Cómo preparar aceite de orégano

0

Además de ser delicioso, el aceite de orégano es súper saludable, se obtiene de la planta de orégano, rica en vitaminas A, B6, C, E y K, potasio, calcio, hierro, folato, magnesio y fibra.

El aceite de orégano es considerado un potente antimicrobiano, debido a que contiene carvacrol, un aceite esencial capaz de combatir al Staphylococcus aureus, una bacteria altamente resistente a los antibióticos.

  • Analgésico natural. Debido a sus dos principales compuestos esenciales (carvacrol y timol) el aceite de orégano es ideal para aliviar el dolor.
  • Antiinflamatorio. El carvacrol tiene propiedades antiinflamatorias que actúan en la zona dolorida, restableciendo la circulación.
  • Antioxidante. El aceite de orégano es rico en antioxidantes que combaten los radicales libres causantes del envejecimiento celular.
Aceite de orégano
  • Reduce el colesterol. La ingesta regular de aceite de orégano disminuye el colesterol malo (LDL) y aumenta el bueno (HDL).

¿Qué necesitas para preparar aceite de orégano?

  • 1 taza de hojas de orégano frescas.
  • 1 taza de aceite de oliva o almendras.

¿Cómo se prepara?
Tritura en un mortero las hojas de orégano, previamente lavadas y secadas. Cuando consigas una pasta vierte en un frasco de vidrio esterilizado junto con el aceite. Tapa y lleva a fuego en «baño de María» por 15 minutos.  Reserva en un lugar seco y fresco.

MUI

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas