Juicio por corrupción contra expresidente francés Sarkozy suspendido hasta el jueves

Compartir:

De ser declarado culpable, el exmandatario, que se retiró de la política tras su derrota en la carrera al Elíseo en 2016, podría ser condenado a una pena de prisión de hasta 10 años y una multa máxima de un millón de euros (1,2 millones de dólares).

El juicio que inició este lunes contra el expresidente francés Nicolas Sarkozy, acusado de corrupción y tráfico de influencia, fue suspendido hasta el jueves para dar tiempo a que se realice un examen médico a uno de los coacusados.

El tribunal correccional de París “decidió ordenar un examen médico” del ex juez Gilbert Azibert, de 73 años, que no compareció a la audiencia por razones médicas.

Dependiendo de los resultados, el tribunal tendrá que decidir el jueves a las 13.30 horas (12H30 GMT) si mantiene la audiencia a través de una videoconferencia -a la que la defensa se opone tajantemente- o si pospone la audiencia.

Casi siete años después de que saliera a la luz este caso conocido en Francia como el de las “escuchas”, Sarkozy compareció ante un tribunal de París, por presuntamente haber intentado corromper al juez Azibert, a través de su amigo y abogado de siempre, Thierry Herzog.

Sarkozy es el primer expresidente de Francia en sentarse en el banquillo de los acusados.

Antes de él, sólo un expresidente francés, el mentor político de Sarkozy, Jacques Chirac, ha tenido que afrontar la justicia después de dejar el cargo, pero debido a su mala salud, Chirac nunca compareció ante la corte.

Sarkozy, presidente de 2007 a 2012, niega los cargos de los que se le acusa y prometió que se mostrará “combativo” en este juicio.

Línea secreta

El exmandatario, de 65 años, llegó al tribunal de París hacia las 13.20 horas (12H20 GMT), en medio de una nube de periodistas que lo esperaban en la entrada, pero no hizo ninguna declaración.

En la sala de audiencias, Sarkozy saludó a los abogados y a los fiscales, antes de sentarse junto a Herzog, que compareció junto a él, por los mismos cargos.

De ser declarado culpable, Sarkozy, que se retiró de la política tras su derrota en la carrera al Elíseo en 2016, podría ser condenado a una pena de prisión de hasta 10 años y una multa máxima de un millón de euros (1,2 millones de dólares).

Este caso tiene su origen en otro sumario que amenaza a Sarkozy, el de las sospechas de que recibió financiación del régimen libio de Muamar Gadafi durante la campaña presidencial de 2007 que le llevó al Elíseo.

Los jueces habían decidido pinchar el teléfono del expresidente y fue así que descubrieron que tenía una línea secreta, para hablar con su abogado, en la que utilizaba el seudónimo “Paul Bismuth”.

Según los investigadores, algunas de las conversaciones que tenía allí revelaron la existencia de un pacto de corrupción. A través de su abogado Herzog, Sarkozy habría tratado de obtener información secreta de otro sumario a través del juez Azibert.

Azibert habría tratado también de influir sobre sus colegas a favor de Sarkozy. A cambio, éste habría prometido al magistrado ayudarlo a obtener un puesto muy codiciado en el Consejo de Estado de Mónaco. Un puesto que nunca obtuvo.

“Lo haré ascender”

“Ha estado trabajando en eso”, le dice Herzog a Sarkozy en una llamada de principios de 2014.

Azibert ya era considerado como uno de los principales candidatos para el puesto en Mónaco, pero “si le das un empujón, siempre es mejor”, dice Herzog en otra conversación.

“Lo haré ascender”, le dice Sarkozy a Herzog, según la acusación. Pero unos días más tarde, Sarkozy le dice a su abogado que no hará esa “gestión” con las autoridades monegascas.

Una señal, según los fiscales, de que se los dos hombres se habían enterado de que la línea estaba pinchada.

“Todos estos son pequeños trozos de frases sacados de su contexto”, dijo el abogado de Herzog, Paul-Albert Iweins, a la radio France Info el lunes, refiriéndose sólo a “conversaciones entre amigos de muy larga data”.

Pero en octubre de 2017, la Fiscalía Nacional Financiera francesa comparó los métodos de Sarkozy con los de “un criminal experimentado”.

Los tres acusados niegan cualquier “pacto corrupto”.

“Me explicaré ante el tribunal porque siempre he cumplido con mis obligaciones”, reiteró recientemente en la cadena francesa BFMTV Sarkozy, y juró: “No soy un corrupto”.

El delito de corrupción puede consistir en simples ofertas o promesas.

Sarkozy estima ser víctima de una instrumentalización política de la justicia en su contra.

La validación de las escuchas telefónicas en marzo de 2016 por el más alto tribunal judicial francés fue una gran derrota para el expresidente, que considera que la transcripción de las conversaciones entre un abogado y su cliente son ilegal.

Este tema se debatirá de nuevo en el juicio.

Otra demanda espera a Sarkozy en la primavera: el caso Bygmalion sobre sus gastos de campaña para las elecciones presidenciales de 2012, que perdió frenta al socialista François Hollande.

La Tercera

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar