ACTUALIZADO 9:00AM : Informe de @Mbachelet Alta Comisionada #Onu Denuncia gravísimas violaciones de DDHH del gobierno de Maduro

0

La alta comisionada para los Derechos Humanos detalló que en el país siguen las ejecuciones extrajudiciales, estigmatización de migrantes retornados, obstrucción de partidos políticos y restricciones a la libertad de expresión. Expresó su preocupación, además, por la crisis sanitaria y alimentaria

Fuente EL DIARIO


En enero a agosto las fuerzas de seguridad del Estado venezolano asesinaron a más de 2.000 personas, según denunció este 25 de septiembre, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, a propósito de la actualización de su informe sobre Venezuela. 

“Me preocupan los altos números de muertes de jóvenes en barrios marginados como resultados de operativos de seguridad”, dijo la funcionaria ante el Consejo de Derechos Humanos. Acotó que solo entre junio y agosto su oficina documentó 711 muertes.

Sus declaraciones se producen nueve días después de que la Misión internacional independiente de Determinación de los Hechos sobre Venezuela de las Naciones Unidas presentara un informe, de 443 páginas, en el que vincula al régimen de Nicolás Maduro con crímenes de lesa humanidad.

Ley del Odio, un mecanismo vigente

Durante su discurso, Bachelet sostuvo que su oficina sigue documentando casos de represión de las protestas pacíficas que se realizan en Venezuela bajo el esquema de “Estado de alarma” por la pandemia del coronavirus.Sin garantías. El 21 de septiembre la ONG Foro Penal detalló que en Venezuela existen 334 presos políticos, de entre los cuales se encuentran dos menores de edad.

“En Venezuela continúan restricciones a la libertad de expresión, la aplicación de la Ley del Odio, ataques a defensores y periodistas”, expresó, al tiempo que dijo que en el país continúan las detenciones y muertes de manifestantes.

Canadá, España, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paragua, Perú y demás países, expresaron su preocupación por la «crisis multidimensional» en Venezuela, luego de la presentación de la alta comisionada.

Crisis sanitaria por coronavirus

En el contexto de la crisis de salud que ha dejado la pandemia, Bachelet condenó los discursos “estigmatizantes” del régimen, que tildan de “bioterroristas” a los venezolanos que retornan al país.

“El 33% de las muertes por covid-19 en Venezuela han sido del personal de salud, principalmente por la falta de equipos de protección y agua”, dijo.

La Federación Médica Venezolana (FMV) alertó el 10 de septiembre que en el país han muerto 155 profesionales de la salud por covid-19.

La expresidenta de Chile alertó que la tasa de desnutrición aguda infantil ronda el 15% en Venezuela.

Sin condiciones electorales

Bachelet también manifestó su preocupación por las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), afín al oficialismo, que obstruyen libertades por los nombramientos no consensuados del Consejo Nacional Electoral (CNE) y los cambios electorales.

“Es crucial que en los próximos meses se proteja el espacio cívico y democrático”, acotó, a propósito de las cuestionadas elecciones parlamentarias en Venezuela, previstas para el próximo 6 de diciembre.

A partir del 15 de junio el TSJ, afín al régimen, comenzó a imponer juntas directivas ad-hoc a los principales partidos opositores (Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo) para hacerlos participar en los comicios del 6 de diciembre.

Seguidamente, impuso también directivas a organizaciones políticas de izquierda, luego de que estas manifestaran su desacuerdo con el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y crearan la Alternativa Popular Revolucionaria para presentar sus candidatos a las elecciones.

El 30 de junio el Consejo Nacional Electoral designado por el TSJ –contrario a lo establecido en la Constitución de la República– incrementó el número de curules en la Asamblea Nacional de 167 diputados a 277.

Un día después anunció el cronograma electoral y fijó para el 6 de diciembre de 2020 las elecciones parlamentarias.

FUENTE INFOBAE

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, presentó este viernes una actualización de su informe sobre los derechos humanos en Venezuela. Denunció que las fuerzas del régimen de Nicolás Maduro mataron a más de 2.000 personas entre enero y agosto de este año.

“Me preocupan los altos números de muertes de jóvenes en barrios marginados como resultados de operativos de seguridad. Mi oficina registró 711 muertes de junio a agosto, llegando a más de 2 mil muertes desde enero de 2020”, manifestó Bachelet ante el Consejo de Derechos Humanos.

La ex presidente de Chile expresó su preocupación por las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que obstruyen libertades, por los nombramientos no consensuados del Consejo Nacional Electoral (CNE) y los cambios electorales. “Es crucial que en los próximos meses se proteja el espacio cívico y democrático”, sostuvo, de cara a las elecciones parlamentarias convocadas para el próximo 6 de diciembre.Miembros de las FAESMiembros de las FAES

Luego dijo que su oficina continúa documentando casos de represión en protestas pacíficas en Venezuela, bajo el “Estado de alarma”, incluyendo detenciones y muertes de manifestantes. “En Venezuela continúan restricciones a la libertad de expresión, la aplicación de la Ley del Odio, ataques a defensores y periodistas”, subrayó.

También denunció su preocupación por los discursos estigmatizantes de las autoridades del país, que responsabilizan a los que retornan de introducir el coronavirus en territorio venezolano. “El 33% de las muertes por COVID-19 en Venezuela han sido del personal de salud, principalmente por la falta del equipos de protección y agua”, denunció.

Por último, sostuvo que la pandemia se sumó a otras emergencias preexistentes, como la alimentaria. Dijo que la tasa de desnutrición aguda infantil está en torno al 15% y que algunos dejan de comer para que otro familiar pueda hacerlo.

Este actualización llegó luego de que una Misión Internacional a la que la ONU encargara investigar la situación de los derechos humanos en Venezuela volvió a poner en foco la brutalidad del régimen venezolano. Es que la pandemia mundial, las consecuencias económicas y algunos cambios de color político en la región había quitado del centro de debate lo ya conocido.

En las 21 páginas, se señala al Nicolás Maduro y sus ministros de Defensa, Vladimir Padrino López; y del Interior, Néstor Reverol, como figuras determinantes en graves crímenes cometidos por las fuerzas de seguridad del país. El reporte ofrece amplia información “que demuestra que las autoridades del Estado -tanto a nivel presidencial como ministerial- ejercían poder y supervisión sobre las fuerzas de seguridad civiles y militares, y las agencias identificadas como autoras de las violaciones y crímenes documentados”.Represión durante una marcha opositora (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)Represión durante una marcha opositora (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

La Misión constató numerosos actos de tortura. En un lista, identificó las nueve técnicas de las fuerzas chavistas para lastimar a los presos políticos:

– Fuertes golpizas.

– Asfixia con sustancias tóxicas y agua.

– Posiciones de estrés.

– Reclusión prolongada en régimen de aislamiento en condiciones duras.

– Violencia sexual y de género, incluida la desnudez forzada y violación.

– Cortes y mutilaciones.

– Descargas eléctricas.

– Uso de drogas para inducir a la confesión.

– Tortura psicológica.

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas