Cómo cocinar con cúrcuma, la especia con propiedades medicinales

Compartir:

La cúrcuma natural o raíz fresca

La cúrcuma molida o en polvo suele utilizarse para aportar ese típico color amarillo a nuestras recetas y salsas de curry. Aunque no tienen por qué llevarla todos los currys.

Esta especia se obtiene al moler la raíz de la planta cúrcuma longa una vez seca. Es una planta zingiberácea perteneciente a la misma familia que el jengibre, y su lugar de procedencia es el sureste asiático.

En realidad, más que una raíz son rizomas, es decir, tallos de esta planta que crecen debajo del suelo. Allí adquieren una forma muy extraña, con ramificaciones algo intrincadas. Es muy parecido al rizoma del jengibre fresco, el cual lleva ya muchos años conquistando nuestras cocinas, pero el de la cúrcuma es más singular.

De hecho, no llegan a desarrollarse tanto, así que por lo general son piezas más pequeñas, de forma circular y un poco gruesas. Pero los beneficios medicinales de la cúrcuma son increíbles, por eso te enseñamos cómo conservarla y usarla un la cocina.

Cómo utilizar y conservar la cúrcuma

Además de usar esta planta para cocinar, también puedes preparar un saludable té de cúrcuma con ella. Y por si fuera poco, puedes comprar cantidades grandes si te resulta difícil encontrarla, ya que se puede conservar durante mucho tiempo.

Para ello, debes guardar los rizomas en un lugar lo más fresco, seco y oscuro posible y alejado de fuentes de calor. También puedes ponerlo en la parte menos fría del frigorífico envuelto en film transparente. Eso sí, procura que no adquiera humedad o desarrollará moho, y tampoco conviene que el olor de otros alimentos le afecten.

¿Sabías de las propiedades de la cúrcuma contra el coronavirus? Más abajo te lo contamos con detalle, pero debes saber que podrás congelarla también sin problemas para disponer de ella cuando quieras. Al descongelarla, su textura será más pastosa, por eso te aconsejamos que la separes en porciones, lavadas y peladas, para poder utilizar solo la cantidad que necesites.

La cúrcuma fresca puede consumirse en crudo, aunque es ligeramente amarga con un ligero aroma terráceo, a madera y algo picante, pero más suave que el jengibre. La piel puede consumirse, pero lava y seca muy bien cada porción antes de utilizarla.

En caso de que decidas pelarla, puedes conservar la piel y utilizarla en caldos para hacer té de cúrcuma. Así no desperdiciarás ni una pizca los beneficios medicinales de la cúrcuma.

Para incluirla en tus recetas, puedes utilizar esta especia como lo harías con el jengibre o los dientes de ajo. Es decir, puedes rallarla, picarla, añadirla en porciones a tus sopas, cremas, guisos, caldos, infusiones, arroces o triturarla incluida en batidos.

El sabor de la cúrcuma natural es un poco distinto al de la especia seca y molida. No obstante, aunque puedes utilizar las dos para aportar sabor y color a tus comidas, tendrás que añadir más cantidad de la fresca para lograr el mismo resultado que con la seca.

La raíz de cúrcuma mancha mucho, así que ten cuidado al manipularla. Por eso se utiliza como sustituto del colorante alimenticio tradicional. Así que, los restos amarillentos que quedarán en tus dedos tardarán bastante en desaparecer, por lo que te recomendamos utilizar guantes para manipularla.

Beneficios de la cúrcuma contra la Covid-19

Como ya hemos dicho, los beneficios medicinales de la cúrcuma son muchos, y uno de ellos es que cuenta con grandes propiedades antivirales. Por este motivo, podemos emplear la cúrcuma contra el coronavirus.

Esta especia tiene un componente llamado curcumina, que es lo que aporta esos beneficios medicinales. De hecho, la cúrcuma se ha utilizado durante siglos para combatir y sanar ciertas dolencias. Además, es uno de los ingredientes más importantes de la India y es utilizado como remedio casero y natural.

Según un estudio publicado en el Diario de Virología General, esta sustancia inhibe de forma significativa la absorción de virus de gastroenteritis transmisible y los inactiva de forma eficaz. Esto sugiere que la curcumina es un potente aliado para prevenir las infecciones virales.

También se ha demostrado que inhibe la acción de ciertos virus, como el del dengue, el virus Zika y la hepatitis B. Otro descubrimiento es que tiene efectos biológicos importantes, entre ellos antiinflamatorios, antitumorales y antibacterianos.

Otro estudio realizado por el Instituto de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México, reveló que la curcumina combinada con 3 fármacos (famotidina, limeciclina e ivermectina) podría contribuir a tratar la Covid-19, y se iniciará un ensayo clínico para probar su efectividad.

Por fortuna, puedes disfrutar de los beneficios medicinales de la cúrcuma sin problemas, porque puede encontrarse en muchos lugares. Y por si fuera poco, reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

El té de cúrcuma puede utilizarse también para mejorar la digestión, pues contribuye a reducir los gases así como la hinchazón, acelerando además el metabolismo. Otra de sus propiedades es que es antifúngica, lo que ayuda a combatir los virus del tracto respiratorio. Por eso es recomendable usar la cúrcuma contra el coronavirus.

Por último, si se mezcla la cúrcuma con leche y pimienta negra ayudará a calmar la tos, y también puede ayudar a tratar la diabetes. ¿A qué esperas para tomar un té de cúrcuma?

El Español

Compartir:

SIGUENOS EN GOOGLE NEWS

Para combatir la censura en otras redes te invitamos a suscribirte a nuestro nuevo canal de Telegram

SUSCRIBETE A REPORTE CONFIDENCIAL EN TELEGRAM

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia, Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea Aceptar