Los asesinatos del frigorífico de Houston

0

El 23 de junio de 1965, dos policías patrulleros de la ciudad estadounidense de Houston, en Texas, hicieron una visita a la casa donde vivía una pareja de ancianos, Fred y Edwina Rogers.

La visita de los policías se produjo después de que el sobrino de Edwina, Marvin, se preocupó al no poder conseguir contactar con su tía a través del teléfono.https://googleads.g.doubleclick.net/pagead/ads?client=ca-pub-9608760794594462&output=html&h=280&adk=2607705625&adf=2554556351&w=700&fwrn=4&fwrnh=100&lmt=1599584881&num_ads=1&rafmt=1&armr=3&sem=mc&pwprc=2703295707&psa=0&guci=2.2.0.0.2.2.0.0&ad_type=text_image&format=700×280&url=http%3A%2F%2Fwww.canaldelmisterio.com%2Flos-asesinatos-del-frigorifico-de-houston%2F&flash=0&fwr=0&pra=3&rh=175&rw=700&rpe=1&resp_fmts=3&wgl=1&fa=27&adsid=ChAI8Nfc-gUQg9DBk5rB-bFzEkgAWLfl1JM6JIE5Nrn851Q2EnE2j5vWpbwdXXqpxWJ3TwcIGsIVNzGPqaXflhfRvBvU6gv3r9pzO-8Zvz4t47s_9pLZ95eNpR8&dt=1599584648826&bpp=15&bdt=4219&idt=15&shv=r20200831&cbv=r20190131&ptt=9&saldr=aa&abxe=1&cookie=ID%3Ddbdb37105d51811d%3AT%3D1599584645%3AS%3DALNI_MYidVAoW8LVh-WUU53rCtpENNbRhQ&prev_fmts=0x0%2C336x280&nras=2&correlator=904276590914&frm=20&pv=1&ga_vid=313155963.1599584648&ga_sid=1599584648&ga_hid=645655368&ga_fc=0&iag=0&icsg=580536245157872&dssz=44&mdo=0&mso=0&u_tz=-240&u_his=3&u_java=0&u_h=720&u_w=1280&u_ah=680&u_aw=1280&u_cd=24&u_nplug=3&u_nmime=4&adx=98&ady=1311&biw=1263&bih=529&scr_x=0&scr_y=0&eid=42530672%2C44724584%2C21066153%2C44723321&oid=3&pvsid=3311243047625848&pem=768&ref=https%3A%2F%2Fwww.google.com%2F&rx=0&eae=0&fc=1408&brdim=0%2C0%2C0%2C0%2C1280%2C0%2C1280%2C680%2C1280%2C529&vis=1&rsz=%7C%7Cs%7C&abl=NS&fu=8320&bc=23&jar=2020-09-08-17&ifi=4&uci=a!4&btvi=1&fsb=1&xpc=VeghcUPAFE&p=http%3A//www.canaldelmisterio.com&dtd=M

Al entrar en la casa, los policías no encontraron nada inusual, pero notaron que alguna comida estaba sobre la mesa del comedor pero la sensación de calma cambió completamente cuando uno de los oficiales decidió abrir la puerta de la nevera.

Fred y Edwina Rogers

Al abrir la puerta del refrigerador, el policía Charles Bullock se encontró con lo que parecían ser algunos pedazos de carne que estaban apilados ordenadamente en los estantes.

Al principio, creyó que era carne de cerdo que la familia había comprado recientemente, pero al cerrar la puerta del refrigerador, notó dos cabezas humanas a través del cristal transparente.https://googleads.g.doubleclick.net/pagead/ads?client=ca-pub-9608760794594462&output=html&h=280&adk=2607705625&adf=4117667119&w=700&fwrn=4&fwrnh=100&lmt=1599584881&num_ads=1&rafmt=1&armr=3&sem=mc&pwprc=2703295707&psa=0&guci=2.2.0.0.2.2.0.0&ad_type=text_image&format=700×280&url=http%3A%2F%2Fwww.canaldelmisterio.com%2Flos-asesinatos-del-frigorifico-de-houston%2F&flash=0&fwr=0&pra=3&rh=175&rw=700&rpe=1&resp_fmts=3&wgl=1&fa=27&adsid=ChAI8Nfc-gUQg9DBk5rB-bFzEkgAWLfl1JM6JIE5Nrn851Q2EnE2j5vWpbwdXXqpxWJ3TwcIGsIVNzGPqaXflhfRvBvU6gv3r9pzO-8Zvz4t47s_9pLZ95eNpR8&dt=1599584648856&bpp=8&bdt=4249&idt=8&shv=r20200831&cbv=r20190131&ptt=9&saldr=aa&abxe=1&cookie=ID%3Ddbdb37105d51811d%3AT%3D1599584645%3AS%3DALNI_MYidVAoW8LVh-WUU53rCtpENNbRhQ&prev_fmts=0x0%2C336x280%2C700x280&nras=3&correlator=904276590914&frm=20&pv=1&ga_vid=313155963.1599584648&ga_sid=1599584648&ga_hid=645655368&ga_fc=0&iag=0&icsg=580536245157872&dssz=45&mdo=0&mso=0&u_tz=-240&u_his=3&u_java=0&u_h=720&u_w=1280&u_ah=680&u_aw=1280&u_cd=24&u_nplug=3&u_nmime=4&adx=98&ady=2408&biw=1263&bih=529&scr_x=0&scr_y=0&eid=42530672%2C44724584%2C21066153%2C44723321&oid=3&pvsid=3311243047625848&pem=768&ref=https%3A%2F%2Fwww.google.com%2F&rx=0&eae=0&fc=1408&brdim=0%2C0%2C0%2C0%2C1280%2C0%2C1280%2C680%2C1280%2C529&vis=1&rsz=%7C%7Cs%7C&abl=NS&fu=8320&bc=23&jar=2020-09-08-17&ifi=5&uci=a!5&btvi=2&fsb=1&xpc=BR48aOncu6&p=http%3A//www.canaldelmisterio.com&dtd=M

Las cabezas eran las de Fred y Edwina Rogers y lo que el policía pensaba que sería una visita rutinaria se convirtió en un asesinato donde dentro del frigorífico estaban los miembros y torsos desmembrados de la pareja.

El departamento de policía de Houston pasó a investigar el caso y descubrió que Fred (81) y Edwina (72) habían sido asesinados una semana antes de ser colocados en la nevera.

«Carnicero suelto», decía el titular de un periódico local

Edwina había sido golpeada brutalmente y posteriormente disparada con un tiro en la cabeza. Su marido, Fred, falleció golpeado en la cabeza con la ayuda de un martillo.https://googleads.g.doubleclick.net/pagead/ads?client=ca-pub-9608760794594462&output=html&h=280&adk=2607705625&adf=892627093&w=700&fwrn=4&fwrnh=100&lmt=1599584881&num_ads=1&rafmt=1&armr=3&sem=mc&pwprc=2703295707&psa=0&guci=2.2.0.0.2.2.0.0&ad_type=text_image&format=700×280&url=http%3A%2F%2Fwww.canaldelmisterio.com%2Flos-asesinatos-del-frigorifico-de-houston%2F&flash=0&fwr=0&pra=3&rh=175&rw=700&rpe=1&resp_fmts=3&wgl=1&fa=27&adsid=ChAI8Nfc-gUQg9DBk5rB-bFzEkgAWLfl1JM6JIE5Nrn851Q2EnE2j5vWpbwdXXqpxWJ3TwcIGsIVNzGPqaXflhfRvBvU6gv3r9pzO-8Zvz4t47s_9pLZ95eNpR8&dt=1599584648888&bpp=7&bdt=4281&idt=8&shv=r20200831&cbv=r20190131&ptt=9&saldr=aa&abxe=1&cookie=ID%3Ddbdb37105d51811d%3AT%3D1599584645%3AS%3DALNI_MYidVAoW8LVh-WUU53rCtpENNbRhQ&prev_fmts=0x0%2C336x280%2C700x280%2C700x280&nras=4&correlator=904276590914&frm=20&pv=1&ga_vid=313155963.1599584648&ga_sid=1599584648&ga_hid=645655368&ga_fc=0&iag=0&icsg=580536245157872&dssz=45&mdo=0&mso=0&u_tz=-240&u_his=3&u_java=0&u_h=720&u_w=1280&u_ah=680&u_aw=1280&u_cd=24&u_nplug=3&u_nmime=4&adx=98&ady=3540&biw=1263&bih=529&scr_x=0&scr_y=0&eid=42530672%2C44724584%2C21066153%2C44723321&oid=3&pvsid=3311243047625848&pem=768&ref=https%3A%2F%2Fwww.google.com%2F&rx=0&eae=0&fc=1408&brdim=0%2C0%2C0%2C0%2C1280%2C0%2C1280%2C680%2C1280%2C529&vis=1&rsz=%7C%7Cs%7C&abl=NS&fu=8320&bc=23&jar=2020-09-08-17&ifi=6&uci=a!6&btvi=3&fsb=1&xpc=SJMmah38Ii&p=http%3A//www.canaldelmisterio.com&dtd=M

La policía determinó que los cuerpos de Fred y Edwina Rogers fueron desmembrados en el baño del piso de arriba por una persona «con algún conocimiento de anatomía humana».

Había poca sangre en la casa, lo que llevó a los detectives a suponer que el lugar se hubiera limpiado para no dejar pistas una vez que se cometió el asesinato.

La poca sangre aún presente en la escena del crimen llevaba al cuarto de Charles Rogers, hijo de la pareja donde la policía encontró una pequeña sierra manchada de sangre, pero ninguna señal de Charles.

Incluso después de una minuciosa investigación, el autor de los asesinatos de Fred y Edwina Rogers nunca fue identificado, pero el principal sospechoso hasta hoy es el hijo de la pareja de ancianos, Charles, que tenía 43 años en la época.

De acuerdo con los residentes de las cercanías de la residencia donde se produjo el crimen, Charles, que era un geofísico, había recibido abusos físicamente y emocionalmente por sus padres desde que era niño.

Charles Rogers, el único sospechoso

La hipótesis más probable apuntada por la policía es que, cansado de ser constantemente abusado, Charles supuestamente decidió matar a sus padres y huyó para nunca más ser encontrado.

En 1975, un juez de Houston declaró a Charles Rogers legalmente muerto para que su casa pudiera ser vendida o confiscada. Sin embargo, incluso después del juicio la residencia permaneció vacía y no fue vendida.

Fue finalmente demolida después de algunos años pero el caso aún sigue sin resolverse pero aún hoy en día Charles Rogers sigue siendo el único sospechoso.

Canal del Misterio

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas