Cómo quitar los pelos enquistados: 5 sencillos trucos

0

Vivimos en una época en la que el pelo sobra, sin embargo, la depilación requiere mucha dedicación. El principal inconveniente después de depilarnos es que suelen aparecer pequeñas inflamaciones que pueden llegar a infectarse. Son vellos que no han podido crecer de forma correcta, es decir, pelos encarnados. Aparte de ser antiestéticos, cuando se infectan pueden generar un problema grave.

Los pelos enquistados son más comunes cuando nos depilamos con cuchilla, pero pueden aparecer después de cualquier técnica de depilación, incluso con cera o cremas depilatorias. Es necesario que tomes medidas para evitar este problema, así que ten en cuenta los siguientes consejos sobre cómo quitar los pelos enquistados.

Consejos para evitar los pelos encarnados

La mejor manera de deshacernos de los pelos enquistados es evitar que salgan, así que atiende a estas recomendaciones:

  • Aplica siempre un antiséptico para desinfectar la piel de la zona antes de depilarte.
  • Cambia tus maquinillas de manera frecuente, no las utilices con poco filo o irritarán demasiado tu piel. Además, mejor optar por las que tienen una cinta hidratante.
  • Un baño de vapor con agua caliente ayudará a dilatar los poros y conseguirás una depilación más efectiva.
  • No rasures nunca tu piel en seco, la irritarás en exceso y no llegarás a eliminar el vello por completo. Antes de comenzar a depilarte, humedece la piel y ponte gel o crema de afeitar.
  • Para evitar los vellos encarnados, rasura siempre la zona en la misma dirección que crece el pelo. Necesitarás pasar la maquinilla varias veces para eliminar el vello, pero lograrás irritar menos tu piel.
  • En caso de que utilices cera depilatoria caliente, evita usar la misma varias veces. En los centros de estética es común que vuelvan a reutilizarla, pero si lo haces en casa mejor usarla solo una vez.
  • Al menos tres veces por semana exfolia la piel de tu cuerpo, ya sea con exfoliantes caseros o con productos comerciales. Así eliminarás las células muertas y la piel fina que cubre los pelos encarnados para que puedan crecer de manera correcta.

Cómo quitar un pelo enquistado

A pesar de haber seguido todos los consejos anteriores, si no has podido evitar que los pelos enquistados aparezcan en tu piel tras la depilación presta atención a estos remedios caseros para tratarlos y disminuir sus molestias.

1. Infusión de manzanilla o malva

Los pelos encarnados es habitual que deriven en un grano inflamado y rojizo bastante doloroso. No lo revientes ni lo aprietes con los dedos o la infección podría agravarse.

Uno de los más eficaces es aplicar compresas de manzanilla en la zona afectada. Esta planta medicinal, así como la malva, son poderosos antiinflamatorios y antibacterianos naturales. Así que, además de bajar la inflamación, evitarán una infección grave y ayudarán a que la piel se recupere más rápido.

Para ello, prepara una infusión de manzanilla o de malva y, una vez esté tibia, empapa una gasa y colócala sobre la zona a tratar. Déjala 10 minutos para notar alivio, además al estar caliente favorecerá también la dilatación de los poros y el tratamiento penetrará mucho mejor.

2. Gel de aloe vera

El aloe vera o sábila es otro gran aliado para deshacerte de los pelos encarnados. Por un lado, elimina la suciedad y los residuos acumulados en los poros y, por otro, es calmante, antibacteriano y regenerador. Así, la irritación y la inflamación desaparecerán, acelerando el proceso de curación.

Además, cuida la piel y la regenera, manteniéndola hidratada e impidiendo que queden marcas y cicatrices. Puedes utilizarlo de dos formas: directamente de la planta cortando una de sus hojas, extrayendo la pulpa y aplicándola sobre la piel dejando actuar durante 30 minutos. Y la segunda, con un gel de aloe vera aplicando todas las noches antes de irte a dormir. Enjuaga a la mañana siguiente con agua tibia.

3. Bicarbonato de sodio

Exfoliar la zona donde se encuentran los pelos encarnados es muy efectivo para favorecer su salida al exterior. De este modo, eliminarás las células muertas acumuladas en la superficie de la piel y los poros se abrirán mejor. La exfoliación debe ser muy suave para no dañar la piel y tenga un efecto calmante y antiinflamatorio.

Para disfrutar de sus beneficios, mezcla en un recipiente dos cucharadas de agua con una de bicarbonato y aplica la pasta resultante en la zona con suavidad. Realiza masajes circulares y deja actuar durante cinco minutos antes de enjugar con agua tibia.

4. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana también es un excelente producto para tratar determinadas afecciones cutáneas, como los pelos enquistados, y renovar la piel dañada. Contiene ácido málico que le aporta propiedades antibacterianas, disminuyendo así el riesgo de infección. Además, desobstruye los poros y contribuye a mejorar la circulación sanguínea.

Diluye una cucharada de este vinagre en una cucharada de agua y empapa un disco de algodón con esta mezcla para aplicarlo sobre la zona. Deja actuar 10 minutos y enjuaga con agua tibia.

5. Aspirina

Una mascarilla elaborada con aspirina puede servir para tratar los pelos enquistados haciendo que salgan a la superficie, pues tiene propiedades exfoliantes y reduce el enrojecimiento y la hinchazón.

Solo necesitas machacar dos pastillas hasta conseguir un polvo muy fino, ponerlas en un recipiente y añadir tres gotas de agua. Remueve y aplica esta pasta sobre el área afectada y deja actuar unos 15 minutos. A continuación, retira con agua tibia.

Cómo sacar los vellos encarnados

Una vez hayas utilizado alguno de los remedios anteriores, será el momento de extraer los pelos encarnados. Debes tener mucho cuidado para evitar una infección severa.

Si no puedes tratar tú mismo los pelos enquistados, tendrás que acudir al médico por si se encuentran a gran profundidad, pues se irá agravando con el paso de los días. En cambio, si está en la capa más externa de la piel, sigue estos pasos:

  • Lava la zona con agua tibia y jabón antibacteriano. Luego, seca dando ligeros toques con una toalla limpia.
  • Aplica una gasa con agua caliente sobre el grano y deja reposar unos cinco o 10 minutos.
  • Con unas pinzas de las cejas esterilizadas estira la piel donde se encuentra el pelo enquistado. Cógelo y retíralo con firmeza, pero con cuidado para asegurarte de que lo extraes de raíz.
  • Por último, aplica en la zona un producto antiséptico para evitar infecciones, como aloe vera, además te ayudará a sanar la piel más rápido.

El Español

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas