Cheslor Cuthbert está de regreso en las Grandes Ligas

0

El artillero costeño Cheslor Cuthbert está de regreso en las Grandes Ligas con los Medias Blancas de Chicago, quienes perderán por al menos 45 días al versátil jugador Leury García, lo que dejó la puerta abierta al nica.

Cheslor comenzó la temporada en el roster activo de los Medias Blancas, pero en la misma primera semana de liga y tras solo un turno al bate, fue enviado al campamento de reserva del equipo en Schaumburg. Ahora está de nuevo arriba y ojalá esta vez reciba más oportunidades.

Con Cheslor a bordo, Nicaragua tiene dos bigleaguers activos. El costeño se unió al lanzador capitalino de los Yanquis de Nueva York, Jonathan Loáisiga.

Otros dos pinoleros están en los campamentos de entrenamientos esperando una oportunidad: Erasmo Ramírez, con los Mets de Nueva York, y Alex Blandino, con los Rojos de Cincinnati.

Cuthbert está en su primer año con los Medias Blancas. Toda su carrera profesional, desde su firma en 2009 y debut en las Mayores en 2015, la pasó con los Royals de Kansas City, quienes el año pasado lo dejaron en libertad.

A diferencia de Kansas City, la historia del costeño con Chicago pudo haber sido muy corta.

Los Medias Blancas jugaron su primer partido de este año el 24 de julio y Cheslor tuvo acción en el tercer juego, el 26, fallando en un elevado al campo corto frente al relevista Nick Thorpe, de los Mellizos de Minnesota. Un día después, el 27 de julio, fue movido del roster y quedó expuesto a ser tomado por otro equipo vía waivers. Eso no ocurrió y Chicago lo dejó en su lista de reserva.

Cheslor tiene 27 años de edad y está en un punto que debe dar un paso adelante para seguir en el mejor beisbol del mundo, sobre todo en una época en la que los más jóvenes son los dominantes del juego.

La mejor temporada del nica en el Big Show ha sido la de 2016, cuando Mike Moustakas se lesionó y Cheslor tomó la titularidad en la tercera base de Kansas City, con promedio de bateo de .274, más 12 jonrones y 46 impulsadas en 128 partidos. Sin ser cifras de impacto, fue de los bateadores más importantes del equipo ese año.

Luego, no registra una sola campaña con promedio encima de .250. El año pasado fue su segundo con más turnos al bate y registró .246, con nueve cuadrangulares y 40 remolques en 87 juegos y 330 turnos, que incluyó una hilera de 40 viajes al plato sin imparables, del 9 al 23 de agosto, lo que desplomó sus cifras. Antes del slump, estaba bateando para .288 y parecía camino a establecerse de una vez por todas.

Cheslor probablemente tiene el tiempo en su contra, pero aquí está frente a una nueva oportunidad de ponerse al día.

la prensa

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas