20 años de un matrimonio conveniente y dispar

“Esos tractores son altos consumidores de combustible —casi 10 litros por hectárea— porque son muy viejos y están muy deteriorados. Ahora tenemos que arar la tierra con tracción animal. Requiere mucho esfuerzo, y hacerlo con los bueyes también toma más tiempo, pero es lo que hay”, dijo. 

Eliécer espera que las medidas de ahorro de combustible, implementadas en septiembre de 2019 por el presidente de Cuba, Miguel Díaz – Canel por unos meses, sean levantadas definitivamente. Pero, a juzgar por la realidad agravada por la pandemia, revertir esa decisión dependerá en gran medida de lo que ocurra en Venezuela. 

Desde finales del año pasado, la escasez de combustible se ha sentido con fuerza en empresas y centros de trabajo estatales, sobre todo en un horario de de alto consumo energético, de once de la mañana a una de la tarde. En ese intervalo, a pesar de las altas temperaturas de la isla, se deben apagar los aires acondicionados, fundamentalmente. Por lo general, las tiendas de la red minorista no tienen ventanas “y nosotros hemos tenido que continuar trabajando así, con casi todo apagado”, comenta una empleada de Siboney, una de las tiendas más grandes de Santa Clara, en el centro del país. “El calor ha sido insoportable. La suerte es que ahora solo somos tienda virtual y no atendemos público”.

Con estas medidas, el gobierno cubano ha logrado reducir las posibilidades de apagones en el sector residencial, a pesar de que entre el 2000 y el 2018  la demanda privada pasó de 4.246 gigawatt por hora (GW/h) al año a 9.012 GW/h, según las estadísticas de la ONEI. En el período, la producción de energía creció a un ritmo tres veces menor, provocando un desbalance entre generación y consumo que las autoridades han compensado a costa de disminuir las asignaciones a ramas de la economía productiva.

Cuba empezó a sentir nuevamente el peso de una crisis que Nicolás Maduro, el sucesor de Chávez, no puede paliar. Como parte del acuerdo, Venezuela aumentó considerablemente la cantidad de petróleo a enviar a Cuba al punto que en 2008, en plena época de bonanza, llegó a exportar 115.000 barriles de crudo diarios a costos preferenciales. Pero esta cantidad se redujo en más de la mitad en 2017 por la inestabilidad económica venezolana que se agudiza en paralelo con un conflicto político que aún no se ha resuelto.

Un estudio económico, elaborado por el Royal Institute Elcano, estimó que Venezuela envió a Cuba apenas 47.000 barriles de petróleo para marzo del año pasado. La investigación resalta que el convenio le permitió a Cuba hacerse de un jugoso negocio: el gobierno de la isla refinaba una parte del crudo venezolano en Cienfuegos, cuyos productos resultantes exportaban a Venezuela, y el resto lo vendían en divisas a otros países, especialmente de Europa. A esto se suma que entre 2001 y 2014 la Comisión Intergubernamental Cuba-Venezuela aprobó 475 proyectos de inversión en Cuba por un valor de 8.000 millones de dólares. Mientras que entre 2007 y 2010 el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela asignó 1.500 millones de dólares para financiar proyectos en la isla.

Los economistas Pavel Vidal y Carmelo Mesa-Lagos explican que aunque “algunos de estos proyectos no se llevaron a cabo y aparentemente cesaron después de 2014, la inversión directa de Venezuela en Cuba ha sido importante, especialmente en la refinería de Cienfuegos”. Estos expertos consideran que la relación Cuba-Venezuela cambió la correlación entre la tasa de crecimiento del PIB cubano y el precio del petróleo. “Sin ser un exportador neto y sin haber transformado la matriz energética, la cual sigue en gran parte subordinada a los combustibles fósiles importados, el país comenzó a beneficiarse de los aumentos del precio del crudo”.

El Royal Institute Elcano destaca en las conclusiones de su estudio que Venezuela perdió con el intercambio energético con Cuba un ingreso petrolero potencial de 29.400 millones de dólares entre 1996 y 2017. “La pérdida del suministro directo o indirecto de petróleo venezolano, aun con la merma experimentada en 2017, le costaría a Cuba 1.838 millones de dólares”, precisa. Aun así, en 2017 Venezuela cedió a Cuba el 49 por ciento de las acciones de la empresa mixta de la refinería de Cienfuegos, aparentemente para compensar los impagos que acumulaba con el gobierno cubano por la prestación de los servicios médicos.

El OCE señaló que los ingresos por exportación de petróleo refinado en Cuba cayeron de 150 a 14,4 millones de dólares anuales entre 2012 y 2016. La crisis, entonces, ha impedido a Cuba recuperar los niveles de abastecimiento de medicinas a los niveles registrados antes de 2016. 

Los gobiernos de Cuba y Venezuela manifiestan públicamente que el convenio se mantiene sólido pese a la adversidad, pero las fisuras de la relación son inocultables. Un evento inédito generó un caldeado debate en redes sociales luego de que el diputado opositor, Julio Borges, encargado de asuntos exteriores del gobierno interino de Juan Guaidó, cuestionara a Maduro por donar a Cuba un buque con 16 contenedores de medicinas.

La producción nacional de medicamentos en Venezuela, tanto en la industria pública como privada, es nula. El gremio farmacéutico denuncia que el gobierno acumula desde hace más de siete años una deuda que supera los 5 mil millones de dólares con los proveedores en el exterior de los laboratorios privados por no aprobarles divisas preferenciales para importar medicinas ni materia prima y, en consecuencia, los distribuidores y farmacias locales se quedaron sin suministros. 

En las empresas farmaceúticas del Estado disminuyó la producción por falta de insumos y personal. Actualmente, los productos que llegan al país provienen de países, como Rusia y la India, con los que Maduro sostiene alianzas y de particulares que sobreviven a la crisis económica y reponen inventarios de medicinas pagando montos en dólares, pero que, a lo sumo, resultan inaccesibles para los pacientes por los elevados costos en un contexto hiperinflacionario. 

“Todos los días mueren venezolanos por la escasez de medicinas, sin embargo la dictadura prefiere mandar cargamento a Cuba que ayudar al pueblo”, señaló Borges en su cuenta en Twitter. Mientras los comentarios se multiplicaban en la plataforma, Maduro no se pronunció sobre esta información que surgió el 2 de marzo de 2020, un mes después de que los presidentes cubano y venezolano celebraran en Caracas la XX comisión mixta del convenio integral, un encuentro anual que los gobiernos realizan como parte del acuerdo, donde renovaron, contra todo pronóstico, la unión bilateral por cinco años más.

Buscando medicinas cubanas

La escasez, que golpeó a las grandes farmacias privadas, alcanzó al programa de salud del chavismo. Una enfermera de un ambulatorio de Barrio Adentro de Petare, una zona ubicada al este de Caracas, contó que el gobierno decidió no suministrar más medicinas con sello cubano a los módulos de atención porque, ahora, serán dispensadas en las farmacias populares. A los CDI llegan algunas presentaciones, pero en pocas cantidades y, únicamente, están reservadas para situaciones de emergencia. 

“Si llega un paciente con un dolor fuerte y prolongado se le aplica dipirona, que es el que más suelen usar, y lo mandan a su casa. Pero, normalmente, esas medicinas no llegan o son tan pocas que se agotan muy rápido”, señaló la enfermera que habló bajo anonimato por temor a represalias. 

El traslado de las medicinas cubanas hacia las 235 farmacias comunitarias funge como una medida del gobierno para controlar la distribución. Entonces, las personas recibirán los productos luego de llamar a la línea telefónica del Ministerio de Salud 0-800 SaludYa, que aún está habilitada, pero los pacientes, especialmente los que padecen de enfermedades crónicas, pueden demorar hasta un mes en retirarlas por la poca disponibilidad de algunos fármacos, según denuncias reseñadas en medios venezolanos. 

talcualdigital

Apóyanos Compartiendo :

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.