos suficiente.

Calentamos el café y añadimos el azúcar, removiendo hasta su completa disolución. Esto podemos hacerlo en el microondas durante un minuto o en un cacito a fuego suave.

Escurrimos la gelatina y la incorporamos a la mezcla.

Troceamos el chocolate y lo fundimos. Al igual que con el café, esto podemos hacerlo en el microondas, a golpes cortos de calor, o a baño de María. Añadimos el chocolate a la mezcla anterior junto con la nata líquida y removemos bien hasta homogeneizar.

Rellenamos el molde, dejando caer la mezcla con suavidad sobre la base de sobaos, y trasladamos a la nevera. Dejamos enfriar un par de horas para que adquiera cuerpo y cierta consistencia.

Preparación de la capa de yogur y montaje final

Una hora antes de que termine el tiempo de enfriado de la primera capa, preparamos la capa de yogur. De este modo hay tiempo para que pierda temperatura sin que llegue a gelatinizar.

Mezclamos, con una batidora de mano, el requesón o ricotta, los yogures y el azúcar hasta obtener una mezcla homogénea.

Igual que hemos hecho con la primera capa, ponemos las láminas de gelatina a remojo en agua fría para que se hidraten. Con cinco minutos tendremos suficiente.

Escurrimos la gelatina y la metemos en un recipiente con la leche. Calentamos en el microondas durante 10 segundos. Si la gelatina no se ha diluido, programamos 5 segundos más.

Añadimos una cucharada de la crema de yogur y requesón al cuenco con la gelatina y removemos hasta incorporar. Repetimos la operación con una segunda cucharada antes de agregar el resto. Con esto bajamos la temperatura de la gelatina poco a poco y evitamos que se produzca choque térmico y se formen grumos.

Retiramos el molde de la nevera y raspamos la capa de café con un tenedor, suavemente, para que la capa de yogur se adhiera y no se mueva al desmoldar y/o servir.

Vertemos con suavidad la capa de yogur y metemos de nuevo en la nevera donde dejamos enfriar la tarta un mínimo de 4 horas o, mejor incluso, toda la noche.

Llegado el momento de su consumo, colocamos la tarta sobre un plato de servir, desmoldamos (retirando el aro) y espolvoreamos con cacao puro en polvo, ayudándonos de un colador para que quede bien repartido por toda la superficie.

Noticias al Día y a la Hora

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas