El único bigleaguer nicaragüense con un liderato ofensivo en las Grandes Ligas

0

La velocidad de piernas llevó al nandaimeño Everth Cabrera a niveles insospechados en el beisbol, al punto que es el único bigleaguer nicaragüense con un liderato ofensivo en las Grandes Ligas, al encabezar la Liga Nacional en robos en 2012 con 44, con los Padres de San Diego.

Puede interesarte: Messi frota la lámpara y Barsa festeja rumbo a Lisboa

Cabrera dio un enorme salto en su carrera, luego de batallar con lesiones en las temporadas de 2010 y 2011. Debutó en 2009 y demostró que podía sacarle provecho a su velocidad con 25 robos, un año después que fue el líder de todas las categorías de las Ligas Menores con 73 estafas.

Los robos fueron la carta de presentación del pimentoso jugador pinolero, que en toda su carrera en las Mayores coleccionó 138 “asaltos” en 510 partidos, entre 2009 y 2015.

En 2012 fue capaz de robar 24 bases consecutivas hasta que fue atrapado por primera vez el 25 de agosto por el receptor Miguel Montero, de los Diamondbacks de Arizona.

Ese recorrido perfecto lo estaba llevando a imponer un récord de la MLB, porque en 2009 Chase Utley, de Filadelfia, terminó la temporada con 23 robos sin ser atrapado. Cabrera ya tenía uno más, pero se trataba de completar la campaña sin ser puesto fuera.

El robo más famoso durante su racha fue el home plate contra los Dodgers, el 14 de julio, para empatar el juego en el noveno inning y provocar un error que le dio la victoria a su equipo.

De las 24 estafas consecutivas del pinolero, 18 fueron a la segunda base, cinco del tercer costal y una del home plate.
Para los nicas, un robo especial fue contra el rivense Erasmo Ramírez, de los Marineros de Seattle, el 14 de junio, dos días después que le estafó tres almohadillas al dominicano Miguel Olivo.

Aunque Cabrera no pudo derribar a Utley, sí consiguió un récord de la franquicia de San Diego, con 28 “asaltos” al hilo, incluyendo cuatro de la temporada anterior.

Camino al liderato

Con cinco semanas por jugar y 24 robos en su expediente, Cabrera apretó el acelerador para llevarse el título de robos del viejo circuito.

En los últimos 29 juegos robó 20 colchonetas. El 30 de septiembre estafó cuatro bases ante San Francisco y consiguió siete en los últimos cuatro días. Su total final de 44 únicamente fue superado por las 49 de Mike Trout y las 46 de Raja Davis, ambos de la Liga Americana.

En 2013 estaba en ruta a su segundo liderato consecutivo de robos, con 37 en 95 partidos, pero fue suspendido por el uso de sustancias prohibidas y dejó el camino libre para que Eric Young Jr. le pasará encima. Aun perdiendo cerca del 40 por ciento de los juegos de la temporada, terminó de quinto en la lista de máximos robadores de la Liga Nacional.

con información de : la prensa

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas