Cómo hacer flan de café sin horno

0

Flan de café sin horno ni huevo

Antes de pasar con la receta, debes saber que para elaborar este flan de café con nata podrás añadir el café a tu gusto. Si te gusta más intenso y fuerte, solo tienes que prescindir de la leche o parte de ella. En cambio, si lo prefieres suave, utiliza un poco menos café y más leche. Lo mismo te decimos del dulzor, basta con añadir más o menos azúcar según tus preferencias. Y ahora sí, ¡toma nota!

Ingredientes:

  • 150 ml de café
  • 500 ml de leche
  • 500 ml de nata
  • 100 g de azúcar
  • 20 g de gelatina en polvo
  • 100 ml de agua

Elaboración:

  1. Para empezar a elaborar este flan de café sin horno, tienes que preparar el caramelo. Para ello, pon en un cazo el azúcar y 3 o 4 cucharadas de agua. Debes agregar agua suficiente para que todo el azúcar quede mojado. Ponlo a fuego medio y cocínalo hasta que empiece a dorarse, pero con cuidado de no quemarlo. Cuando esté en su punto, viértelo en el molde, aunque, si lo prefieres, puedes saltarte este paso utilizando caramelo líquido comercial.
  2. Después, coloca la gelatina en un recipiente para hidratarla y añade 100 ml de agua. Remueve un poco y déjala en reposo mientras pones la leche en un cazo, añades el azúcar y la pones a calentar hasta que llegue a ebullición. Retira el cazo del fuego y añade la gelatina hidratada, mezclando bien hasta que se integren por completo.
  3. A continuación, cambia la leche con el azúcar y la gelatina a un recipiente más amplio y añade el café y la nata. Vuelve a remover muy bien y vierte la mezcla en el molde que has caramelizado. Ponlo en la nevera y deja que se enfríe por completo.
  4. Cuando esté bien frío, despega el molde del flan de café con nata con mucho cuidado con ayuda de un cuchillo. Mueve un poco el molde para que termine de despegarse y procede a desmoldarlo. Coloca una bandeja encima y dale la vuelta con decisión, pero con sumo cuidado para no derramar el caramelo. ¡Ya tienes tu flan de café sin horno listo para servir!, y puedes acompañarlo de frutos secos, nata montada, hojas de menta…

Como en el fondo esta receta consiste en una gelatina de café, puedes convertirla en una tarta si pones una base de galletas en lugar del caramelo. Además, si te gustan los postres individuales, puedes repartir el flan en vasitos y conservarlos en la nevera.

Flan de café con nata pero sin gelatina

Otro de los postres sin horno que podrás elaborar para disfrutar de todo el sabor del café, es esta receta alternativa a la anterior. Este flan de café sin horno tampoco lleva huevo, por eso no requiere cocción y, en este caso, tampoco lleva gelatina, aunque está igual de delicioso e irresistible.

Esta receta no requiere más de cinco minutos de preparación, pero sí necesita reposar para que cuaje bien. ¡Vamos allá!

Ingredientes:

  • 1l de nata para montar a temperatura ambiente
  • 1 vaso de café grande descafeinado o normal
  • 1 sobre de preparado para hacer flan
  • 2 cucharadas de azúcar

Elaboración:

  1. Lo primero que debemos hacer es el café. Hazlo en un vaso grande de agua con la cafetera aunque, si no quieres ponerte a hacer café, puedes disolver dos cucharadas de uno soluble en un vaso de agua caliente y listo. También puedes hacerlo descafeinado, según lo tomes de forma habitual.
  2. Añade el azúcar, el sobre de flan y el café en un cazo grande y ponlo a calentar a fuego medio.
  3. Una vez que todos los ingredientes estén integrados por completo y veas que ha comenzado a hervir, añade la nata y sigue removiendo.
  4. Cuando rompa a hervir de nuevo, retira la olla del fuego sin apagarlo y deja reposar hasta que baje la espuma que se ha formado por la ebullición.
  5. A continuación, ya sin espuma, vuelve a poner el cazo en el fuego hasta que vuelva a romper a hervir y retira.
  6. Pasados unos segundos, ponlo a calentar de nuevo hasta que hierva por tercera vez y retira definitivamente del fuego.
  7. Pon caramelo en la base del recipiente o molde que utilizarás para refrigerar el flan de café con nata. Puedes hacerlo tú mismo, como te hemos indicado en la receta anterior, o añadir sirope industrial por toda la superficie.
  8. Vierte el flan de café sin horno con suavidad en el molde con el caramelo y deja que se enfríe un poco antes de introducirlo en la nevera para que cuaje.
  9. Como mínimo, debe permanecer seis horas en el frigorífico, así que puedes hacerlo el día de antes para asegurarte de que está perfecto.
  10. Para desmoldarlo, dale la vuelta al recipiente sobre una fuente lisa, así se quedará el caramelo encima y podrás cortarlo como si se tratase de una tarta.

Si te resulta mas cómodo, haz lo que te hemos dicho antes y utiliza moldes individuales y acompaña con nata montada y almendras laminadas. ¡Qué disfrutes estos postres sin horno!

El Español

También podría gustarte

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar Lee mas

Advertisements
Enable referrer and click cookie to search for pro webber