Cómo hacer pulpo a la gallega: trucos para que te quede perfecto

0

Para preparar pulpo a la gallega o cualquier otra receta con este ingrediente, lo primero que debes hacer es preparar pulpo cocido. Pero, ¿cómo hacerlo para que quede tierno? Pues siguiendo estos sencillos trucos y consejos. ¡Toma nota!

En el momento de adquirir el pulpo, cómpralo de buena calidad y, ya sabes, después te toca golpearlo con una espalmadera o un rodillo de cocina, por ejemplo. También puedes congelarlo para romper las fibras y evitar así que el pulpo quede duro.

A la hora de descongelarlo, hazlo lentamente pasándolo del congelador al frigorífico y dejándolo allí unas 10 o 12 horas. Pasado este tiempo, coge una olla alta con bastante capacidad y llénala de agua sin sal, ¡y ojo con esto!, es muy importante no salar el agua para preparar pulpo cocido.

Cuando aparezcan las primeras burbujas previas a la ebullición, coge el pulpo por la cabeza e introdúcelo y sácalo del agua tres o cuatro veces. Esto se conoce como ‘asustar’ al pulpo y, a diferencia de lo que mucha gente cree no es para ablandarlo, sino para que no se le desprenda la piel.

El tiempo de cocción del pulpo debe ser de unos 25-30 minutos si pesa alrededor de 2 kg, que es más o menos el peso que suelen tener en los comercios. Después, hay que pincharlo con un tenedor en la parte más próxima a la cabeza, es decir, donde se unen los tentáculos en un sitio grueso, para comprobar que esté hecho. Si entra y sale con facilidad ya lo tienes listo, en caso contrario, tendrás que cocerlo un poco más.

Cuando lo tengas es su punto (debe quedar como si cocieras patatas), retira la olla del fuego y deja reposar el pulpo dentro del agua 15 minutos. Ten cuidado a la hora de preparar pulpo cocido, pues si queda muy blando tampoco estará bueno. Verás como no tardas mucho en reconocer cuando el pulpo a la gallega está perfecto.

Por último, córtalo con unas tijeras y ponle sal. Puedes reutilizar el caldo empleado para preparar pulpo cocido en otras preparaciones como arroz, pasta o patatas para acompañar el pulpo a la gallega, le aportará mucho sabor a tus preparaciones.

La mejor receta de pulpo a la gallega

El pulpo a la gallega es, sin duda, una de las recetas estrella de la gastronomía gallega. Además, se ha extendido por todo el país, pues habréis oído hablar tanto del pulpo a la gallega como del pulpo a feira. Sin embargo, no hablamos de la misma receta, ya que el primero incorpora patatas cocidas mientras que el segundo consiste solo en pulpo cocido. Esta es la mejor receta de pulpo a la gallega, ¡no te la pierdas!

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 pulpo de unos 2 kg
  • 4 o 5 patatas
  • Sal gruesa
  • Pimentón dulce y picante
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

  1. Lo primero que debemos hacer es limpiar el pulpo. Para ello, elimina las vísceras dándole la vuelta a la cabeza y retirando todo el contenido. Corta la boca o pico con las tijeras y enjuaga las patas una a una bajo el grifo con agua fría.
  2. También puedes comprarlo limpio, procediendo a congelarlo, como hemos explicado en el apartado anterior, entre 48 y 72 horas. Otra opción para saltarte todos estos pasos es comprar el pulpo congelado.
  3. Descongela el pulpo tal y como te hemos indicado y pasamos a preparar pulpo cocido. Los pasos siguientes son los mismos que dijimos antes: pon una olla con agua al fuego, ‘asusta’ a este molusco y respeta el tiempo de cocción del pulpo.
  4. Cuando esté listo, déjalo reposar en el agua otros 20 minutos sin fuego y comienza a preparar las patatas. Pon a hervir agua en otra olla, esta vez sí debes añadir sal y, cuando comience a hervir, agrega las patatas con cáscara bien lavadas con un cepillo. Su tiempo de cocción dependerá del tamaño, así que pínchalas con una brocheta para comprobar si están tiernas. Una vez estén listas, deja que se entibien, pélalas y córtalas en rodajas.
  5. Llegó el momento de emplatar el pulpo a la gallega, así que coloca las rodajas de patatas sobre un plato de madera y coloca encima el pulpo cortado con las tijeras.
  6. Espolvorea con pimentón dulce y picante, sal gruesa y un buen chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Con todos estos consejos, seguro que consigues un pulpo a la gallega perfecto, exquisito y sabroso. Pero no olvides antes de preparar pulpo cocido que su carne es muy fibrosa, por lo que si no sigues estas recomendaciones, podría quedarte duro.

Por último, recuerda que puedes prescindir de golpear el pulpo, pues este proceso ha sido sustituido por su congelación durante, como mínimo, 48 horas. Así, se romperán las fibras y conseguirás que su carne se ablande y, por supuesto, respeta siempre el tiempo de cocción del pulpo. ¡Buen provecho!

El Español

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas