Venezolanos venden bienes para poder comer

0

Aunque aparentemente puede observarse una mayor oferta de productos en los anaqueles, la triste realidad es que, si se repartiera en partes iguales la suma de alimentos producidos en el país como aquellos provenientes de la importación, la suma de estos no alcanzaría para alimentar adecuadamente a toda la población venezolana. Así lo afirmó la nutricionista y asesora de Cáritas Venezuela, Susana Raffalli en entrevista para 800noticias.

Hoy se celebra a nivel mundial el día de la alimentación, una fecha que pone en relieve la amarga realidad que enfrentan los venezolanos en esta materia, causada principalmente por una oferta mermada y un poder adquisitivo pulverizado, según afirma Raffali. No hay nada que celebrar.

Una radiografía de lo que sucede en el país basta para darse cuenta de la realidad, los venezolanos no tienen logros que celebrar en este día. “Ni siquiera liquidando sus bienes familiares y su base de sustento familiar los venezolanos estarían en capacidad de mantener un consumo de alimentos adecuados, es la gente que está ahorita vendiendo sus enceres, prostituyéndose para comprar comida o preparándose para salir caminando, migrar” afirmó.

La capacidad de los medios productivos en la actualidad está entre un 18 o 20% en el abastecimiento de los alimentos que necesitan los venezolanos para tener una vida saludable, son cifras que también han sido documentadas por La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, mejor conocida como FAO. Según afirmó Raffalli, los análisis dan cuenta de una brecha en la capacidad de abastecer la capacidad agregada de alimentos en aproximadamente 21 o 23%.

“Este déficit tiene sus causas no sólo en la disminución de la producción nacional sino en también a una disminución en las importaciones que venían compensando la destrucción del aparato productivo nacional” explica Raffali.

Hace dos días El primer vicepresidente de Fedeagro, Celso Fantinel, alertó sobre la merma que tiene la actividad agropecuaria en el campo venezolano, pues pudiera llegar el día de su paralización, si no se corrige a tiempo. Señaló también que el 95% del esfuerzo de siembra, de este año, corresponde al sector privado y además es insuficiente para cubrir la demanda.

Consecuencias más allá de lo biológico

A corto plazo la privación de alimentos produce estados de desnutrición aguda, haciendo a las personas más propensas a contraer y morir por otras enfermedades. Acumuladas en el tiempo generan en los niños retraso en el crecimiento, así como rezago escolar y productivo, sin embargo, las consecuencias de una mala alimentación van más allá de manifestaciones físicas.

“Antes de aparecer los síntomas biológicos ya ha ocurrido en las familias un proceso de incertidumbre que es inadmisible, un proceso de sufrimiento enorme que los lleva a no saber qué comer esta noche a no tener seguridad en sí mismo, a pensar que no valen nada”.

Las estadísticas que el programa mundial de alimentos reportó en su encuesta nacional seguridad alimentaria en noviembre de 2019, cuyos resultados se difundieron en febrero de este año, antes de la pandemia, daban cuenta de mas de 9 millones de personas sufriendo inseguridad alimentaria aguda o severa en Venezuela.

El observatorio venezolano de conflictividad social reflejó que un 94% de las protestas ocurridas durante ese mes fueron por derechos sociales, entre ellos la falta de comida.

800Noticias

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas